Riesgos de los tatuajes con henna negra

Katie-Tegtmeyer.png
Foto copyright Flickr (Katie Tegtmeyer)

Los tatuajes temporales resultan atractivos para aquellas personas que aún no han terminado de decidirse por uno permanente. El miedo a pensar que un tatuaje puede dolor muchísimo o que quede en la piel para siempre y luego te arrepientas, son casi siempre los principales motivos para optar por un tatuaje temporal.

Está claro que un tatuaje temporal es fácil de aplicar, es más barato, aparentemente inofensivo en cuestión de cuidados y riesgos, y que con el tiempo desaparecen.

La henna es el producto más utilizado para este tipo de tatuajes temporales.​​​​

Te preguntarás si algo tan natural como la henna puede conllevar riesgos, y la respuesta es sí. Por lo que antes de realizarte un tatuaje temporal deberías tener en cuenta ciertas cosas.

La henna natural

La henna es un pigmento natural obtenido de la planta Lawsonia inermis que deja la piel teñida de un color marrón rojizo y que se elimina al cabo de dos o tres semanas con el lavado sucesivo. La henna natural se utiliza desde hace siglos de manera habitual en países musulmanes e hindúes con fines cosméticos. Muy rara vez ha ocasionado reacciones adversas.

La henna negra

En Occidente la henna se adultera con diversos aditivos con el fin de evitar su deterioro y, sobre todo, de oscurecer el pigmento para darle un aspecto más negro. La henna negra es un producto ilegal y clandestino. No lo encontrarás en tiendas de cosmética, herbolarios ni en farmacias u otros establecimientos, porque su uso no está autorizado.

El proceso de elaboración no está claro, y se desconoce la composición exacta de cada preparado particular, con lo cual se infringen las normas relativas a cosméticos. Todo esto da lugar a un descontrol sanitario donde no sabemos exactamente (porque no lo especifican) si la henna utilizada contiene sustancias prohibidas.

¿Qué productos químicos puede contener la henna negra?

Entre algunos puedo nombrarte las sales de circonio o dosis de otras sustancias elevadas que conllevan riesgos alérgicos. Pero te hablaré de la parafenilendiamina. Esta sustancia se encuentra como ingrediente en el 99% de los tintes permanentes y semipermanentes para el pelo, y forma parte también de las gomas negras, las tintas de imprenta, los fluidos de corte utilizados en la industria metalúrgica, así como de otros útiles de uso doméstico como betunes o pinturas. Qué mal suena todo esto, ¿verdad?

Complicaciones

Las complicaciones con este tipo de tatuajes son muy frecuentes. El riesgo de que pueda contagiarse una hepatitis C u otras enfermedades relacionadas como cuando se pincha la piel es casi inexistente, pero no se descarta el poder sucumbir a una infección superficial por grampositivos (piodermitis). Se puede desarrollar una reacción alérgica en la piel que consiste en sensibilizaciones alérgicas donde se realizó el tatuaje.

¿Cómo son las reacciones alérgicas?

Se produce una inflamación cutánea en la zona donde se ha realizado el tatuaje. Puede ocurrir tras la aplicación del producto, o después de algunas semanas. Generalmente será una erupción, que puede ser de carácter moderado o severo.

Hay veces que el aspecto de la infección es eccematosa (aparición de bultitos, ronchas, piel escamosa y ampollas). También pueden aparecer manchas oscuras o, si el problema se agudiza, dar resultado a cicatrizaciones queloides. Las queloides son antiestécticas, ya que la piel se queda abultada de forma exagerada, como si hubiera sido el resultado recibido de algún corte, quemadura, varicela o una vacuna mal curada. Estos bultos llegan a resultar desagradables y traumáticos para las personas que lo padecen.

¿Se cura pronto una reacción alérgica a la henna?

Puede variar en algunos casos, ya que el cuerpo de cada individuo es un mundo. Generalmente el problema pasa en cuestión de algunas semanas; siempre que se trate con un tratamiento antiinflamatoria a base de corticoides en forma de crema. Tienes que tener en cuenta que en la piel quedan esos residuos que te han sentado mal, y hasta que tu organismo no los expulse, el problema no se resuelve.

Luego, en el peor de los casos, las sensibilizaciones que son el resultado a una reacción alérgica. Te aconsejo que no repitas un tatuaje con henna negra si has pasado por ese mal trago.

El consejo que te doy es que elijas tatuajes de henna natural, ya que no conlleva riesgos. Si optas por la henna negra debes realizarte una prueba en la piel. Es casi como lo que se hace cuando nos aplicamos un tinte capilar por primera vez. En una zona de la piel dejamos que el producto reaccione durante 24 horas, y si ves que no hay ninguna reacción no deben surgir problemas. Aunque debes tener en cuenta que hay casos en el que la alergia se presenta más tarde, a modo de alergias secundarias o cruzadas; sobre todo en la zona de las manos que es el lugar que se elige habitualmente. Ahí sí puede aparecer un eccema crónico muy molesto. Y lo más importante, ante cualquier duda o síntoma acude a un dermatólogo rápidamente.