Soy madre soltera y también me merezco ser feliz con alguien

Cinco razones por las que deberia intentarlo

Madre soltera feliz en pareja
© Kevin Dodge

Las madres solteras que tenemos hijos somos también mujeres con nuestros anhelos personales independientes a la crianza de ellos. En demasiadas ocasiones pasamos por encima de nuestras necesidades y emociones y nos concentramos tanto en nuestros pequeños que nos parece imposible dar cabida a alguien más en nuestras vidas.

Voy a darles las cinco razones por las que creo que tarde o temprano tenemos que reaccionar y abrirnos de nuevo al amor.

  •  Necesitamos apoyo emocional cercano: la crianza de hijos en solitario es una experiencia bastante dura. No solo que un niño se pone malo y qué hacemos con el otro o temas así, sino que a lo largo del día surgen situaciones en las que nuestra paciencia y nuestra capacidad de reacción se ven puestas a prueba. Incluso cuando todo va muy bien y vemos crecer a nuestros hijos sanos y en armonía, hay mujeres que tienen la sensación de que sería todo mucho más bonito si se pudieran compartir esos momentos con alguien.
  •  Somos seres sexuales: Sí, no sienta vergüenza, también se merece disfrutar de este aspecto tan poderoso en la vida de todos nosotros. Tampoco le reste importancia, por que la tiene. Es verdad que cuando empieza a pasar el tiempo sin que tengamos relaciones sexuales, cada vez va resultando más sencillo continuar así, pero en realidad sólo está dormido y una pequeña chispa puede volver a abrirle las puertas al sexo.
  • Nuestros hijos van creciendo: aunque actualmente esté en esa en una vorágine de niños pequeños, esto irá cambiando poco a poco. Quizás los problemas sean más complicados cuando sean mayores, pero la exigencia actual en cuanto a cosas por hacer para ellos por que no saben y lo necesitan, disminuirá considerablemente e irá teniendo más tiempo para usted. Ahí es cuando de repente puede mirarse a si misma y encontrarse que no tiene algo suyo, íntimo, personal y exclusivo para usted.
  • Nos merecemos ser felices: este pensamiento que así leído puede parecer obvio, no es tan sencillo que nosotras de verdad lo creamos. Experiencias infantiles, experiencias amorosas en nuestra edad adulta, las cosas que nos decían nuestros padres o nuestros maestros cuando éramos pequeños hacen que muchas personas estemos convencidos de que la felicidad es para otras personas. No. También puede ser para usted. Todo en la vida hay que trabajarlo y pensar que si está por darse ocurrirá y si no es que no era para nosotros, es ir por el camino más fácil.

 

A pesar de todas las recomendaciones que les doy, permítanme un último tip: No aceptemos a todo el que venga. Se trata de desear estar con alguien y compartir la vida, no de que estemos desesperadas porque eso ocurra.

Porque si algo tenemos las madres solteras es que en nuestra casa no hay más tensionesque las que produce la intendencia o la economía, nunca por cuestiones emocionales. ¡Mucha suerte!