Seis Mitos sobre los tatuajes que debes conocer

Cuestiones a tener en cuenta. ¿Verdad o Mentira?

Foto de Macu Marrero

Se han descrito multitud de rumores y leyendas urbanas sobre los tatuajes que no tienen razón de peso ni base científica. Seguro que has oído: Un tatuaje es para toda la vida o no te hagas una resonancia magnética porque te puedes morir si llevas tatuajes.

A continuación te voy a enumerar seis rumores sobre los tatuajes que espero te sirvan de ayuda para que venzas el temor a las agujas por culpa de algunas exageraciones.

1. Los tatuajes sangran mucho

Falso y Verdadero. Un tatuaje realizado correctamente no implica ninguna pérdida de sangre significativa. Cuando el tatuador empieza a realizar las líneas es normal que salga sangre que irá limpiando para continuar inyectando tinta.

Las zonas sombreadas y más amplias sangran más, y generalmente no caen chorros de sangre como con una herida, sino que se ven gotas que quedan pegadas a la zona por la que se está trabajando. Pasados unos quince minutos después de haber finalizado el tatuaje, deja de sangrar. Aunque es normal ver que algo de mezcla de pomada o vaselina con algo de sangre cuando nos quitamos el protector plástico que tapa el tatuaje para protegerlo de agentes contaminantes.

Salvo que sufras de alguna enfermedad que tenga que ver con la coagulación de la sangre, el tatuaje sangrará lo justo.

2. Si tienes tatuajes no te puedes hacer una resonancia magnética.

Falso. Las resonancias magnéticas están desaconsejadas cuando se tiene un tatuaje reciente, pero solo por precaución. La herida podría sangrar por no estar completamente curada

Existen algunos casos aislados de personas que al ser sometidas a resonancia magnética han experimentado picor e irritación en sus tatuajes.

Pero no es lo habitual.

3. Los tatuajes se vuelven azulados y verdosos con el paso del tiempo

Falso. Eso pasaba con los tatuajes que se hacían en las cárceles o entre militares, donde utilizaban tinta china y una aguja o alfiler para inyectar. Ese efecto azulado o verdoso es inexistente, ya que las innovaciones técnicas y la calidad de las tintas han evolucionado para mejor. También las máquinas de tatuar y las agujas empleadas juegan un gran papel en el resultado de un tatuaje.

Los colores rojo y azul pierden un poco de intensidad una vez curado el tatuaje, aunque hidratándolos diariamente y atendiendo a los cuidados que requieren, ayudan a mostrarse en mejor estado. Los pigmentos que vienen en las tintas son mucho más resistentes al sol o al paso del tiempo. Y gracias a las innovaciones técnicas en la fabricación de tintas, los resultados son mucho mejores que las utilizadas hace años.

4. La tinta blanca duele mucho más que cualquier otro color

Falso. El dolor depende de la zona donde se vaya a realizar un tatuaje y no de la tinta que se ha utilizado. El error de que se piense que el color blanco duele más, es porque casi siempre se utiliza para dar brillos y toques finales, lo que hace que el tatuador tenga que pinchar por zonas que ha tocado recientemente y están sensibles.

5. Si llevas un tatuaje en la zona lumbar, no te pueden poner la epidural.

Verdadero. Si llega el momento en que tengas que traer al mundo a un bebé y llevas tatuaje en la zona lumbar, puede ser que el anestesista se niegue a pincharte en la zona porque coincide donde llevas el tatuaje.

Por otra parte, también hay anestesistas que intentan realizar la punción evitando la zona tatuada y, si no es posible, pueden recurrir a practicar un pequeño corte previo en la zona donde se inyectará la anestesia y así reducir el riesgo de arrastre (desplaza restos de tinta y otros elementos hacia el interior de la espina dorsal), lo que provocaría infecciones.

6. Un tatuaje es para toda la vida

Falso. Los avances tecnológicos han mejorado la efectividad del láser dermatológico, convirtiéndolo en algo eficaz en la eliminación de tatuajes permanentes.

Incluso los precios han cambiado notablemente. Lo que antes suponía dedicarle muchas sesiones y dinero para poder eliminarlo, ahora casi se puede hablar de que es una opción bastante asequible para poder borrar un tatuaje con el que sufres cada vez que lo miras.

De todas formas, ante cualquier duda, puedes preguntarme. No te quedes con ningún interrogante.