Sí puedes tener un parto natural después de una cesárea en tanto...

parto vaginal después de una cesárea
©Getty Images/Yana Bukharova

Un parto natural después de una cesárea es posible y hasta recomendado en muchos casos, pues evitas los riesgos de una cirugía mayor, reduces el riesgo de complicaciones en embarazos futuros y tu bebé se beneficia con el paso por el canal del parto. Todo depende de la razón detrás de tu cesárea anterior, la condición de tu embarazo actual y tu cuidado médico.

¿Eres candidata para un parto vaginal después de una cesárea?

Tus probabilidades de un parto vaginal exitoso aumentan si cumples estos criterios:

  • La incisión de tu cesárea previa se realizó en la parte baja de tu útero. Debes revisar tu expediente médico para determinar la posición exacta de tu incisión, pues la cicatriz en tu vientre no siempre corresponde a la ubicación de la incisión uterina.
  • Has tenido partos vaginales con anterioridad.
  • Has tenido un máximo de dos cesáreas previas.
  • Tu trabajo de parto empieza por su cuenta antes de tu fecha probable de parto.
  • Tu anatomía y el tamaño del bebé favorecen un parto vaginal.
  • Tu cesárea anterior se dio por razones casuales, como un bebé que viene de nalgas (más en: 6 razones médicas que ameritan una cesárea).
  • Tu médico tiene experiencia y está calificado para realizar partos vaginales después de cesárea.
  • El centro médico donde vas a dar a luz tiene la capacidad de manejar emergencias, incluyendo cesárea, transfusiones sanguíneas y cuidados intensivos neonatales.
  • Tu hospital tiene una tasa baja de nacimientos por cesárea (puedes encontrar las estadísticas de nacimientos por cesárea en los hospitales de Estados Unidos).

    No se recomienda un parto vaginal si:

    • Has tenido otras cirugías en el útero.
    • El médico estima que tu bebé es grande para su edad gestacional.
    • Tienes obesidad en el embarazo (índice de masa corporal mayor a 30).
    • Tu embarazo supera las 40 semanas
    • Sufres preclampsia
    • Has tenido poco tiempo entre embarazos, 19 meses se considera el tiempo mínimo prudencial.
    • Tu parto no comienza por su cuenta y requieres una inducción.
    • La condición médica que te llevó a la cesárea en tu embarazo previo puede repetirse, como estancamiento de la labor de parto o aumento en tu presión arterial.

    Otros factores menos obvios, como tu etnia e información disponible en el momento de llegar al hospital, parecieran también incidir en tu habilidad de tener un parto vaginal exitoso. Las mujeres latinas y afrodescendientes, por ejemplo, tienen una tasa mayor de cesáreas repetidas. Tomando en cuenta estas variables, el Instituto Nacional de Salud Infantil Eunice Kennedy Shriver creó una herramienta para calcular probabilidades de éxito de un parto natural después de cesárea que te puede interesar como punto de referencia.

    La prueba de trabajo de parto después de cesárea

    El primer paso en un parto vaginal es intentar una “prueba de trabajo de parto”, que consiste en permitir el inicio espontáneo de las fases del trabajo de parto bajo cautelosa observación.

    Si el bebé muestra señales de sufrimiento fetal o el trabajo de parto no progresa, tu médico puede acudir a una cesárea de emergencia. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), entre 60% y 80% por ciento de las mujeres que realizan la prueba de trabajo de parto logran dar a luz de forma vaginal.

    Riesgos

    Si intentas el trabajo de parto y no tienes éxito, corres mayor riesgo de requerir una cesárea de emergencia, necesitar transfusiones de sangre o sufrir infecciones.

    El riesgo más grave es el desgarro de la cicatriz de tu cesárea previa o en otro punto de tu útero, sin embargo, esto sucede tan sólo en 1% de los casos, según ACOG. La ruptura del útero puede causarte pérdida de sangre y poner en riesgo tu salud y la de tu bebé. En casos graves podrías requerir una histerectomía (remoción de tu útero) y tu bebé podría sufrir muerte perinatal o daño cerebral debido a falta de oxígeno.

    Beneficios

    Si tu prueba de trabajo de parto es exitosa:

    • Evitas una cirugía mayor
    • Tienes una recuperación más rápida
    • Menos pérdida de sangre y menor riesgo de infección (en casos de requerir una cesárea de emergencia tras una prueba de trabajo de parto fallida, tu riesgo de infección y pérdida de sangre aumenta).
    • El bebé atraviesa el canal vaginal, lo que le provee el refuerzo protectivo de las bacterias vaginales y el mecanismo de liberación de las vías respiratorias, que ayuda a evitar complicaciones respiratorias como taquipnea transitoria del recién nacido.
    • Si deseas tener más embarazos, existe un límite al número de cesáreas que puedes tener sin arriesgar tu embarazo.
    • Tener múltiples cesáreas aumenta tu riesgo de requerir una histerectomía, o tener una lesión en los intestinos y vejiga.
    • Minimizas el riesgo de complicaciones con la placenta en embarazos futuros, como placenta previa y placenta acreta (el riesgo de desarrollar placenta previa en un futuro embarazo aumenta con cada cesárea: 0,9% después de una cesárea, 1,7% tras dos cesáreas y 3% después de tres o más cesáreas. El riesgo de desarrollar placenta acreta aumenta de 0,3% después de una cesárea, a 0,5% tras dos cesáreas y 2,4% después de tres o más cesáreas).
    • Estadía más corta en el hospital.
    • Evitas cesáreas en el futuro.
    • El riesgo de muerte fetal es menor si tienes una segunda cesárea electiva, pero esto se atribuye a que las cesáreas se realizan antes de las 40 semanas de embarazo, mientras los partos naturales pueden sobrepasar esa fecha a espera del inicio del trabajo de parto natural.  

    Fuentes:
    American College of Obstetricians and Gynecologists. Patient education: Parto vaginal después de un parto por cesárea. Accedida 22 de febrero del 2016.
    American College of Obstetricians and Gynecologists. Practice Bulletin: Vaginal Birth After Previous Cesarean Delivery. Accedida 22 de febrero del 2016.
    American Pregnancy Association. PVDC: Parto vaginal después de una cesárea. Accedido 22 de febrero del 2016.
    Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. Parto vaginal después de una cesárea. Accedido 22 de febrero del 2016.
    Grobman, William A., et al. Does information available at admisión for delivery improbé prediction of vaginal birth after cesarean? En: American Journal of Perinatology. 2009 Nov; 26(10): 693-701. Accedido en línea 22 de febrero del 2016.
    National Institutes of Health. NIH Consensus Development Conference Statement on Vaginal Birth After Cesarean: New Insights. Accedida 22 de febrero del 2016.