Resumen de Don Quijote: primera parte, capítulo 26

Capítulo 26:

"Donde se prosiguen las finezas que de enamorado hizo don Quijote en Sierra Morena"

Al quedarse solo, don Quijote se sube en una alta peña y piensa en si debe imitar a Roldán o a Amadís; decide por este último. Una de las cosas que hizo Amadís fue rezar, entonces don Quijote rasga una tira de su camisa y ata once nudos para que le sirva de rosario. También escribe versos en las cortezas de los árboles en alabanza a Dulcinea.

Sancho, en su camino a ver a Dulcinea, llega a la venta donde lo mantearon y duda en entrar. En ese momento salen de la venta el cura y el barbero, lo reconocen a Sancho y le preguntan por don Quijote. El escudero les da una respuesta muy ambigua, por lo que el barbero le contesta que si no les dice dónde está y qué está haciendo, pensarán que lo ha matado y que le ha robado su caballo. Por ende, Sancho les da la información que piden y los dos quedan asombrados. Le piden a Sancho el libro de memoria donde don Quijote escribió la carta a Dulcinea, pero no lo puede encontrar y se da cuenta de que su amo se quedó con él.

Sancho sabe la carta de memoria, por lo que la recita para el cura y el barbero. La repite dos veces para que los señores la trasladen a papel pero por no recordarla perfectamente incluye unos que otros disparates. También les cuenta los planes de don Quijote de ser emperador o monarca, y el cura y el barbero se percatan de que se le ha contagiado a Sancho la locura de su amo.

Deciden que tienen que ayudar a don Quijote y planean disfrazarse de doncella afligida y escudero, y pedir su ayuda para sacarlo de la montaña y tratar de curarlo de esta locura.

© About.com. Se reservan todos los derechos. Ninguna porción de este trabajo puede reproducirse o ser transmitida sin el permiso por escrito del propietario de los derechos.