Rito del matrimonio en la iglesia Católica.

Elemento esencial de la ceremonia de matrimonio católica

Rito de matrimonio en la ceremonia dematrimonio catolica.
El rito del matrimonio es el corazón de la ceremonia de matrimonio en la iglesia católia. Foto: Blend Images/Sollina Images; Getty Images

La ceremonia de matrimonio celebrada por la iglesia católica puede ofrecerse en al menos tres formatos diferentes. Las diferencias entre sí son básicamente: ceremonia de matrimonio con misa , ceremonia sin misa, y la ceremonia para matrimonios mixtos. En todos los formatos, sin que haga diferencia si el matrimonio será sacramental o no, se incluye la celebración del rito del matrimonio.

El rito del matrimonio en la iglesia católica es universal y se celebra alrededor del mundo con la misma intención y forma.

Siempre se compone de tres elementos principales:

  • Monición y escrutinio (declaración de la intención de los novios): Donde el sacerdote pide a los novios que declaren sus intenciones con respecto a si comparecen por voluntad propia y en plena libertad de elección, si serán fieles el uno al otro, y si aceptarán tener hijos y educarlos de acuerdo a los cánones de la iglesia católica.
  • Consentimiento y confirmación del consentimiento (intercambio de votos): Donde el sacerdote invita a la pareja a declarar su consentimiento a este matrimonio. La pareja da su consentimiento declarando sus votos matrimoniales.
  • Bendición y entrega de los anillos: Donde el sacerdote bendice los anillos matrimoniales . El novio coloca el anillo de la novia en el dedo anular de ella, la novia coloca el anillo del novio en el dedo anular de él de esta manera haciendo patente su unión ante la congregación.

A continuación encuentra la totalidad del rito del matrimonio como puedes esperar recibirlo en la iglesia católica, tal vez con algunos cambios menores (particularmente en cuanto las palabras elegidas por el sacerdote al dirigirse a la pareja).

Rito del matrimonio católico

Los novios y toda la congregación se ponen de pie, y el sacerdote se dirige a ellos de la siguiente manera (o similar):

Queridos novios: el día de hoy han venido a la casa de Dios para que el Señor consagre su amor, en presencia del ministro de la Iglesia y ante la comunidad cristiana.

Ustedes ya han sido consagrados por el bautismo. Ahora, Cristo, al bendecir el amor que ustedes se profesan, les enriquecerá y fortalecerá, por medio del este sacramento, para que puedan ser mutuamente fieles y asumir las responsabilidades propias de la vida matrimonial. A fin de que la sinceridad de vuestro propósito quede de manifiesto delante de toda la Iglesia, les interrogare en su nombre.

Monición y escrutinio

El sacerdote procede a interrogar a la pareja sobre su libertad de elección, voluntad de contraer matrimonio el uno con el otro, su deseo de preservarse fieles el uno al otro, y la aceptación de procrear hijos y educarlos según lo prevé la iglesia católica.

El sacerdote pregunta: Novio y novia, comparecen el día de hoy en plena libertad, por voluntad propia, y sin reservas, para contraer matrimonio el uno con el otro?

Los novios responden: Sí, lo hacemos.

El sacerdote pregunta: ¿Se comprometen a amarse y respetarse, como esposos fieles durante toda su vida?

>i>Los novios responden: Sí, nos comprometemos.

El sacerdote pregunta: ¿Se comprometen también a colaborar en la obra creadora de Dios, asumiendo su responsabilidad en la comunicación de la vida y en la educación de los hijos de acuerdo con la ley de Cristo y de la Iglesia?

Los novios responden: Si, nos comprometemos.

La última pregunta podría omitirse si la pareja es avanzada en edad.

Consentimiento

El sacerdote continúa: Entonces manifiesten su decisión de contraer matrimonio el uno con el otro tomándose de la mano derecha, y expresando ante Dios y su Iglesia su consentimiento matrimonial.

El sacerdote procede a preguntarle primero al novio: ¿NOVIO, quieres recibir por esposa a NOVIA?
¿Prometes serle fiel, tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándola y respetándola durante toda su vida?

El novio responde: Sí, quiero.

Acto seguido el sacerdote pregunta a la novia: ¿NOVIA, quieres recibir por esposo a NOVIO?
¿Prometes serle fiel, tanto en la prosperidad como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, amándole y respetándole durante toda su vida?

La novia responde: Sí, quiero.

El sacerdote prosigue: El señor confirme y fortalezca el consentimiento que han manifestado delante la iglesia, les colme de bendiciones, y realice en ustedes lo que su bendición promete: Que el hombre no separe lo que Dios ha unido.

Los novios responden: Amen.

Bendición e intercambio de anillos

El sacerdote bendice los anillos:Bendice, Señor, y santifica el amor de estos tus hijos. Bendice estos anillos que bendecimos en tu nombre y otorga a los cónyuges que los usarán una fe profunda el uno en el otro. Permite que estos anillos sean signo de la fidelidad que se deben, y sirvan para recordarles el amor que los une. Por Jesucristo nuestro señor.

Los novios responden: Amen.

El sacerdote se dirige al novio: NOVIO, entrega este anillo a tu esposa NOVIA, y recuerda que es signo de tu amor y fidelidad.

El sacerdote se dirige a la novia: Novia entrega esta alianza a tu esposo Novio y recuerda que es signo de tu amor y fidelidad.

Fin del rito del matrimonio.

Inclusión de tradiciones locales.

El rito del matrimonio en sí, sólo requiere que se completen los tres apartados anteriores… dependiendo del país donde se celebre el matrimonio es común introducir algunas tradiciones de matrimonio conforme la iglesia lo permita. Por ejemplo en México se incluyen tradiciones como los lazos , en Puerto Rico las arras , en Filipinas la tradición del velo entre otras.

Continuación de la ceremonia

Si la ceremonia de matrimonio se celebra con misa el sacerdote continuará la misa con la plegaria universal y demás ritos de la misa y de la celebración del matrimonio. Si es una ceremonia sin misa el sacerdote prosigue directamente con la plegaria universal, la bendición nupcial, la oración del padre nuestro, la eucaristía (en caso de celebrarse) y la bendición final.

Platica con tu párroco y personaliza tu ceremonia de matrimonio

Recuerda que una ceremonia de matrimonio católica con misa, o sin ella, puede personalizarse casi en todo sentido incluyendo lecturas, salmo, y hasta el evangelio además de los apartados correspondientes al matrimonio (para los cuales también hay varias opciones).

Aunque una ceremonia de matrimonio sin misa es esencialmente el rito del matrimonio más la bendición nupcial, también puede ser personalizada incluyendo la inclusión de plegarias personales a la plegaria universal y la elección (de entre tres opciones) de la bendición nupcial . Así que acude a tu parroquia más cercana en compañía de tu pareja y juntos platiquen con el párroco para planear una ceremonia súper especial y memorable.

Fuentes: