Situación de las mujeres indígenas en Latinoamérica

Muchas luchan contra la discriminación en su país y dentro de sus comunidades

Mujeres de América Latina y el Caribe debaten acerca de la situción de la mujer indígena
Mujeres de América Latina y el Caribe debaten acerca de la situción de la mujer indígena. ©Raúl H. Calvo/ Cortesía del Ministerio de la Mujer de la República Dominicana

La participación política y económica de las mujeres indígenas de Latinoamérica y El Caribe es todavía muy limitada a pesar de ser más de 23,5 millones en toda la región. Pero su gran activismo, sus reivindicaciones y, gracias a su organización como movimientos feministas, logran cada vez una mayor presencia institucional. Luchan contra las tradiciones machistas dentro de sus propias comunidades y la discriminación social que sufren como colectivo en sus países, además de la fuerte herencia colonialista que trató de destruir sus formas de vida.

El estudio Mujeres indígenas en América Latina. Dinámicas demográficas y sociales en el marco de los derechos humanos describe su situación en nueve países latinos: Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Uruguay. 

Alguna de los datos más interesantes del informe son:

  1. Mexico es el país con mayor población femenina indígena, con más de 8.860.000 millones. Los siguientes estados, según el censo de 2010, son Perú (3.250.000) y Colombia (más de 689.000 mujeres).
  2. Más del 90% de los niños y las niñas indígenas de entre 6 y 11 años van a la escuela, pero menos de un 15% de las chicas entre 20 y 29% terminaron la educación secundaria en siete de los nueve países analizados. Además, en ocasiones no se respeta el idioma original, que se pierde durante la etapa escolar.
  3. Perú es el país con mayor porcentaje de mujeres indígenas en su población total, un 23,8%, seguido por Mexico (15,3%), Panamá (12,1%), Nicaragua (8,8%) y Ecuador (7,1%).
  1. Las indígenas sufren en ocasiones múltiple discriminación: de género, por ser mujeres; étnica, por sus rasgos físicos y culturales; y de clase o económicas, dentro de sus propios países. En cambio, indica el informe, "tienen la potencialidad para ser generadoras de bienestar y desarrollo sostenible de sus pueblos".
  1. La participación económica de las indígenas está muy por debajo de la de los hombres y las mujeres no indígenas en los países analizados. En Panamá la tasa de participación económica es de 19,3% entre las mujeres indígenas y de 44,4% entre las no indígenas. Este porcentaje es de 20,9% contra 36,1% en Colombia y, en Costa Rica, de 27,4% frente a 36,3%. Sin embargo, su papel en la comunidad es muy activo como trabajadoras en todos los ámbitos.
  2. Las migraciones y la movilidad interna de los grupos indígenas se traducen en muchas ocasiones en cambios en las condiciones de vida, pobreza e inseguridad para las mujeres, así como mayor riesgo de violencia machista. Los países con mayor movimiento de unas zonas a otras son Panamá, Uruguay, Costa Rica y Ecuador, entre un 7 y un 4%. 
  3. Entre las jóvenes indígenas de entre 15 y 19 años hay poca información sobre salud sexual y reproductiva y una tasa elevada de maternidad que va desde un 12% de las chicas en Uruguay hasta un 31% en Panamá. También siguen siendo comunes los matrimonios precoces y concertados así como los embarazos no deseados.

(Fuente: Informe Mujeres indígenas en América Latina. Dinámicas demográficas y sociales en el marco de los derechos humanos, elaborado por la Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL) en el marco del Observatorio de Igualdad de género de América Latina y el Caribe, con la colaboración del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), ONU Mujeres, la Fundación Ford y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).