Sexo placentero y sin dolor cuando el pene es demasiado grande

01
de 01

Sugerencias para llevarla al éxtasis sin que tu pene le cause daño

Mujer
CoffeeAndMilk/Getty Images

Tener un pene de dimensiones generosas o muy grandes, puede ser el sueño de muchos hombres. También es frecuente encontrar mujeres que se entusiasman tan sólo con la idea de fantasear con un amante muy bien dotado. Cuando en estas condiciones el encuentro sexual es placentero, resulta una experiencia altamente excitante para ambos. Sin embargo, no siempre se desencadena una pasión arrebatadora, sino más bien una ardua lucha por poder penetrar y “calzar” bien. Es más, cuando el pene es demasiado grande o grueso, a veces el sexo se convierte en algo temido, doloroso o rechazado por la mujer.

La medida del pene promedio se ubica entre los 13 y los 16 centímetros de largo en estado de erección. Penes más largos caen dentro de la categoría de grandes o muy grandes.

Sigue estos consejos para puedas disfrutar de un sexo maravilloso junto a tu pareja:

1. Mucho juego sexual previo y caricias antes de penetrar

Deja que ella se familiarice con tu pene y lo toque. Así, su ansiedad disminuirá y se relajará, si su tamaño le ha causado asombro o impresión su tamaño. Hazle saber a ella que no la penetrarás sin que se encuentre preparada y sin su consentimiento. Dedícate ahora a acariciar todo su cuerpo, y estimula de cuando en cuando sus labios, pezones y genitales para activar su deseo y su excitación sexual de forma gradual y segura. Acaricia también sus genitales externos con tu pene, así ella sentirá su energía y lo deseará más. Dile palabras dulces y amorosas al oído, uno de los más poderosos afrodisíacos para las mujeres. Estimularás poco a poco todas las fibras femeninas, y ella podrá abrirse emocionalmente y físicamente. Dedícate a ella por completo y tú también disfrutarás mucho de esta etapa del encuentro sexual.

2. Relaja a tu pareja y dilata su vagina poco a poco

Cuando una mujer confía en su hombre, puede relajarse en el placer sexual por completo. Uno de los beneficios de lograr esto es que una vagina relajada puede expandirse en hasta un 200%, lo que le permite recibir inclusive un pene de gran tamaño. Por el contrario, penetrar una vagina tensa es prácticamente imposible sin sentir un inmenso dolor, a causa de la fuerte contractura muscular que se crea.

Una manera efectiva de relajar y calmar la ansiedad de una mujer es brindándole las caricias que ella más disfruta. Podrían ser besos largos y prolongados, caricias en sus pezones o una sesión de sexo oral. Puede ser de gran ayuda que ella llegue al orgasmo primero, y tú puedes ayudarla con caricias en su clítoris. Introduce suavemente uno o dos dedos en su vagina, para ir sensibilizando y dilatando poco a poco esta zona elástica.

3. Penetra lentamente y con delicadeza

Antes de penetrar, asegúrate que ella se encuentre preparada, es decir, que haya alcanzado un nivel de excitación suficiente. Esto significa que ella debe estar lubricada y debe desear que la penetres. Así, la vagina se expandirá y el útero se levantará para que el pene pueda pasar sin producir dolor.

Si ella no produce suficiente lubricación, pueden utilizar un lubricante a base de agua, que no daña los condones. Penetra muy suave y lentamente para continuar expandiendo la vagina. Aunque ella se excite mucho y quiera que la penetres inmediatamente, elige penetrar muy lentamente, para evitar que tras la relación sexual ella se sienta “averiada”. De lo contrario, podría experimentar fuertes dolores en la zona pélvica, si tu pene golpeó constantemente su cuello uterino. No hagas embestidas muy rápidas y profundas. Evitarás que ella termine con fuertes dolores en la zona pélvica después de la relación sexual.

Sigue esta técnica: Introduce tu pene sólo unos pocos centímetros, y haz algunos cortos movimientos hacia dentro y afuera. Haz una pausa y conéctate realmente con tu pareja, física y emocionalmente. Luego continúa penetrando un poco más, y sigue con esta estrategia de avance, hasta que ella lo permita. Si con el paso de los meses o años tu pareja aún no se ha “acostumbrado” a tu tamaño, utiliza siempre esta forma lenta y progresiva de penetración. Para evitar la monotonía utiliza distintos movimientos de penetración, mientras acaricias y besas con sensualidad todo su cuerpo. Cuando estés dentro de ella completamente—o casi—haz movimientos de penetración suaves y sensuales. Existe un punto sensible en las profundidades de la vagina, cerca del cuello del útero, que es capaz de detonar un orgasmo muy intenso. Evita los movimientos más fuertes y rápidos, a menos que ella te indique lo contrario.

4. Habla durante el sexo

Habla y pregúntale a tu compañera cómo se está sintiendo. Llena el encuentro sexual de palabras dulces, tiernas, sensuales y ardientes. Algunas mujeres callan y aguantan, aunque sientan dolor, porque quieren complacer a sus parejas y no ser rechazadas. También temen lastimar a su compañero. Sin embargo, tú tampoco querrás lastimarla y menos físicamente. Por ello, comunicarse durante el sexo es una buena práctica, además de ser muy sexy, cuando se realiza como una manera de reafirmar lo positivo y placentero. Utiliza todas tus estrategias de buen amante y sobre todo tu paciencia y comprensión. Haz que ella te desee cada vez más, en lugar de rechazarte porque siente dolor o ha perdido el deseo.

5. Coloca un pañuelo o toalla en la base del pene

Enrolla una toalla pequeña o pañuelo alrededor de la base de tu pene. De esta manera se crea una barrera que evita que penetres por completo. Es una manera sencilla de "acortar" un poco más tu pene.