Spathiphyllum

El espatifilo, flor de la paz o vela del viento

Flor del espatifilo. Andrés Fortuño

Cada vez que voy a alguna actividad donde surge el tema de las plantas, muchas personas me preguntan sobre cuál es el mejor tipo para mantener dentro de la casa. Y aunque debería tener una respuesta siempre lista en la punta de la lengua, (al menos para salir del paso), siempre termino por devolverles un mar de preguntas sobre sus espacios interiores y sus conocimientos básicos sobre plantas. Nada, que al final termino dando una cátedra sobre lo que deben y no deben hacer.

Algunos se interesan, inclusive escriben notas para que al regresar a sus casas no se les olviden los detalles. Pero otros pierden interés, ya que se dan cuenta de que en realidad no quieren meterle nada de tiempo al cuidado de otro ser vivo dentro del hogar.

A estos últimos les aseguro, que mi intensión no es espantarlos ni alejarlos de la idea. Pero es que se me hace difícil y hasta irresponsable recomendar plantas para el interior, cuando no sé si el lugar donde las colocarán recibirá buena luz, si el ambiente es húmedo o seco, o si la persona al menos estará dispuesta a echarle agua una o dos veces por semana. Entonces como ven, la respuesta nunca es tan fácil.

Sin embargo, existe una planta la cual adoro y creo que se ha convertido en mi recomendación por excelencia. Esta es una de las plantas más agradecidas del planeta, sobre todo a la hora de mantenerla dentro de la casa. Sus hojas brillantemente verdes, sus flores blancas y su fácil cultivo, la han convertido en una de mis predilectas.

Así que hoy les presento al maravilloso espatifilo, el cual anda siempre en busca de un nuevo dueño y de un buen hogar.

¿Qué es el espatifilo?

Esta es una planta herbácea de muy fácil cultivo. Sus orígenes la ubican en el trópico americano. Esta planta se destaca por el contraste de sus brillantes hojas verdes y la nitidez de sus flores protegidas por una espata, generalmente blanca.

La espata, (la cual le da el nombre a la planta), es la gran hoja o pétalo blanco que cubre la espiga floral (inflorescencia) que contiene las flores. Esta es una adaptación de la planta para proteger las flores. Esta espata, (en forma de espátula), es muchas veces comparada con la vela de un barco, por lo que en inglés se le llama “white sails” (velas blancas).

El espatifilo es genial para purificar el aire dentro de la casa. Por otro lado, esta planta produce ciertas substancias que al tocarlas pueden irritar la piel y ser dañinas si se tratan de injerir. Así que es bueno mantenerlas alejadas de mascotas y niños curiosos.

Cuidados básicos

El espatifilo es muy fácil de mantener, sin embargo no podemos olvidar que como toda planta que vive y respira necesita de algunos cuidados básicos. Muchas personas tienen la tendencia a olvidarlas, ya que es muy poco lo que ellas se quejan. Pero ojo, pues un día puedes llegar y encontrarla lánguida y bien muertita sobre la exquisita mesa de la sala. Y eso, tampoco es justo para ella.

La luz solar

Sorprendentemente, el espatifilo aguanta bien poca luz. No es que pueda vivir dentro de un armario, pero puede vivir con muy poca iluminación. No obstante, si quieres que florezca y sus hojas crezcan dándote una fronda bien tupida, necesitará más que unos meros momentos de luz.

Como con todas las plantas, dependiendo de cuanto les des, ellas te darán de vuelta. El espatifilo no es una excepción. Lo ideal es mantenerla cerca de una ventana o en algún lugar donde entre buena luz filtrada, mientras más, mejor. Así duplicarás las posibilidades de que se llene de flores y que sus hojas estén verdes y saludables.

Por otro lado, no dejes que los rayos del sol le den en forma directa, ya que de seguro le quemarán las hojas y se secará muy rápidamente.

El agua

Esta es una planta casi acuática. Inclusive hay personas que las cultivan en sistemas hidropónicos y las propagan con gran éxito. Por otro lado, es una planta de raíces débiles, y si el terreno donde las cultivas no tiene buen drenaje, igual que con cualquier otra planta las raíces se pueden pudrir.

Sé que suena contradictorio, ¿son o no son acuáticas?.

Pues en realidad la respuesta está en la combinación que les proveas tanto de luz solar, temperatura y agua. Pero para los principiantes, les recomiendo mantenerlas en una maceta o tiesto que tenga buen drenaje. Es más fácil regarlas dos veces por semana que tratar de identificar la combinación perfecta para mantenerlas en agua.

Terreno ideal

Después de que el sustrato (terreno) tenga buen drenaje y esté compuesto en parte por materia orgánica para promover una buena actividad biológica, ellas crecerán en casi cualquier terreno.

Lo ideal es una combinación de tierra de siembra bastante suelta, mezclada con algo de mantillo o arena, y un tanto de composta orgánica. Está fórmula te asegurará buen agarre, drenaje, alimento natural y por ende, una planta con un suelo de maravillas.

Fertilizantes

Con esta hermosa planta los fertilizantes orgánicos siempre me han resultado mejor. Siendo una planta tan agradecida recuerda que con ella, menos es más. Nunca trates de atosigarla con fertilizantes químicos, excesos o faltas de agua o sol directo.

Créeme, no son muchos los cuidados que necesita el espatifilo para mantenerse hermosa, pero siempre observa y escucha. De seguro ella te irá indicando poco a poco si vas por buen camino respecto a sus cuidados. Llegará un momento en que se te hará tan fácil cuidarla, que igual que yo, comenzarás a recomendarlas a tus amigos en todas tus actividades.