Resumen de Don Quijote: primera parte, capítulo 24

 Capítulo 24:

"Donde se prosigue la aventura de la Sierra Morena"

Si bien el mancebo no conoce a don Quijote, le agradece sus muestras y cortesía, y don Quijote le dice que quisiera ayudarlo. El mancebo, a quien ahora el narrador llama el "Caballero del Bosque", le pide que primero le den algo de comer. Después de comer el mancebo los dirige a un pequeño prado, todos se sientan en la yerba, y el joven comienza a contarles su historia, pero les advierte primero que no deben interrumpirlo con preguntas.

Les cuenta que su nombre es Cardenio y que es de una familia rica y noble de Andalucía, pero el dinero no pudo remediar sus problemas. A muy tierna edad, se había enamorado de una doncella llamada Luscinda, también de familia rica, y ella correspondió a su amor. Estaban tan enamorados que, a pesar de sus intenciones de casarse, el padre de ella no quería que se vieran antes. Entonces Cardenio fue a pedir la mano de Luscinda en matrimonio, pero el padre de la doncella le dijo que le tocaba al padre de Cardenio hacer la petición. Cuando Cardenio llegó a hablar con su padre, se enteró de que el duque Ricardo le había enviado una carta para pedir que Cardenio fuese el compañero de su hijo mayor y que en dos días tenía que partirse a hacer la voluntad del duque. Les contó a Luscinda y a su padre lo que estaba pasando y ellos prometieron esperarlo hasta que averiguara exactamente qué era lo que el duque quería.

Cuando Cardenio llegó a la casa del duque, el hijo mayor y el segundo hijo, llamado Fernando, lo trataron muy bien, sobretodo este último. Fernando le contó que estaba enamorado de una labradora, vasalla de su padre y que planeaba prometerle matrimonio para poder conquistarla. Cardenio trató de disuadirlo, pero no pudo, por lo que se lo dijo a su padre, el duque Ricardo.

Fernando comenzó a desconfiar de Cardenio y decidió engañarlo. Le dijo que no sabía mejor remedio para sus desamores que la ausencia y sugirió que ambos fueran a pasar un tiempo en la casa del padre de Cardenio. Cardenio estaba feliz porque iba a poder ver de nuevo a Luscinda, sin embargo Fernando ya había tenido relaciones con la labradora y, tras conquistarla, perdió interés en ella. Tanto le habló Cardenio de Luscinda, que Fernando también quería conocerla, y una noche Fernando la vio por la ventana y se enamoró de ella.

Cardenio les cuenta que Luscinda le pidió un libro de caballerías, Amadís de Gaula, y cuando don Quijote escucha esto, interrumpe a Cardenio para decirle que con sólo saber que le gusta ese libro, entiende la magnitud de su hermosura. Cardenio comienza a hablar de un personaje de Amadís de Gaula, pero don Quijote no está de acuerdo con su comentario y discuten. De repente, Cardenio pierde la cordura y golpea a don Quijote con una piedra. Sancho y el pastor se meten en la pelea y una vez que estén todos molidos en el suelo, Cardenio los deja y vuelve a emboscarse en la montaña. Sancho le culpa al pastor por no haberles advertido que el mancebo podía volverse loco en cualquier momento, pero el pastor se defiende.

Don Quijote tiene muchas ganas de saber el resto de la historia de Cardenio y le pregunta al pastor cómo encontrarlo.

© About.com. Todos los derechos reservados.