Signos de interrogación

Arte callejero
 (CC BY 2.0) by Fernando Salazar R. Derechos Reservados ©

Los signos de interrogación (¿?) son signos ortográficos dobles que se utilizan para indicar que un enunciado se transforma en una pregunta. Interrogar, significa, precisamente, preguntar o inquirir. Tiene la forma de un trazo en forma de curva y un punto encima y/o debajo según la posición en el enunciado. 

Los signos de interrogación son considerados como signos dobles. Es decir, siempre se debe escribir un signo de apertura en la parte izquierda del enunciado y uno de cierre al final del mismo:

  • ¿Qué hora es?
  • ¿Por qué estás molesto?
  • ¿Cuántos años tienes?
  • Juan, ¿desde cuándo vives en esa ciudad?

En otros idiomas, como en inglés el signo de interrogación solo se coloca al final de la pregunta que se formula. 

Función del signo de interrogación

La función de este signo ortográfico es la de otorgar a la oración un carácter especial, no aseverativa, ya que quien escribe el enunciado con signos interrogativos, no está afirmando o negando nada, sino que está formulando una pregunta.

Como señala la Ortografía de la lengua española, se encarga de formar las oraciones interrogativas directas. De esta manera, se diferencian de las indirectas, las cuales, a pesar de mantener el carácter interrogativo del enunciado, no poseen signo de interrogación.

Reglas básicas para el uso de los signos de interrogación

  • Son signos dobles. Es decir, existe un signo de apertura (¿) y otro de cierre (?).
  • Se escriben pegados a la primera y a la última letra de la expresión que enmarcan.
  • No necesariamente deben colocarse al inicio del enunciado, sino pueden aparecer después, cuando se formule la pregunta.
  • Debe dejarse un espacio entre las palabras que le preceden o lo siguen, a no ser que, si lo que sigue es otro signo de puntuación. En ese caso, no se deja espacio:

Ejemplos:

  • ¿Cómo te llamas? Me llamo Claudio 
  • ¿Qué será que me espera en esa ciudad?¿Vivirá Juan todavía allí?.

Pronunciación de las oraciones interrogativas

Es importante señalar que los enunciados que presentan estos signos requieren una pronunciación diferente a una oración convencional. Al respecto, la Ortografía señala que la pronunciación tiene la característica de una “curva melódica”

Cuando la pregunta no coincide con el inicio del enunciado 

Los signos de interrogación se escriben pegados a la letra que da inicio al enunciado y luego de la última. Es importante aclarar que ese enunciado no necesariamente está al inicio del párrafo. Existen varios casos:

  • Vocativos: cuando un vocativo ocupa la primera palabra de la oración y fuera de la expresión interrogativa. Ejemplo: Rodolfo, ¿por qué has llegado tarde?
  • Uso en expresiones con apéndices informativos: o expresiones que expresan la interrogación de confirmar o negar algo. Ejemplo: Juan llegó esta mañana, ¿no?
  • Oraciones con expresiones introductorias tales como “en cuanto a”, "con respecto a", "en relación con", "con referencia a".​ Ejemplo: Con respecto a tu viaje, ¿cuándo debes partir? En relación a este asunto, ¿cuál es tu opinión? 
  • Luego de adverbios o locuciones adverbiales. Ejemplo: Francamente, ¿crees que todavía llegaremos a tiempo?
  • Luego de oraciones dependientes (oraciones subordinadas condicionales y concesivas) Ejemplos: Este lugar está muy sucio, ¿les parece si esperamos afuera? 
  • Posterior a conectores discursivos. Ejemplos: Por lo demás, ¿qué podemos hacer? Entiendo que estén cansados, sin embargo, ¿no es mejor proseguir con el plan?

Cuando concurren varias preguntas

Si se escriben varias oraciones seguidas con signos de interrogación, pueden ser consideradas cada una de ellas como enunciados independientes o bien como partes de una única oración:

  • Preguntas seguidas e independientes entre sí: ¿Cómo te llamas? ¿De dónde eres? ¿Cuánto tiempo te quedas?
  • Preguntas seguidas pero partes de un único enunciado: Cuando me encontró, me preguntó ¿Que ha pasado de ti?, ¿todavía vives en Madrid? 

Usos especiales de los signos de interrogación

A veces se utilizan los signos de interrogación para aumentar la expresión de un determinado enunciado.

Se trata del estilo oral de cada hablante y que puede dar lugar a un sinnúmero de expresiones en su discurso. Por ejemplo, al cambiar de tono en la pronunciación, mediante pausas, o la diferente intensidad utilizada en cada palabra, estos recursos no léxicos difícilmente pueden transmitirse en forma escrita. Sin embargo, los signos de interrogación o exclamación pueden ayudar a comunicar dichos matices del discurso, como en los siguientes ejemplos:

  • Solo se usan los signos de cierre, escritos entre paréntesis, para poder expresar duda o ironía. Ejemplos: Habríamos terminado (?) si todos nos poníamos a trabajar (duda). Sí, como tú digas, seguro es un chico muy inteligente (?) ironía
  • Interrogativa y exclamativa a la vez: existen casos en que pueden combinarse ambos signos, ya sea abriendo con el exclamación y cerrando con el interrogación, o viceversa. Ejemplos:  ¿Pero cómo es que no comprendes! !¿Ya estás aquí?!
  • Varios signos interrogativos: es frecuente utilizar dos o más signos de interrogación en obras literarias, de tal manera a realizar el carácter de pregunta del enunciado. Ejemplos: ¿¿Qué??¿¿Cómo??
  • Fechas dudosas: cuando se quiere indicar que una determinada fecha no es precisa, especialmente en las obras de carácter enciclopédico, se utilizan signos de interrogación para dar a entender que no se cuenta con un dato certero en relación a esa fecha. Ejemplo: Este pintor renacentista (¿1501?-1523) fue poco conocido en su época.