Seis señales de que una relación es tóxica

Gas_mask.jpg
Nikodem Nijaki

El amor es una sensación maravillosa y tener pareja es una suerte impagable, siempre, eso sí, que no se trata de una relación tóxica, de una relación de esas que destruye a uno de los miembros de la pareja.

Es fácil detectar cuando uno está viviendo una de estas relaciones, lo que no es tan fácil normalmente es salir de ellas. Por eso es importante que si creemos que conocemos a alguien que está en una de ellas comprobemos que es así efectivamente y le ayudemos a romper con esa historia que solo puede hacerle daño.

Si detectamos una o varias de estas señales, no hay duda, la persona que las sufre mantiene una relación enfermiza:

  1. Maltrato. El maltrato sea físico, es decir cuando alguien es golpeado; verbal, es decir cuando una persona es atacada con las palabras o psicológico, es decir cuando alguien es sometido mediante la coacción o el miedo es siempre tóxico e inaceptable. Nadie tiene derecho a maltratar a nadie. Ninguna relación en la que existe maltrato es en realidad una relación de amor. Hay que abandonar inmediatamente esas relaciones y denunciar al maltratador. Y tener clara una cuestión sobre el maltrato, cuando más dura este más difícil será para la víctima superar sus consecuencias.
  2. Celos. Los celos patológicos tampoco son una prueba de amor, son solo una prueba de que la persona que los padece está enferma. No se puede consentir que la pareja tenga celos porque en cualquiera de los casos es una muestra de desconfianza incompatible con una relación sana.
  1. Sentirse controlado. Si en una relación de pareja uno se siente controlado por el otro, esa es también una señal de que se trata de una relación tóxica. Si el control del otro limita la libertad y la independencia de uno de los miembros de la pareja esa relación no será igualitaria, ni libre. Existen muchas formas de control pero si alguien se siente obligado a darle a su pareja sus claves de acceso al teléfono o al email, si no se siente libre para estar con sus amigos, si siente que no puede hacer cosas que quiere porque a su pareja no le va a gustar, todo eso son señales de control tóxico.
  1. No sientes confianza en tu pareja. Cuando eres incapaz de confiar en tu pareja esa es también una señal de que la relación no es sana. Es posible que en lo que no tengas confianza es en que tu pareja sea fiel, si es así pueden ocurrir dos cosas: que, efectivamente, él o ella no lo sean, es decir que te engañen con otras personas lo que es una prueba evidente de que la relación es toxica o que tú seas celoso o celosa y eso te lleva a desconfiar de tu pareja, lo que igualmente demuestra que la relación no es sana.
  2. Te produce tristeza. El amor es una de las sensaciones más potentes que puede sentirse. Cuando uno está enamorado y forma parte de una pareja que funciona, la mayoría del tiempo se siente bien consigo mismo y feliz. Pero cuando formar parte de una pareja produce tristeza, es que algo falla en ella y puede ser que sea debido a que la relación no es sana. Esto no quiere decir que cuando uno tiene pareja deba estar siempre como unas castañuelas, no, en toda relación hay momentos más felices que otros y es normal que en una relación sana, uno se sienta algunas veces más triste por multitud de razones pero si la tristeza es la sensación habitual que uno tiene en lo que se refiere a su pareja entonces sí que es una prueba de que esa relación no funciona.
  1. No te sientes tú mismo. Hay veces que en una relación uno de los miembros de la pareja deja de ser él mismo y empieza a actuar como cree que el otro espera que actúe. Eso es una señal de que la pareja falla y ese fallo puede deberse a que la relación sea tóxica. En una pareja sana, cada uno de los miembros quiere y apoya al otro para que sea tal y como es. Cuando uno de los dos se empeña en cambiar al otro o no acepta cómo es y pretende que cambie se trata de una relación que no va a funcionar.