¿En qué consiste la técnica del difuminado o esfumado?

La técnica pictórica sfumato o esfumado

Gioconda
La Gioconda (h. 1503-1505), La Mona Lisa, por Leonardo da Vinci. Óleo sobre tabla, 76.8 x 53 cms.  Dominio público/Wikimedia Commons

El termino italiano sfumato se usa en español para referirse a la técnica pictórica característica del Renacimiento italiano en la que se difuminan los contornos, tonos y valores de las formas sin dejar rastros de la pincelada.

En español se traduce como esfumado, es sinónimo de difuminado y se usa, además de en la pintura, para la técnica de dibujo en la que el sombreado se hace con transiciones suaves de valor en las que el trazo del material empleado es imperceptible.

¿En qué consiste la técnica del sfumato?

En el sfumato se sustituyen los contornos y las líneas de dibujo en las figuras por sutiles graduaciones de luz y color, al superponer capas muy finas de pintura en las que se oculta la pincelada. Con ello se consigue que los límites de las formas se vuelvan imprecisos y se completen en la imaginación del espectador.

El sfumato se utiliza para crear ilusiones realistas según el objeto de la representación:

  • En los paisajes se usa el sfumato gradual—contornos más borrosos cuanto más lejos se quiere representar el objeto del observador—para conseguir un efecto atmosférico causado por la bruma y la impresión de lejanía y profundidad de la perspectiva aérea.
  • En los retratos se emplea para definir los rasgos de un rostro con un efecto vaporoso y delicado que transmita la sensación de suavidad y emociones acordes como la dulzura.

Origen y difusión del sfumato

La invención de la técnica y el término sfumato se le atribuyen a Leonardo Da Vinci.

Aunque Leonardo es aprendiz de la escuela de pintura florentina del Renacimiento en la que predomina el uso de los contornos, Da Vinci deja pronto las líneas a un lado para experimentar con fondos atmosféricos, descoloridos y vaporosos, suponiendo que la atmósfera no es del todo transparente e influye en cómo se perciben los objetos en la distancia.

Con el tiempo llega a aplicar esta técnica de múltiples veladuras sutiles en los retratos logrando la atmósfera, luz difuminada y formas enigmáticas de obras maestras como ‘La Gioconda’.

A través de sus viajes y el uso continuado que hace Leonardo Da Vinci del sfumato en sus pinturas, la técnica se difunde por otras regiones de Italia influyendo notablemente en los jóvenes pintores italianos del siglo XVI que prefieren explorar los recursos atmosféricos de la perspectiva aérea a las normas matemáticas de la perspectiva lineal del Quattrocento.

Pintores de la escuela veneciana como Giorgione y Tiziano combinan la técnica del sfumato con una paleta de colores vivos, en vez de los tonos apagados de Da Vinci, dando lugar a un estilo pictórico de riqueza cromática (tonalismo en italiano).

La popularidad del sfumato también se extiende a otros países de Europa como Alemania o Francia de la mano de Hans Holbein el Joven y Jean Clouet.