Simone de Beauvoir, la mujer nueva

01
de 05

Brillante pensadora, icono feminista

Simone de Beauvoir
Simone de Beauvoir. Hulton Archives/Getty Images

Simone de Beauvoir es una de las grandes personalidades del siglo XX. Filósofa  excepcional, activista política antes y después de la Segunda Guerra Mundial, es ya un icono de la cultura y el pensamiento. Sus aportaciones se engloban dentro del ateísmo, el existencialismo, la ética y la militancia comunista. Fue además, una gran novelista de ficción que obtuvo el premio Goncourt, el más prestigioso de las letras francesas, con 'Los mandarines', de 1954.

Pero con el tiempo, la contribución más destacada de la filósofa francesa es su análisis de la condición de la mujer, que marcó el inicio de la segunda ola. Tras la publicación del ensayo 'El segundo sexo', el feminismo nunca volvió a ser el mismo. Este tratado trazó el camino a seguir en la lucha por la verdadera igualdad al explicar, paso a paso, las diferentes ciencias, la historia, la cultura y las estructuras de poder político y económico que tratan de convertir a la mujer en un ser pasivo que acepta los roles que le han adjudicado. Es lo que ella misma denomina una alteridad, una construcción social a partir del otro, el hombre. 

Desde entonces, de forma interdisciplinar, el feminismo trabajará en la búsqueda de la "mujer nueva".

"No creo en el eterno femenino, una esencia de mujer, algo místico. La mujer no nace, se hace. No hay un eterno femenino desde el origen, son roles. Y eso se aprecia muy bien cuando se estudia la sociología. El papel de los hombres y de las mujeres no está determinado de forma absoluta en todas las civilizaciones, hay grandes cambios". (Entrevista a Simone de Beauvoir en Televisión Española. Informe Semanal. Archivo RTVE.)

02
de 05

Biografía de Simone de Beauvoir: una intelectual precoz

Retrato de Simone de Beauvoir a los seis años.
Retrato de Simone de Beauvoir a los seis años. Getty Images

​Simone-Ernestine-Lucie-Marie Bertrand de Beauvoir nace en París (Francia), el 9 de enero de 1908. Varios acontecimientos marcan su infancia y juventud:

  • Su madre, Françoise Brasseur, era profundamente católica y de una familia burguesa que, tras la I Guerra Mundial, pierde su fortuna. Su padre, Georges Bertrand de Beauvoir, era un hombre culto que trabajaba como secretario legal pero con aspiraciones de aristócrata y con ideas políticas cercanas a la extrema derecha. Cuando la familia Brasseur se declara en bancarrota los padres de Simone se distancian.
  • Tuvo una hermana, Helen, dos años menor que ella, Desde niña, Simone se volcó en ayudarla en los estudios. De forma autodidacta, y gracias también a los libros que le pasaba su padre, fue creciendo intelectualmente.
  • Destacó muy pronto en el colegio, una escuela privada católica para niñas, donde conoció a su mejor amiga Elizabeth Mabille (Zaza), que falleció repentinamente en 1929. Esta tragedia marcó a Simone para siempre y despertó sus críticas hacia la sociedad burguesa y el rol de las mujeres. Aunque la causa oficial de la muerte fue la meningitis, en realidad Zaza sufrió un infarto en medio de una pelea familiar al negarse a un matrimonio concertado.
  • A los 14 años, tuvo una profunda crisis de fe. Abandonó el estudio de la religión y se inclinó hacia la filosofía. Poco después, decidió que quería ser escritora. Y nunca volvería a creer en ningún dios.

 "Dejar de creer en Dios es asumirse plenamente responsable de las propias decisiones".

03
de 05

Sartre y el 'amor libre'

Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir en 1970.
Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir en 1970. Hulton Archive / Getty Images

Se ha escrito mucho sobre la relación de Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre, figura esencial de la filosofía existencialista.  Nunca se casaron ni tuvieron hijos o hijas,  vivían en casas diferentes pero estuvieron unidos hasta la muerte de Sartre en 1980. 

El "pacto" amoroso con Jean-Paul Sartre comienza en la Universidad de la Sorbonne de París. Una brillante Simone se licencia en Filosofía con solo 21 años. En las oposiciones escritas para ser profesora de Filosofía queda en segundo puesto y el primer lugar lo obtiene Sartre, que se presentaba por segunda vez. De Beauvoir se convierte así en la persona más joven en pasar la prueba y en ser profesora de filosofía en Francia.

Sartre la introduce en su círculo de amigos, que la apodaban "Castor", y ambos se convierten en inseparables. Compartían luchas intelectuales, posiciones políticas y una idea romántica del erotismo basado en la libertad.

Profesaron un "amor necesario" o "esencial" compatible con otros "amores contingentes". Simone de Beauvoir defendía el amor libre y, junto a varias parejas estables, tuvo amantes de ambos sexos y participó en tríos amorosos, algunos con sus alumnas cuando era profesora de instituto de Filosofía en Marsella (1931). Por la denuncia de una de ellas, fue inhabilitada durante dos años de su plaza (entre 1943 y 1945).

Como maestra, enseñó Literatura y Filosofía en un colegio de Rouen (de 1932 a 1941), hasta que, con la ocupación nazi, se le privó del puesto. En Rouen, su defensa de la mujer y de la paz le supusieron varias sanciones.

Uno de los triángulos amorosos, con Olga Kosakievicz, sirvió de argumento para su novela 'La invitada' ('L'invitée), escrita entre 1935 y 1937 (publicada en 1943) con la que obtuvo el reconocimiento del público.

Más reciente, 'Malentendido en Moscú', un relato biográfico sobre la vejez y sus últimos años de vida juntos, cuestiona el 'amor libre' entre ambos.

04
de 05

La condición femenina

Portada de 'El segundo sexo' de Simone de Beauvoir.
Portada de 'El segundo sexo' de Simone de Beauvoir. Ediciones DeBolsillo

Antes de escribir 'El segundo sexo', Simone de Beauvoir había publicado varios trabajos y la situación de la mujer estaba presente en casi todos ellos junto a sus temas habituales: la libertad, la responsabilidad del individuo y la acción.

Su ópera prima, el conjunto de relatos 'Quand prime le spirituel', no se editó hasta 1979. Siempre con la crítica política y social de fondo, escribió títulos como 'La sangre de los otros' ('Le sang des autres'1943), 'Todos los hombres son mortales' ('Tous les hommes sont mortels', 1943-1946) o su única obra de teatro, 'Las bocas inútiles' ('Les bouches inutiles', 1944).

Tenía 41 años y ya había publicado 'Los mandarines', su novela más premiada, cuando decidió reflexionar a fondo sobre la condición femenina y sentar las bases de lo que posteriormente se denominaría "teoría del género" en su obra en dos volúmenes 'El segundo sexo' ('Le deuxième sexe', 1949).

Esta obra, de tránsito entre la segunda y tercera ola feminista,  es la más importante de la corriente del feminismo de la igualdad y defiende una transformación de las leyes, las constumbres y la educación para que la mujer pueda acceder a los mismos proyectos y actividades que el hombre, pero siempre desde el dogma existencialista de asumir la libertad desde la responsabilidad individual.

"La mitología no ha cambiado porque es una superestructura, no ha cambiado porque la base económica y política no ha cambiado. Como el hombre está en el poder se inventa los mitos de la mujer según le parece. Naturalmente, si la situación real de las mujeres cambiase, la mitología caería más o menos".(Entrevista a Simone de Beauvoir en Televisión Española. Informe Semanal. Archivo RTVE.)

05
de 05

El legado feminista de Simone de Beauvoir

Entierro de Simone de Beauvoir en Paris, en 1986.
Entierro de Simone de Beauvoir en Paris, en 1986. Getty Images

El mito del 'eterno femenino', el concepto de 'alteridad', el papel pasivo de la mujer en la sociedad, los obstáculos de la maternidad y el matrimonio para la libertad de la mujer, el peso de la religión, el derecho al aborto,.. Muchas de las aportaciones de Simone de Beauvoir al feminismo, y al pensamiento universal, siguen vigentes.

Desde la publicación de 'El segundo sexo', nunca más abandonó el feminismo y fue una de las impulsoras del Manifiesto de las 343, una declaración pública de 343 intelectuales francesas a favor del aborto libre de 1971. Junto a la abogada Gisèle Halimi funda el movimiento Choisir para defender el aborto libre y seguro, así como la contracepción universal.

 "El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente".

Como activista, se implicó también en denunciar y visibilizar las torturas sufridas por las mujeres durante la guerra de Argelia.

Alternó su activismo social con la preparación de su autobiografía y varias obras dedicadas a Sartre, la vejez, o la hipocresía de la sociedad parisina.

Su muerte, el 14 de abril de 1986, dejó un enorme vacío en la cultura francesa. Falleció rodeada de su hija adoptiva, su compañera en la última década Sylvie Le Bon, y del cineasta Claude Lanzmann, quien continúa con la dirección de la revista fundada por ella y Sartre en 1975, Les temps modernes.

(Fuentes: Internet Encyclopedia of Philosophy; Especial 50 años de 'El segundo sexo', Ciudaddemujeres.com y 'El segundo sexo'. Simone de Beauvoir. Ediciones Cátedra. Colección Feminismos. Traducción de Alicia Martorell).