Signos de exclamación en español

¡Ay Robot!
(CC BY 2.0) by bluishtigers

Los signos de exclamación son signos ortográficos dobles (¡!) utilizados para expresar enunciados cargados de emoción. Exclamar significa, en la definición de la RAE, “emitir palabras con fuerza o vehemencia para expresar la viveza de un afecto”. Estos signos son la expresión gráfica de esta manera de expresar las vocablos:

  • ¡Qué gusto que hayas llegado para el cumpleaños!
  • ¡Me encanta tu actitud!
  • ¡Ay!
  • ¡Gracias por todo!
  • ¡Qué alegría que vayas a venir con nosotros! 

Pronunciación de las oraciones exclamativas

Al igual que las oraciones con signos de interrogación, los enunciados exclamativos requieren una pronunciación distinta que la diferencie de un enunciado común. Es decir, también debe pronunciarse con una curva melódica que tenga el efecto de transmitir al oyente que, efectivamente, quien pronuncia estas oraciones le está dando cierta emotividad y realce.

Las oraciones exclamativas pueden tener una sola palabra, como en "¡Gol!", o no necesitan un verbo para que tengan sentido completo como en "¡Así!". También todas las frases de uso común y frases populares son exclamativas, como en "¡Feliz Cumpleaños!" o "¡Buenos días!". 

Reglas básicas para el uso de los signos de exclamación

  • Son signos dobles. Es decir, existe un signo de apertura y otro de cierre. El primero, lleva el punto supraescrito (¡) y el segundo, suscrito (!).
  • Se escriben pegados a la primera y a la última letra de la expresión que enmarcan.
  • Debe dejarse un espacio entre las palabras que le preceden o lo siguen, a no ser que lo siga sea otro signo de puntuación. En ese caso, no se deja espacio.
  • No necesariamente deben colocarse al inicio del enunciado, como en este caso: "Diana llegó hoy. ¡Estoy tan contento!". 

    Uso de los signos de exclamación cuando no coincide con el inicio del enunciado

    En los siguientes casos no es necesario usar los signos de exclamación al inicio del enunciado:

    1. Cuando se emplean vocativos: el vocativo, las palabras que sirven para llamar o invocar, puede quedar fuera de la expresión exclamativa: 

    • Andrés, ¡cuánto me alegro que hayas venido!

    2. Cuando se usan adverbios y locuciones adverbiales: es costumbre escribir entre signos de exclamación los enunciados que vienen luego de adverbios como "sinceramente" o "francamente", o de locuciones adverbiales como "con la mano en el corazón":

    • Con la mano en el corazón, ¡gracias por todo!
    • Te lo digo francamente, ¡es el colmo! 

    3. Cuando hay oraciones dependientes (prótasis condicionales y concesivas): los enunciados que vienen luego de oraciones que expresan condición (si): 

    • Si llegara a aprobar, ¡que fiesta organizaríamos!
    • Si vas a venir a mi casa, ¡más te vale que traigas esas cajas! 

    Uso de exclamaciones en diferentes tipos de enunciado 

    Los signos de exclamación se sueñen usar en los siguientes casos:

    • Oraciones apelativas como "¡Eh!" o "¡Pst!". 
    • Oraciones onomatopéyicas como "¡Guau!" o "¡Bam!". 
    • Oraciones expresivas como "¡Ay!" o "¡Oh!". 
    • Oraciones representativas como "¡Pum!" o "¡Paf!". 
    • Oraciones exclamativas como "¡Qué bueno que es verte sonreír!".

    En la retórica, la exclamación es una importante figura literaria y cuando se quiere expresar un sentimiento de alegría, agonía, o tristeza, como en "¡Oh día lúgubre!". 

    Uso combinado de los signos de exclamación y de interrogación

    Ocurre cuando un mismo enunciado puede tener el carácter de exclamativo e interrogativo a la vez. En estos casos, es posible abrir con el signo de exclamación y cerrar con el interrogación, o viceversa:

    • ¿¡Qué estás diciendo!?
    • ¡¿Qué estás diciendo?!

    Varios signos de exclamación

    En otros casos, cuando se quiere resaltar aún más la carga emotiva de la expresión, se pueden usar hasta tres signos de exclamación seguidos, tres de apertura y tres de cierre. 

    • ¡¡¡Eres un estúpido!!!

      Concurrencia con otros signos

      Los signos de exclamación pueden coincidir con otros signos de puntuación, con excepción del punto. Pueden darse los siguientes casos de concurrencia:

      • Si el signo exclamativo finaliza el enunciado, no se escribe el punto de cierre (regal básica): ¡Tienes que venir ya!
      • Si hay un enunciado antes o después de los signos exclamativos es posible escribir otros signos ortográficos como la coma, los dos puntos, el punto y coma, sin dejar espacio entre ellos: "¡Por fin aprobé!, ahora podré ir a festejar". 
      • Si se combinan con otros signos dobles, como los paréntesis, las comillas, etc. pueden darse dos casos. En el primero, si la expresión en paréntesis es exclamativa, los signos se colocan dentro del mismo: "Alberto prometió (!por fin!) que llegaría esa misma noche". En el segundo caso, si el tono exclamativo de la expresión representa una unidad mayor que la contenida en el paréntesis o comillas, los signos de exclamación se escriben fuera del mismo: "!Está muy enojado con nosotros (y con justa razón)!".
      • Si se escriben varias exclamaciones seguidas estas pueden ser, o no, parte de la misma oración: "¡Madre mía! ¡Qué está pasando! ¡No puede ser!", en este caso cada enunciado comienza con letra mayúscula porque cada uno es una oración independiente. Por otro lado se puede escribir como "¡Madre mía!, ¡qué está pasando!, ¡no puede ser!", porque son parte de un único enunciado.