Reserva de la Biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar

Gran Desierto de Altar
Gran Desierto de Altar. Foto por James Gordon/ Creative Commons

En el año 2013, la Unesco incluyó una nueva reserva natural mexicana en la lista del Patrimonio Natural de la Humanidad, se trata del Gran Desierto de Altar y la reserva de la biósfera El Pinacate, dos sitios cuya belleza, caracterizada por un mar de dunas y un espectacular campo de lava sólida,  puede ser admirada incluso desde el espacio exterior. A continuación te mostramos las maravillas que te esperan al visitar este lugar.

Biodiversidad

Tanto el Gran Desierto como el Pinacate  abarcan alrededor de 714,000 hectáreas y ocupan parte del territorio México y Estados Unidos a través de los estados de Sonora y Arizona. La biodiversidad propia de este desierto  lo convierte en el más rico del mundo desde el punto de vista ecológico, ya que aquí conviven alrededor de 540 especies de plantas, 40 especies de mamíferos, 200 de aves y 40 de reptiles, anfibios y peces de agua dulce, además de especies endémicas como el berrendo, un  antílope único de esta región.

Paisajes sorprendentes

Uno de los aspectos más impresionantes de esta reserva son sus enormes cráteres y las espectaculares dunas de  200 metros de altura que, junto con los ríos de lava petrificada del extinto volcán Pinacate, constituyen uno de los paisajes más bellos del planeta. El Gran Desierto también ha sido un punto sagrado para etnias como los O´odham, quienes se han vinculado con el desierto por generaciones.

Visita a la reserva

La reserva puede ser visitada a través del Centro de Información y Estación Biológica Schuk Toak, donde se brinda a los visitantes un espacio museográfico y educativo, así como la asesoría y la reglamentación necesaria para recorrer la zona. Entre las actividades ecoturísticas que podrás practicar en el Gran Desierto están las siguientes:

  • Senderismo interpretativo

Al recorrer la zona encontrarás senderos donde se han establecido paneles con información que te dará una perspectiva más amplia de la importancia ecológica y cultural de la reserva. Estos senderos también funcionan como miradores a los paisajes del desierto.

  • Campismo

Si eres de  espíritu aventurero no pierdas la oportunidad de acamparen este magnífico lugar. Las autoridades han establecido los puntos conocidos como El Tecolote y El Cono Rojo para  llevar acabo esta actividad. Estos sitios se encuentran inmersos en una área majestuosa rodeada de cráteres. Además son punto de partida para encaminarse por los senderos que conducen a la cima del volcán Pinacate.

  • Ruta vehicular

A bordo de tu propio vehículo podrás recorrer una espectacular ruta para observar los principales puntos de interés en la reserva. El camino está diseñado para cualquier tipo de automóvil, aunque las autoridades recomiendan el uso de camionetas para sortear mejor los accidentes del terreno.

El recorrido consta de 76 kilómetros y se realiza en un tiempo aproximado de tres horas. Consta de diez estaciones interpretativas en las que conocerás más sobre el escudo volcánico del Pinacate, la flora y fauna de la reserva, el clima, los recursos hídricos de la zona, las actividades productivas y científicas que se desarrollan en el lugar y la manera como han sobrevivido diferentes grupos humanos en este desierto por miles de años.

Recomendaciones para tu visita

Debido a las condiciones ambientales que predominan en la reserva, las autoridades recomiendan a los visitantes el uso de zapatos deportivos, ropa cómoda, gorra o sombrero, protector solar y mantenerse bien hidratados. Para que no te pierdas un solo detalle de las maravillas que observarás, no olvides tu cámara y tus binoculares.

Cómo llegar

La entrada a la reserva de la biosfera se localiza en el km 52 de la carretera federal Sonoyta-Puerto Peñasco, en el estado de Sonora.

Tomando como punto de partida la ciudad de Hermosillo, la cual cuenta con aeropuerto internacional, debes tomar la carretera número 2 hasta Sonoyta y desde este último punto la carretera 8 hasta el km 52; el trayecto es de 6 horas.  Otro punto cercano es la ciudad de Phoenixa sólo 3 horas de camino.

 

Fuente: Reserva de la biosfera El Pinacate