Resumen de Don Quijote: segunda parte, capítulo 2

 Capítulo 2

"Que trata de la notable pendencia que Sancho Panza tuvo con la sobrina y ama de don Quijote, con otros sujetos graciosos"

Los gritos en el patio se deben a la llegada de Sancho Panza, quien insiste en ver a don Quijote y dice que le prometió una isla que aún no ha recibido, pero la sobrina y ama le bloquean el paso.

Don Quijote escucha sus gritos y hace que lo dejen entrar. El cura y el barbero se despiden de don Quijote preocupados de que salga otra vez en otra aventura y el barbero le dice al cura: "pero no me maravillo tanto de la locura del caballero como de la simplicidad del escudero, que tan creído tiene aquello de la ínsula, que creo que no se lo sacarán del casco cuantos desengaños puede imaginarse".

Cuando don Quijote y Sancho se quedan solos, el caballero le dice que le apena mucho que Sancho diga que él lo sacó de su casa porque en realidad salieron juntos y sufrieron juntos: "si a ti te mantearon una vez, a mí me han molido ciento, y esto es lo que te llevo de ventaja". Y luego le explica que como es su criado, el mal que le toca a él, le tocará a Sancho también.

Don Quijote cambia de tema y le pregunta a Sancho qué están diciendo el vulgo, los hidalgos y los caballeros de él. Sancho le responde que el vulgo piensa que está loco; los hidalgos lo critican por usar el título don (que en esa época no correspondía a la clase de hidalgos por ser una clase inferior a los caballeros); por no tener mucha tierra y por vestirse de trapos; y los caballeros no quieren que los hidalgos se opongan a ellos.

Don quijote le responde: "donde quiera que está la virtud en eminente grado, es perseguida.

Pocos o ninguno de los famosos varones que pasaron dejó de ser calumniado de la malicia". Y enseguida se compara con Julio César, Alejandro Magno, Hércules y Amadís de Gaula.

Sancho le cuenta a don Quijote que anoche llegó al pueblo el bachiller Sansón Carrasco de Salamanca, donde estaba estudiando, y que estaba leyendo El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, libro que relata sus historias, por lo que Sancho se pregunta cómo el autor las puede saber.

 Don Quijote le responde que seguramente debe de ser un sabio encantador, pero el escudero le asegura que no, ya que Sansón Carrasco le dijo que el autor se llama Cide Hamete Berenjena (Sancho se confunde, ya que el apellido es Benengeli). Sancho sugiere traer a Sansón para que lo conozca y a don Quijote le agrada mucho la idea.