Semillas de chía: ¿Por qué son buenas?

Son la base del agua de chía una bebida mexicana muy popular

Las propiedades beneficiosas de las semillas de chia
Las semillas de chia contienen mucha fibra y sirven para espesar sopas, aderezar ensaladas, complementar el yogur... ¡a gusto del consumidor!. Imagen ra-photos / Getty Images

Consumir semillas de chía es una sabia elección que ya han tomado muchas famosas. La cantante Ellie Goulding, por ejemplo, ya se ha declarado fan de ellas. Gwyneth Paltrow, que tiene una receta en su página web Goop, es otra embajadora de las propiedades saludables de las semillas de chía.

Por eso, te recomiendo que enriquezcas tus platos con estas semillas. Sirven para adelgazar y además tienen muchos beneficios.

Se pueden consumir en entrantes hasta postres, pasando por ensaladas, sopas, en tus batidos saludables o en tu yogur como tentempié.

Preguntamos a la nutricionista María Truyols, nutricionista y dietista de Salud 10 sobre las propiedades de estas semillas tan apreciadas por todos y las diferentes formas con las que podemos enriquecer nuestra dieta para beneficiarnos de este súper alimento.

Son antioxidantes 

Algunos las llaman el “súper alimento” por la gran cantidad de nutrientes que contienen: aceites esenciales como omega 3, calcio, fósforo, antioxidantes (flavonoides), proteínas, aminoácidos, vitaminas y minerales. Por último también son fuente de fibra soluble e insoluble, de ahí que se les atribuyan esta etiqueta de “alimento completo o súper alimento”.

Ayudan a bajar de peso 

Están recomendadas para estabilizar el azúcar en sangre, fortalecer huesos y dientes, mejorar la salud digestiva (a través de la fibra), con lo que puede prevenir algunas enfermedades como el cáncer de colon y controlar el colesterol por sus ácidos grasos omega 3.

Además, sirve para bajar de peso ya que son fuentes extraordinarias de fibra. Esta textura gelatinosa que las caracteriza al entrar en contacto con otro elemento líquido ayuda a que te sientas saciada por más tiempo y, por lo tanto, comerás menos.

Se pueden consumir de muchas maneras 

A diferencia de otras semillas, no hace falta molerlas, se pueden consumir enteras y hay distintas variedades.

Enteras: esparcidas en yogur, batidos o en ensaladas. También se pueden cocinar y utilizar para espesar purés y cremas, o aderezar estofados o guisos.

Otra opción es moler las semillas y obtener así una harina para elaboración de panes, crepes o cookies. Al entrar en contacto con el agua y remover, se forma una especia de gel que a la vez nos podrá servir de condimento con textura más gelatinosa. (Absorben en pocos minutos 10 veces su volumen, aproximadamente)

Admiten muchas combinaciones

Lo más común y fácil es esparcirlas en yogur(espesará el mismo) con frutas o agregarlas al aderezo de ensalada. También es posible utilizarlas para la preparación de bollería o pan e incluso para la preparación de lo que en México se llama agua de chía, bebida tradicional ya utilizada por los aztecas, que consiste en mezclar agua con las semillas de chía, limón exprimido y algo dulce natural como la estevia o la miel. Por último, se puede probar a sustituir el típico sésamo que se pone al atún a la plancha, con semillas de chía – original combinación y con gran aporte nutritivo.

Para todos los gustos 

A la pregunta de si es mejor consumirlas con proteínas o con vegetales, la experta en Nutrición responde: ¡Al gusto del consumidor!

Dependiendo de la composición de la dieta de cada persona y de los gustos personales. Hay personas a las que no les gusta la textura gelatinosa y las prefieren secas, otras por el contrario prefieren que absorban la humedad y adquieran una textura suave. Lo bueno de estas semillas es, como decíamos, que admiten muchas variaciones. 

Como ves, existen muchas razones para incluir las semillas de chía en tu dieta. Mejorarán tu salud gracias a sus propiedades nutritivas. Y si quieres mantener la línea, también harán que la pérdida de peso o el mantenimiento de un peso corporal saludable sea más fácil. 

¡No prescindas de ellas! 

 

Agradecimiento al equipo de Sogues en Barcelona, España.