Saca rendimiento de su aburrimiento

Consejos para que aprendan a utilizar bien su tiempo

Aburrimiento
El aburrimiento del que tanto se quejan los adolescentes puede ser una fuente de creatividad. Thomas Grass/Getty Images

Una de las frases más frecuentes que se escuchan a los adolescentes es "me aburro". Sean de donde sean, estén donde estén, muchos adolescentes se aburren una buena parte de su tiempo. Los padres de estos chicos y chicas se preguntan cómo es posible que ocurra eso con la cantidad de recursos que tienen a su disposición para pasar el tiempo libre. Y mientras ellos corren todo el día para poder cumplir con todas sus obligaciones ven como sus hijos se quejan de aburrimiento.

En la inmensa mayoría de los casos ese aburrimiento es solo producto de que los chicos y las chicas no tienen todavía la capacidad de organizar su tiempo pero en otros, sobre todo si el aburrimiento es permanente puede ocultar algunos problemas.

Tanto en un caso como en otro es bueno que los padres sepan cómo enfrentarse al aburrimiento de sus hijos, qué les dice éste sobre ellos y cómo pueden utilizarlo en beneficio de los chicos.

 

Causas del aburrimiento

  • Baja autoestima. Algunas veces la constante queja por estar aburridos esconce una baja autoestima en los adolescentes. Chicos y chicas que no se valoran a sí mismos o que no reconocen sus propias virtudes y aptitudes no son capaces de aprovechar su tiempo o de estar solos. Hay veces que cuando se quejan de aburrimiento lo que ocurre en realidad es que los adolescentes no saben estar en soledad. No se encuentran cómodos con ellos mismos porque no saben apreciarse.
  • Falta de interés en el aprendizaje. Los adolescentes que están interesados en aprender rara vez se aburren porque siempre encuentran opciones para emplear su tiempo en actividades productivas.
  • Falta de recursos para organizar su tiempo libre. En general en este caso están aquellos jóvenes que no son capaces de organizar su tiempo. No tienen capacidad para el orden y la disciplina.
  • Personalidad superficial basada en el consumismo. En algunos casos, los adolescentes solo dejan de aburrirse cuando están consumiendo, y generalmente suele tratarse en estos casos de chicos y chicas inmaduros.

 

Ventajas del aburrimiento

Aburrirse tiene ventajas para uno mismo y aunque es difícil conseguir que los adolescentes entiendan esto, no se pierde nada por intentarlo:

 

  1. Estimula la creatividad. Algunas dosis de aburrimiento consiguen que ciertos chicos y chicas se sientan espoleados a hacer cosas, y en ocasiones a hacer cosas realmente creativas. Hay un gran número de escritores que comenzaron a escribir porque tuvieron que guardar cama a causa de alguna enfermedad, el aburrimiento ligado a esos periodos de reposo fue muy productivo para ellos y para la sociedad.
  2. Permite conocerse mejor a uno mismo. El aburrimiento que nace muchas veces de la dificultad para estar solo con uno mismo puede llevar a resolver esa dificultad. Cuando uno se aburre puede pensar en sí mismo, puede analizar lo que es y lo que quiere y el mundo que le rodea. Y esas reflexiones son importantes para el crecimiento personal.

 

Cómo combatir el aburrimiento

A pesar de sus ventajas, podemos enseñar muchas cosas a los adolescentes para combatir el aburrimiento

  • Actividades deportivas. Practicar deportes con regularidad es muy positivo para chicas y chicos.
  • Trabajo voluntario. Una buena forma de no aburrirse es dedicar parte del tiempo libre a trabajos voluntarios para la comunidad. Existen decenas de posibilidades y es seguro que alguna será del agrado de nuestros adolescentes.
  • Colaborar en casa. Casi siempre es difícil que los adolescentes colaboren en las tareas de la casa, incluso es complicado conseguir que ordenen su habitación. Pero si en la casa tenemos un adolescente que pasa muchas horas aburrido podemos establecer con él una serie de tareas para el beneficio de toda la familia.
  • Ocio creativo. Los adolescentes tienen una sensación del tiempo muy diferente de la que tenemos los adultos. Para ellos parece que todo es eterno. Va a ser difícil convencerlos de que no es así pero podemos inducirlos a dedicar su tiempo libre, ese en el que se aburren, a actividades creativas que les ayuden no solo a ocupar parte de sus horas sino también a crecer como personas.