Salvador Hernáez

Periodista científico y editor de publicaciones de viajes ha dirigido varias revistas y escrito cientos de artículos en prensa, radio e internet. Entre sus temas favoritos destacan los fenómenos celestes y su relación con los mitos de todos los tiempos.

Experiencia

Especializado en medioambiente, consumo, ciencia y tecnología desde 1979, ha escrito artículos de divulgación científica en prácticamente todas las revistas del sector en España y sus ediciones internacionales (El País, Quo, Muy Interesante, Natura, Omni, Conocer, Año Cero, Ajoblanco, Primera Línea, etc.). Ha recibido sendos premios periodísticos españoles por artículos sobre divulgación científica (Casa de las Ciencias) y consumo (Fundación Danone).

En radio ha dirigido numerosos programas de ciencia desde 1980: Espejismos de la ciencia, Fronteras de la ciencia, Gonosiana3, El crucero de las estrellas,…

En Internet ha sido redactor jefe en suite101.net, donde aún pueden leerse numerosos artículos. Ha creado y mantiene distintos sites y blogs: Turismo Humano, La Turisteca, Cultural Rutas y Finde Feliz, entre otros. Pero disfruta sobre todo con Gonosiana, su blog de ciencia fantástica.

Educación

Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid (España), cursó también estudios de Filología Hispánica y Sociología en la misma universidad. Ha actuado de emisor y receptor en distintos cursos de periodismo, pero paradójicamente ahora sabe incluso menos que cuando empezó.

Salvador Hernáez

Las ideas que más me han gratificado intelectualmente encuentran su origen sobre mi cabeza, literalmente. Sólo tengo que levantar la vista y saciarme de estrellas y de cielo (algo realmente costoso en mis épocas de vida urbana) para disfrutar como un chiquillo en esa cósmica contemplación. A lo largo de mis años de experiencia como periodista científico he tratado de transmitir ese magnetismo casi epifánico a mis lectores de la manera más sencilla y cordial posible, ya que para nuestra desgracia social las ideas científicas aún encuentran un gran rechazo por parte de la población.

He tenido ocasión de conocer y entrevistar numerosos científicos, incluso varios premios Nobel, y siempre me ha llamado la atención la diversidad de campos culturales en los que están interesados. Muchas de esas lumbreras en matemáticas, en física o en genética interpretan música, otros pintan o escriben francamente bien y casi todos son versados en literatura e historia. Creo que cualquiera de ellos recitaría sin vacilar la escena primera del acto III de Hamlet.

También conozco un buen número de escritores y poetas, pero muy pocos serían capaces de esbozar siquiera la segunda ley de la Termodinámica, de similar complejidad e importancia para nuestra civilización que las obras de Shakespeare. Iría aún más lejos: ese concepto físico ha influido más en la humanidad que cualquier obra de literatura jamás escrita. El literato posiblemente se encuentre rodeado de tecnología en la que necesariamente ha tenido que aplicarse el principio termodinámico.

Como dijo el biólogo Richard Dawkins "demasiados poetas, durante demasiado tiempo, han ignorado la mina de oro de inspiración que ofrece la ciencia".

¿Cuántas bellas palabras podrían escribirse a partir de la idea del premio Nobel Svante Arrhenius de que la vida en el universo se traslada a lomos de los cometas, como si de un esperma cósmico se tratara buscando un óvulo planetario al que fecundar?; ¿o de la posibilidad de que existan partículas, los taquiones, con la capacidad de viajar hacia atrás en el tiempo?; ¿o que el universo que conocemos posea al menos 6 dimensiones más además de las cuatro que conocemos?; ¿o que a cada momento el universo se ramifique en otro universo paralelo, según la teoría de los mundos múltiples?

Espero que podáis disfrutar conmigo de estas ideas y de todos los descubrimientos que en estos momentos nos está ofreciendo la ciencia y la ingeniería que explora nuestro universo. Facebook, Twitter, G+ y Linkedin

Read more from Salvador Hernáez