Señales que revelan el deseo femenino y el momento del orgasmo

Cómo saber lo que ella desea durante el sexo y cuándo está por llegar al orgasmo

Señales deseo sexual mujer
Descubre las señales del deseo femenino. ©Katharine Asher/Ikon Images/Getty Images

Allá en la antigua China, los expertos taoístas en las artes eróticas describieron con claridad los signos del deseo femenino. Conocer estos signos es de gran utilidad para detectar si tu compañera te desea o si está preparada para fundirse contigo en unión sexual. Esto es especialmente importante para el hombre, ya que las señales de deseo en una mujer pueden ser mucho menos evidentes que las masculinas.

Conocer cómo el deseo femenino se manifiesta en el cuerpo te resultará muy valioso para detectar las reacciones de tu compañera y comunicarte mejor con ella. De esta manera, te convertirás en un amante conocedor de las necesidades femeninas en cada una de las fases del encuentro sexual.

A través de cada una de las etapas del encuentro sexual, ella va expresándose también a través su voz y garganta. Si no lo hace, tal vez sienta timidez o vergüenza de manifestar su sexualidad y su deseo. Demuéstrale con gestos y palabras dulces que estás allí con ella, y que adoras lo hermosa que se ve entre tus brazos. Así, poco a poco comenzará a expresar la intensidad de su pasión a través de su voz: La garganta es considerado un centro energético importante de la autoexpresión (chakra de la garganta).

Cuando una mujer es capaz de expresar libremente con su voz lo que está sintiendo durante el sexo, se conecta con su sexualidad más primordial y auténtica.

A través de esa conexión – libre de juicios y prejuicios – tiene la posibilidad de escalar hacia cimas cada vez más altas de placer y éxtasis.

Cada mujer puede emitir espontáneamente los sonidos que surjan de su ser en cada instante de pasión, y éstos pueden variar de un encuentro sexual a otro. Así, tal vez en un momento ella se muestre más silenciosa – como ensimismada en su propio placer – y en otros necesite expresar con distintos sonidos todo lo que está sintiendo, como una forma de conectarse también con su amante.

Los taoístas describieron las siguientes etapas del deseo femenino:

Las 5 etapas del deseo sexual en la mujer

1. Etapa del deseo de la mente (Yi)

Sonido: suspiro

Cuando una mujer comienza a sentirse excitada sexualmente emite suspiros. La respiración de la mujer se vuelve más rápida, aumenta el ritmo cardíaco y en la mente se hace presente el deseo, ansiando el contacto sexual. En esta etapa el hombre debe concentrarse en estimular sensualmente todo el cuerpo femenino sin prisas, porque en ese momento su piel se vuelve sumamente sensible al contacto erótico. 

Cuando la excitación sexual comienza, la energía vital o chi llega hasta la piel, la mujer comienza a tocar al hombre, y toda la superficie de su cuerpo es muy sensible a las caricias sensuales y eróticas. Los chinos dicen que las caricias llevan la energía (chi) hasta su piel y esto le hace suspirar.

2. Etapa del deseo Yin 

Sonido: respiración fuerte

En este momento ocurre una acumulación de energía femenina – energía yin – en el cuerpo de la mujer. La excitación sexual femenina aumenta mucho más: las fosas nasales se abren más, la respiración se hace más fuerte y también traga saliva, porque el chi traspasa la piel y llega a los órganos internos.

Notarás que tu compañera aprieta fuertemente su cuerpo al tuyo y te besa más apasionadamente. Significa que ella ya se encuentra preparada para que la penetres. Los pezones suelen estar erectos.

3. Etapa del deseo del espíritu (Jing)

Sonido: sonido lento y cansado

A medida que el encuentro sexual prosigue – con sus distintos movimientos y variaciones – observarás que tu compañera luce como cansada, tal vez más pasiva, o como navegando a través del océano de placer. El ritmo de su respiración es ahora más lento. Ella presiona su cuerpo contra el tuyo y te abraza con fuerza sosteniéndote entre sus piernas, como si quisiera retenerte allí. 

Ella puede emitir sonidos lentos, cansados, como tristes articulaciones o gemidos. No pienses que no está disfrutando, sino todo lo contrario. En esta etapa sus sentidos están muy agudizados que nunca, por lo que ella tiene una extraordinaria capacidad para sentir, aunque no mueva mucho su cuerpo.

La energía sexual ha llegado a su espíritu y todo lo demás desaparece de su mente.Tú debes ser la parte más activa ahora. Según los antiguos chinos, esto sucede porque el chi ha llegado a su sistema nervioso.

4. Etapa del deseo del corazón (Xin)

Sonido: sonido de súplica

Cuando una mujer llega a esta etapa significa que se se acerca el momento del orgasmo. Los sonidos que fluyen por su garganta son mucho más cortos ahora, tal vez jadeantes. Puede verse físicamente exhausta y podría sudar mucho. Es posible que casi no se mueva pero sus sentidos están sumamente agudizados.

Este es un momento único del encuentro sexual, ya que el chi ha llegado hasta la mente. Allí, en un punto cercano al éxtasis, el placer y el sufrimiento se unen en total armonía.

5. Etapa del deseo rápido (Kuai)

Sonido: sonidos más intentos, gritos

Cuando observes que ella tiene los ojos cerrados y el cuerpo rígido, comienza a moverte más rápido para que ella alcance el orgasmo. De esta manera, ella podrá liberar el chi que se encuentra en su vagina. Si la explosión orgásmica es muy intensa, tu compañera emitirá una serie de gritos o sonidos fuertes. Todo dependerá de la intensidad del encuentro sexual. Al momento del orgasmo, el chi de la mujer es muy intenso y saldrá de su vagina hacia ti.

Recibe esa energía sexual conscientemente, ya que vitalizará todo tu cuerpo y te conectará aún más a nivel físico, emocional y energético con tu compañera. Haz circular la energía sexual por todo tu cuerpo, guiándote con el ejercicio de la órbita microcósmica para que aproveches todas sus propiedades sanadoras. Tu compañera también puede hacer circular la energía sexual por su propio cuerpo y, a su vez, recibir la energía que le regala tu orgasmo.

Fuentes:

Shen, Zaihong (2003). Sexo que cura: el poder del yin y el yang.