Se mojó mi iPhone, ¿Qué hago?

Conecta con Manuel:
Facebook | Twitter | Google+

¿Te sientes frustrado porque se te cayó tu iPhone a la piscina o al baño y ha dejado de funcionar? No te des por vencido, en About en español tenemos la solución. Puedes seguir estas instrucciones que sirven para secar el iPhone en caso de estar empapado, o simplemente mojado. Una vez que hayas seguido estos cinco pasos podrás comprobar si tu iPhone se recuperó o definitivamente murió. No lo dejes para más tarde, sigue los pasos, cruza los dedos e intenta que tu iPhone vuelva a funcionar:

01
de 05

Mantén tu iPhone apagado

iPhone-mojado.jpg

Lo más lógico, una vez que nuestro iPhone ha caído al agua, es que este se apague y deje de funcionar. En el caso de de que siga encendido asegúrate de apagadlo lo antes posible.

02
de 05

Secar con una toalla

A continuación, agarra la primera toalla, trapo, sabana o cualquier accesorio que tengas cerca y que pueda servir para secar el iPhone. Normalmente los primeros instantes (tras haberse mojado el iPhone) suelen de ser de pánico, de incertidumbre. Sin embargo, es importante reaccionar rápido e intentar secar lo antes posible el dispositivo porque cuando antes lo hagas más posibilidades habrá de que pueda funcionar.

03
de 05

Dejar el iPhone reposar en un recipiente lleno de arroz blanco

Tras asegurarte de que has secado el iPhone todo lo que has podido, el siguiente paso es encontrar un tupper o bolsa de plástico hermética, llenarla de arroz blanco e introducir el iPhone. Esto se hace para que la humedad desaparezca, por lo que es importante comprobar que el iPhone queda totalmente cubierto de arroz.

Dejalo sobre un recipiente cubierto de arroz durante al menos 48 hora, antes de comprobar si funciona o no.

04
de 05

Comprueba que todas las ranuras están totalmente secas

Una vez que has dejado reposar tu iPhone durante al menos dos días sobre un recipiente cubierto de arroz, ahora tienes que comprobar que todas las ranuras están completamente secas. Si no se ha activado ningún sensor quiere decir que tu dispositivo está bien. Para saber si algún sensor está dañado tendrás que fijarte si hay alguno de color rojo. Si no lo hay, ¡enhorabuena!.

05
de 05

Encerder el iPhone

¡Ya has completado todos los pasos! Ahora tan solo te queda cruzar los dedos e intentar encender el iPhone. En el caso de que se encienda, quiere decir que te has salvado de milagro y que tu iPhone se mantiene con vida. Eso sí, seguro que con el susto que te has llevado pondrás más atención la próxima vez.

Si por el contrario, tu iPhone no responde a tu llamada, es decir no se enciende, tan solo cabe comprar uno nuevo e intentar ser un poco más cuidadoso la próxima vez.

En definitiva, como consejo intenta mantenerlo siempre alejado de los lugares con agua, como la playa o la piscina, porque como dice el refrán, quien juega con fuego se termina quemando. Así que lo mejor es no jugar con fuego (en este caso no situarlo cerca del agua) y estar a salvo siempre.

Si tienes cualquier otra avería diferente con tu iPhone puedes acudir a nuestra sección de "problemas frecuentes con el iPhone" para intentar arreglarlo.

Conéctate en Twitter: abouteliphone