Resumen y comentarios de Delirio, de Laura Restrepo

Premio Alfaguara de novela 2004

Delirio, de Laura Restrepo
Punto de Lectura

El jurado que otorgó el Premio Alfaguara de novela 2004 a , de la escritora colombiana Laura Restrepo, la calificó como “una obra completa... Un caleidoscopio de la sociedad moderna, centrado en la realidad compleja y exasperada de Colombia". Si a ello sumamos su calidad literaria y la destreza narrativa de la autora, nos encontramos con un relato que vale la pena leer. A continuación presentamos un breve resumen y comentarios.

Sinopsis de Delirio, de Laura Restrepo

La narración comienza cuando uno de los protagonistas, Aguilar, regresa de un viaje de negocios y se encuentra con que su esposa Agustina no está en casa. Recibe la llamada de un hombre, quien le informa que ella se encuentra en la habitación de un hotel. Cuando Aguilar va a buscarla, halla a una Agustina que ha perdido la razón.

Este es el punto de partida desde donde se narran 4 historias diferentes pero vinculadas entre sí:

  • La relación sentimental de Agustín, un profesional militante de izquierda y Agustina, varios años menor y que proviene de una familia aristocrática, los Londoño.

  • La vida de Midas MacAlister, un hombre de origen humilde que se hace rico a costa de relacionar a sus amigos de la alta sociedad (entre los que está Joaquín, hermano mayor de Agustina) con el capo de la droga Pablo Escobar, con los peligros que esto conlleva.

  • Las vicisitudes de la familia de Agustina, que incluyen el aprecio especial que siente esta por su hermano menor Bichi, maltratado física y psicológicamente por su padre debido a las tendencias homosexuales de aquel.

  • La vida del abuelo materno de Agustina, Portulinus, un músico alemán que emigró a Colombia y cuya locura parece haber contagiado o influido en el resto de la familia.

En un intento desesperado por conseguir que Agustina recobre la razón, Aguilar comienza una investigación personal que va mostrando los detalles de estas historias paralelas.

Así, se desvelan las miserias y corruptelas de la vida de MacAlister y sus amigos (que incluyen el asesinato de una joven) y cómo la relación de este con Pablo Escobar lo lleva a un punto de no retorno. Por cierto, allí está la clave del porqué estaba Agustina en el hotel y había perdido la razón.

También se muestran los detalles de la vida no tan correcta del padre de Agustina, y cómo su madre se empeña en aceptar humillaciones para mantener las apariencias, por ejemplo. Asimismo, se revelan las dotes adivinatorias de Agustina, lo que aporta a la novela un toque de realismo mágico. Contar más detalles sería arruinar la posibilidad de que el lector disfrute de esta obra.

El trasfondo de Delirio, de Laura Restrepo

Además de recalcar la fuerza del amor para resolver los problemas más complejos del ser humano, la escritora busca brindar su visión de la sociedad colombiana de fines del siglo XX, con la violencia como un elemento característico, reflejada en la figura del narcotráfico y cómo éste corrompió todos los estratos. En esto se acerca al planteamiento de El ruido de las cosas al caer, de Juan Gabriel Vásquez, por ejemplo.

Restrepo formula una crítica dura a la manera de pensar tradicional de las familias “decentes” de la clase alta colombiana, resaltando el deseo de guardar las apariencias a toda costa, mientras la realidad muestra una conducta inmoral e incluso ilícita.

El estilo y la técnica de Delirio, de Laura Restrepo

Tal vez lo más llamativo de Delirio, sin embargo, sea precisamente su calidad literaria. Por un lado, la utilización magistral de la anacronía, esto es, del salto del presente al pasado para entrelazar las diferentes historias y dotarlas de una gran coherencia.

Por otro lado, si bien utiliza la narración en primera persona, desde el punto de vista de diferentes protagonistas, también se mantiene a lo largo de la novela un narrador omnisciente que igualmente garantiza la unidad de la trama.

A su vez, en Delirio, de Laura Restrepo, cada personaje emplea sus propias expresiones (recordemos que la mayoría de las narraciones son hechas en primera persona), lo que permite una mejor caracterización y los define con más claridad.

Por último, emplea un estilo muy particular de párrafos inmensamente largos, cuyas oraciones separa muchas veces con simples comas (aunque a continuación de éstas comienza la siguientes frases con mayúsculas), y que brindan una mayor carga emocional a la narración.

En esto nos recuerda a la novela El otoño del patriarca, de Gabriel García Márquez.

5 libros de escritores colombianos que no deberías dejar de leer