Sofrito: una receta buena para el corazón

Un estudio científico avala los beneficios cardiosaludables de la salsa

Sofrito mediterráneo bueno para la salud del corazón
La combinación de tomate, aceite cebollla y ajo es muy cardiosaludable, según un estudio. Annabelle Breakey | Getty Images

Si disfrutas de la comida italiana y te encanta la pasta fresca, te gustará saber que el sofrito, esa maravillosa salsa de tomate, cebolla, aceite de oliva y ajo, que acompaña y adorna tantos platos mediterráneos es una receta muy saludable para la salud del corazón.

Una salsa buena para el corazón

El secreto que hace que esta salsa de tomate y verduras sea tan saludable es el elevado contenido en antioxidantes de sus ingredientes, según revelaba una investigación, publicada en la revista Food Chemistry, y liderada por Rosa M.

Lamuela, jefa del grupo de Investigación en Antioxidantes Naturales de la Universidad de Barcelona.

Según los autores, tomar el sofrito tiene más beneficios que consumir los alimentos por separado. "Existe un efecto sinérgico entre los diferentes ingredientes que se refleja en un aumento del contenido total de polifenoles", apuntaba Anna Vallverdú, una de las autoras del artículo. "Los sofritos contienen más antioxidantes de este tipo que los tomates o zumos de tomate, puesto que ajos, aceite o cebollas aportan también polifenoles".

¿Por qué los antioxiantes son buenos para el corazón?

Los radicales libres se crean de forma natural en el cuerpo. Participan en procesos normales de las células. Pero concrentraciones altas pueden ser peligrosas para el organismo porque pueden dañar a las células incluso a nuestro ADN. Y es aquí cuando entran en escena los antioxidantes.

Estas sustancias tienen la capacidad de neutralizar los radicales libres.

En este sentido, diversos estudios han demostrado las propiedades beneficiosas de dietas ricas en antioxidantes tanto contra la inflamación, como para combatir las infecciones y las alergias. Así frutas, verduras y cereales constituyen fuentes ricas en antioxidantes alimenticios como el  betacaroteno, el licopeno y las vitaminas A, C y E (alfatocoferol).

También se sabe que los antioxidantes protegen de enfermedades cardiovasculares. No solo reducen el riesgo de enfermedad coronaria (infarto y angina de pecho)  en personas sanas sino también en pacientes con enfermedad cardíaca. Una dieta alta en antioxidantes es beneficiosa porque entre otras razones mejora los niveles de colesterol), y es especialmente efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer y otras patologías como destaca el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

El sofrito con aceite de oliva virgen, el más saludable

Los expertos identificaron cuarenta tipos diferentes de polifenoles en los sofritos analizados, y hallaron que las salsas de tomate que tenían un mayor poder antioxidante eran las que contenían aceite de oliva virgen. ¿Por qué? Básicamente, debido a la elevada concentración de estas sustancias antioxidantes: los compuestos fenólicos del aceite de oliva y la quercetina, abundante en verduras y frutas.

Se encontraron diferencias entre los distintos sofritos debido a las variaciones de ingredientes como de proporciones de cada una de las salsas. También se identificaron otros antioxidantes beneficiosos para la salud como son los carotenoides.

Esta investigación corrobora el beneficio de las dietas ricas en antioxidantes, concretamente en polifenoles, en la prevención de enfermedades del corazón y alteraciones degenerativas.

Para elaborar el estudio, los autores utilizaron una técnica llamada espectrometría de masas de alta resolución, que les permitió analizar los ingredientes de los sofritos de diferentes marcas comerciales, elaborados con productos de agricultura tradicional.

Y lo mejor de todo es lo fácil, rápido y práctico que es preparar esta saludable salsa de tomate caliente tan popular en la dieta mediterránea, que acompaña a infinidad de platos y guisos. Aquí van los pasos para elaborar este nutritivo sofrito:

Una receta muy saludable para el corazón

El sofrito es un tipo de salsa de tomate caliente muy utilizada en la cocina mediterránea. Puede enriquecer platos de pescado, carne, arroz y, por supuesto, pasta.

Ingredientes para 500 g de pasta:

  • 75 ml (5 cucharadas soperas) de aceite de oliva virgen extra.
  • 3 cucharadas de ajo cortados en rodajas finas.
  • 1 kg de tomates frescos y maduros, pelados, sin semillas y cortados en rodajas finas. También se pueden utlizar 2 latas de 400 gr de tomates enteros pelados, con su jugo y cortados en trozos grandes.
  • 2 cebollas grandres picadas finamente.
  • una pizca de sal.
  • albahaca u orégano fresco o seco.

Preparación:

  1. Poner el aceite de oliva (puedes utilizar una gran variedad de aceite de oliva virgen extra) en una sartén honda, y añadir el ajo y las cebollas picados. Freír a fuego entre moderado y fuerte hasta que estén dorados, pero teniendo cuidado de que no se quemen (no hay nada peor que el sabor a ajo quemado).
  2. Agregar los tomates y cocinar a fuego moderado hasta que la salsa se haya reducido. Es posible que necesites entre treinta minutos y una hora hasta que los tomates se hayan reducido y separado del aceite. Salpimentar al gusto y añadir la hierbas aromáticas.

¡Qué aproveche!

Referencias:

Bioactive compounds present in the Mediterranean sofrito. Anna Vallverdú-Queralta, José Fernando Rinaldi de Alvarenga, Ramón Estruch, Rosa M. Lamuela-Raventos. Food Chemistry. Volume 141, Issue 4, 15 December 2013, Pages 3365-3372

La pasta clásica: libro de cocina - Giuliano Hazan. Dorling Kindersley Book 1993