Riesgos y beneficios de la anestesia epidural o peridural

anestesia epidural
La anestesia epidural surte efecto de la cintura hacia abajo. Más del 50% de las mujeres la utilizan para aliviar los dolores de la labor de parto. ©Getty Images/BSIP UIG

La epidural es un medicamento bastante seguro durante el parto, pero no está exento de riesgos. Toma en cuenta estos puntos a favor y en contra a la hora de decidir si vas a solicitar la anestesia peridural en tu parto (¡y también cuando cambies de opinión!):

Posibles riesgos

  • Dificultad para pujar. La anestesia peridural elimina el dolor causado por las contracciones, por lo que te es más difícil saber cuándo debes pujar y darte cuenta de cuánta fuerza (o falta de ella) estás usando para pujar.
  • Prolongación de la labor de parto. Si el efecto de la epidural alcanza al bebé y lo adormece, tu pequeño puede dejar de "contribuir" a su nacimiento. De ser así, podría no adoptar la posición adecuada o dejar de empujarse hacia el canal del parto. En algunos casos, pueden requerirse un nacimiento con fórceps o cesárea para extraer al pequeño.
  • Disminución de tu presión arterial. Tu médico suele colocarte una vía intravenosa donde puede administrar medicamentos de forma directa en caso de que tu presión arterial caiga a niveles peligrosos.
  • En el pasado se creía que el uso de anestesia peridural, en especial en la etapa temprana de la labor de parto, aumentaba el riesgo de una cesárea de emergencia. Sin embargo, en su más reciente opinión, el Colegio Americano de Obstetrs y Ginecólogos descalifica este riesgo e indica que la epidural puede administrarse en cualquier momento que la madre lo solicite.
  • Dificultad para orinar. Con todos tus músculos de la cintura hasta los pies bajo el efecto de la epidural, te es difícil controlar cualquier actividad que los requiera, incluyendo orinar. Los médicos pueden colocarte una sonda en la vía urinaria para desviar los fluídos.
  • Podrías sufrir dolores de cabeza intensos si el líquido en tu espina dorsal se derrama (que sucede en 1% de los casos).
  • Daño a los nervios. Aunque poco común, es posible que al aplicar la epidural se dañe algún nervio. Según la Asociación de Anestesiólogos Obstetras de Inglaterra, el riesgo es uno en cada 1.000 casos para daño temporal, y uno en cada 13.000 para daño permanente. En casos extremos (una de cada 250.000 mujeres) podrías sufrir lesiones severas, incluyendo parálisis.
  • Si el ritmo de tu labor de parto desciende demasiado, puedes requerir el uso de más medicamentos para acelerarlo.
  • Algunas mujeres reportan sentir solamente alivio parcial del dolor. Esto puede darse por un error al colocar el catéter o por resistencia al medicamento. También puede suceder si tienes dolor en la parte frontal del útero y en la espalda, en algunos casos puedes aliviar uno pero no el otro.
  • Puedes sentir náuseas y mareos.
  • Tus piernas también están bajo el efecto de la epidural, por lo que no podrás caminar hasta que pase su efecto. Esto puede prevenirse utilizando cantidades menores del medicamento, una práctica que se realiza en algunos centros hospitalarios (pregunta en el tuyo).
  • En algunos casos, el uso de la epidural está contraindicado, como cuando tomas anticoagulantes, si tienes niveles bajos de plaquetas, deformaciones en la espalda que dificulten su aplicación o el médico lo considera riesgoso para tu salud.

    Ventajas

    • ¡Te quita el dolor! Si estás haciendo la lista de pros y contras de la epidural, dale diez puntos a esta ventaja. Sin dolor puedes disfrutar más el proceso del nacimiento de tu bebé, y eso no tiene precio.
    • La epidural es la forma más efectiva y menos riesgosa de aliviar el dolor de parto, y te permite mantenerte despierta y conciente a lo largo de todo el proceso.
    • Si requirieras una cesárea de emergencia, ya tienes la anestesia y no hace falta esperar a que surta efecto. Además, de ser necesario, el médico puede administrar medicamentos adicionales por medio del catéter colocado en tu espalda.
    • Tienes monitoreo continuo. Si te aplican la epidural tu equipo médico te monitorea con más ahínco, en especial el ritmo cardíaco de tu bebé y tu presión sanguínea.
    • La epidural te ayuda a mantener la calma y controlar mejor tu respiración, por lo que tu bebé también tiene mejor oxigenación.

      También te puede interesar:

      • 10 Trucos para combatir el dolor en el parto
      • Manejo del dolor en el parto: ejercicios con pelota de parto
      • Técnicas de respiración para manejar dolores de parto
      • Cómo mantener el control durante el trabajo de parto
      • Ejercicios de relajación y meditación para el trabajo de parto

      Fuentes:
      American College of Obstetricians and Gynecologists. Committee Opinion: Pain Relief During Labor. Accedida 11 de febrero del 2013.
      American Pregnancy Association. Epidural Anesthesia. Accedida 21 de enero del 2013.
      MedlinePlus. Anestesia raquídea y epidural. Accedida 21 de enero del 2012.
      U.S. National Library of Medicine. Pregnancy and Birth: Epidurals and Painkillers for Labor Pain Relief. Accedida 16 de febrero del 2016.