Resumen de Don Quijote: primera parte, capítulo 39

Capítulo 39

"Donde el cautivo cuenta su vida y sucesos"

El cautivo les cuenta que es natural de un pueblo de las montañas de León. Era uno de tres hermanos. Un día su padre reunió a sus tres hijos para repartirles sus partes debidas de la hacienda y para pedirle a cada uno que siguiera un camino diferente: las letras, la mercancía o el servicio al rey. Al cautivo, siendo el hijo mayor, le tocó esta última opción.

Además, sólo aceptó una parte de la herencia que le correspondía para no dejar a su padre con tan poco dinero. Sus hermanos siguieron su ejemplo.

El hijo mayor salió de la casa de su padre con rumbo a Alicante donde había una nave ginovesa. Eso fue hace 22 años y desde ese entonces no había recibido noticias de su padre ni de sus tres hermanos.

Tras embarcarse en Alicante y viajar por varias ciudades, comenzó a servir al duque de Alba y llegó a ser alférez de Diego de Urbina, un famoso capitán de Guadalajara. Eventualmente lo ascendieron a capitán y combatió en la batalla naval de Lepanto, en la que la Liga Santa venció a los turcos.* Pese a la victoria de los cristianos, cayó prisionero y por un par de años estuvo al remo de galeras enemigas sin esperanza de libertad.

El cautivo también les cuenta de la batalla en la que España perdió La Goleta, puerto de la ciudad de Túnez, conquistada por Carlos I de España (V de Alemanía) en 1535 y critica el despilfarro de dinero en la conquista de tierras ajenas: "Pero a muchos les pareció , y así me pareció a mí, que fue particular gracia y merced que el cielo hizo a España en permitir que se asolase aquella oficina y capa de maldades, y aquella gomia o esponja y polilla de la infinidad de dineros que allí sin provecho se gastaban, sin servir de otra cosa que de conservar la memoria de haberla ganado la felicísima del invictísimo Carlos Quinto [...]".

Fueron muchos los soldados españoles que se perdieron en esta batalla; algunos se murieron y otros quedaron cautivos. Entre los presos, figuró don Pedro de Alguilar, quien además de haber sido alférez en el fuerte, era también un poeta y escribió dos sonetos a manera de epitafios a la Goleta y al fuerte.

Al nombrar a don Pedro, don Fernando sonríe y le dice al cautivo que ese don Pedro es su hermano. El cautivo le cuenta que don Pedro logró escaparse, pero que no ha tenido más noticias de él, y don Fernando le cuenta que ahora su hermano es un hombre rico, casado y padre de tres hijos. Agrega que sabe de memoria los sonetos de su hermano y los puede recitar.

*Cervantes también luchó bajo las órdenes del capitán Diego de Urbina y como soldado raso en Lepanto, batalla en la que perdió la movilidad de su mano izquierda.

© About.com. Todos los derechos reservados.