Ropa de bebé: las 10 prendas que necesita tu recién nacido

A todas nos pasa igual: en cuanto descubrimos el sexo del bebé salimos en busca de toda la ropa de bebé en tonos rosa o azul -¡y si no somos nosotras, lo hacen las abuelas y tías!-. Pero sus primeras semanas de vida no son el momento para que tu recién nacido se convierta en ícono de la moda. Y con todos los gastos que implica tener un bebé, un ahorro en este departamento no está de más.

El clóset de tu recién nacido requiere pocos –pero muy necesarios– artículos. Nuestra lista detallada de la ropa que requiere te ayuda a comprar los productos esenciales para tu recién nacido. Las cantidades recomendadas son suficientes para una semana, previendo accidentes del pañal y que tu bebé se ensucie.

En cuanto a la talla, si tu bebé es tamaño promedio (de seis a nueve libras y alrededor de 20 pulgadas), la ropa de talla recién nacido le quedará a la perfección durante las primeras semanas, aunque pronto crecerá. Si quieres sacar mayor provecho a tus compras, busca talla 0-3 meses; le quedará holgada por unas semanas nada más y podrá usarla por un par de meses.

01
de 09

12 camisetas con broches (conocidas como enterizos)

© Adriana Ovares

Hechos en su mayoría de algodón suave, los enterizos o onesies son parte indispensable del clóset de tu recién nacido. Los broches en la parte inferior los mantienen en su lugar, de modo que las faldas no se salen del pantalón y no se le arrolla la camiseta. La parte inferior se amolda a las piernas, permitiendo que tu bebé se mueva con libertad. Y el cuello amplio y ajustable te permite vestir a tu pequeño de abajo hacia arriba (¡sí! en lugar de ponerle el enterizo metiendo la cabeza primero, puedes meter las piernas del bebé por la parte del cuello del onesie y subirlo hasta su posición -este es uno de los grandes secretos que sólo las madres experimentadas conocen-). 

También son muy versátiles: puedes utilizarlos como atuendo completo en climas calientes (¡no hay nada más adorable que las piernas de un bebé!), o como capa interior de otros trajes. Esto cumple la doble función de abrigar a tu bebé en climas fríos y proteger su ropa en caso de fugas del pañal.

Puedes conseguir enterizos con mangas cortas o largas, dependiendo del clima. También los hay sencillos o con mensajes y decoraciones graciosas.

02
de 09

Pantalones

Cantidad recomendada: 10

Igual que las camisetas, los pantalones deben ser de algodón suave para que tu bebé pueda moverse con facilidad y no le irrite la piel. La mayoría de los pantalones deben ser largos, pero si vives en un clima cálido puedes también considerar los cortos.

Para evitar que las medias se caigan, los pantalones largos con piecito incorporado son mejores.

03
de 09

Pijamas

© Hildara Araya

Cantidad recomendada: 10

El material de la ropa de dormir del bebé depende del clima en el que vivas. Las hay desde algodón delgado, hasta paño, franela y lana.

Las pijamas con piecito incorporado permiten que tu bebé esté protegido aún si se mueve y descobija mientras duerme. Para facilitar los cambios de pañal en la noche, busca pijamas con aperturas de broches en la parte inferior y en ambas piernas.

04
de 09

Gorros para proteger la cabeza

© Hildara Araya

Cantidad recomendada: 3

Debido a que su cabeza es aún grande en proporción con su cuerpo, un recién nacido pierde más calor a través de ella.

En los primeros días, es importante evitar que tu bebé sienta frío, por lo que proteger la cabeza con un gorro es esencial. Eso sí, asegúrate de que el gorro no le vaya a tapar la cara.

05
de 09

Guantes para recién nacido

© Catalina Araya

Cantidad recomendada: 2 pares

Tu bebé necesita guantes para mantener sus manos calientes después del nacimiento. Los guantes también lo protegen de sus uñas, que suelen ser bastante largas y pueden causar rasguños.

Los guantes para recién nacido deben estar bien sujetos en las muñecas de tu bebé, sin apretarlos demasiado. Lo ideal es que no sean bordados, para que no se desprendan fibras si tu bebé se los lleva a la boca.

06
de 09

Medias

© Catalina Araya

Cantidad recomendada: 10

Pasar de la protección de tu vientre a cuartos con aire acondicionado es un cambio drástico para tu bebé, sobre todo en cuanto a la temperatura en la que se maneja.

Sus pies se pueden mantener calientes con medias que le queden ajustadas para que no se caigan, pero que no le tallen demasiado.

Los zapatos son uno de los 10 productos que tu bebé no necesita.

07
de 09

Sábanas para la cuna

Cantidad recomendada: 3

Por más que te esmeres en cambiar el pañal de tu recién nacido cada tres horas, los accidentes pasan, usualmente cuando tu bebé está dormido en su cuna. Tres sábanas te permiten utilizar una limpia cada vez que esto suceda, ¡aún si pasa dos veces en una noche!

08
de 09

Toallas de baño

© Catalina Araya

Cantidad recomendada: 3

Las toallas de bebé son más suaves que las de los adultos, para no irritar su piel. Algunas tienen también un gorro que te permite colocar la toalla sobre el bebé y alzarlo sin que esta caiga.

Asegúrate también de comprar 10 toallitas o pañitos para bebé. Estos son súper útiles a la hora del baño, para limpiar al bebé después de comer o si saliva en exceso.

09
de 09

Cobijas de diferente grosor

Cantidad recomendada: 5

Busca dos cobijas gruesas para dormir y salir de casa cuando hace más frío. Necesitas también tres cobijas livianas.

Toma en cuenta el clima en el que te encuentras al abrigar a tu bebé. Recuerda que es importante que lo mantengas cómodo, pero si tu bebé suda, es señal de que puedes alivianar la protección. El exceso de calor también es peligroso para tu pequeño.

Al acostarlo a dormir, no le pongas una cobija encima porque tu bebé puede taparse la cara y tener dificultad para respirar. Más bien, la frazada debe ir debajo de tu bebé y puedes envolverlo con ella (te puede interesar: Cómo prevenir la muerte súbita infantil).