¿Sabes lo que hace tu hijo adolescente?

Aprende cuáles son las señales que indican que algo va mal

teens.jpg
Joe Mabel

Algo que muchos padres de adolescentes piensan es que darían lo que fuera por tener una guía que les indicara cómo entender a sus hijos. La llegada de la pubertad provoca tantos cambios en los hijos que de pronto se vuelven extraños.

Lo primero que tienen que pensar esos padres es que lo mismo que piensan ellos, lo piensan muchos otros. Y lo segundo es que la adolescencia se pasa, es solo un periodo y en la inmensa mayoría de los casos, tanto padres como hijos pasan indemnes por ella y cuando acaban las relaciones vuelven a ser normales, más cercanas, más cariñosas y además no son ya entre un adulto y un niño sino entre dos adultos.

Pero la cuestión es que hay que pasar esos años de la mejor manera posible. Para todos aquellos padres que sienten que sus hijos son unos extraños, aquí van algunos consejos dedicados a saber en qué emplean el tiempo los hijos, una cuestión que es un misterio para la mayoría de los progenitores de adolescentes.

Nunca tiene tiempo de nada, ¿por qué?

Los padres y madres de adolescentes escuchan de boca de sus hijos con demasiada frecuencia: “no puedo hacer eso porque no tengo tiempo” referido a cualquier petición que los padres hacen a los chicos o chicas. Y esos padres suelen quedarse desconcertados porque no saben en qué emplean el tiempo sus hijos para que nunca puedan ocuparse de lo que les encargan.

Si tu caso es este, repasa cuidadosamente las actividades de tu hijo o hija. Va a la escuela, hace la tarea, muchos de ellos tienen además actividades extra escolares como deportes, música o arte.

También pasan tiempo con sus amigos. Si ves que quedan huecos que no sabes a qué están dedicados, debes hablar con tu hijo o hija para saber a qué se dedica en ese tiempo. Lo más probable es que no sea a nada concreto: chatear, mandar mensajes con el móvil, escuchar música… Pero debes verlo con él y debes charlar amistosamente para que entienda que respetas su tiempo libre pero como forma parte de una familia, es necesario que colabore con un poco de su tiempo y debe conseguir obtener ese tiempo.

Dónde está

Otra cuestión que preocupa a los padres y madres de adolescentes es dónde van sus hijos. Muchos de ellos no saben la mayoría de las veces dónde se encuentran sus adolescentes. Si es tu caso debes hablar con él o ella, debes explicarle que es una cuestión de seguridad, que lo haces solo para estar más tranquilo y que no pretendes interferir en su vida y en su tiempo de ocio pero que tú como padre o madre tienes derecho a cierta tranquilidad. Incluso debes explicarle que hay lugares a los que prefieres que no acuda, zonas de tu ciudad que sean peligrosas, etc… Los celulares son ideales para solucionar este problema porque permiten la comunicación inmediata estén dónde estén. Pero recuerda que es muy importante que tu hijo o hija adolescente no sienta que le tratas como a un niño pequeño o que actúas con sobreprotección.

Con quién está

También hay muchos padres y madres de adolescentes que no conocen a los amigos de sus hijos o que con frecuencia no saben con quién están. No es una buena noticia. Es muy importante, sobre todo en las primeras etapas de la adolescencia o si nuestro adolescente ha tenido algún problema de comportamiento, que conozcamos a sus amigos y que los conozcamos bien.

Y que sepamos siempre si cambia de amistades porque esos cambios pueden estar señalando algún problema.

Cuándo preocuparse

Muchos padres y madres no saben muchas veces dónde están sus hijos adolescentes, o no saben con quién están o desconocen lo que están haciendo. Es normal que esto ocurra en ocasiones pero no es normal que sea con frecuencia. Si es así, lo mejor que puedes hacer es hacer algo para cambiar eso. Aunque tu adolescente proteste, procura siempre que no lo sienta como una invasión y para conseguirlo deberás mantener ese difícil equilibrio entre preocupación y sobreprotección sin llegar nunca a esta. Pero habla con tu hijo o hija y hazle ver que quieres estar informado de eso, no con una disciplina militar sino como un padre o madre responsable que quiere a su hijo o hija y que además tiene el deber de protegerlo.