Reseña de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera

La más reciente novela de este afamado escritor

La Fiesta de la Insignificancia de Milan Kundera
Tusquets Editores

A sus 85 años, el escritor checo-francés Milan Kundera nos brinda , de la cual presentamos este resumen y comentarios. Una novela corta que no nos deja indiferentes, con el mismo ánimo polémico de su anteriores obras, en las que destaca, por supuesto, su popular .

Sinopsis de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera

La obra tiene como personajes principales a cinco hombres de cierta edad (suponemos que superan los 60 años): Alain, Ramón, D'Ardelo, Charles y Calibán, y se desarrolla alrededor de una fiesta o coctel de cumpleaños que D'Ardelo quiere organizar para sí.

Transcurre a lo largo de siete partes (más bien capítulos) en los que estos personajes conversan entre ellos o reflexionan para sí mismos sobre diversidad de temas, lo que nos permite conocer algo de sus vidas y personalidad.

Así, Alain es un hombre que vive traumatizado por haber sido abandonado por su madre al nacer, quedando sólo al cuidado del padre. Tiene con ella conversaciones imaginarias.

D'Ardelo es una persona que gusta llamar la atención, casado, con una hija y una sólida posición económica. Pese a que le acaban de diagnosticar que no padece de cáncer, le comunica lo contrario a Ramón, para generar simpatía.

Ramón es un reciente jubilado, empeñado en reencontrarse con el amor y el sexo. Ex-compañero de trabajo de D'Ardelo, contacta a su amigo Charles para que organice la fiesta. Éste a su vez tiene otro amigo, Calibán, antiguo artista de teatro, quien hace de camarero en los ágapes que este organiza, pero actuando como si fuera un paquistaní que no habla una palabra de francés.

Más que una novela con una narración cronológica (que la tiene), se trata de una especie de collage, en la que se mezclan reflexiones tan disímiles como el papel seductor del ombligo en la actualidad, hasta anécdotas sobre el dictador soviético José Stalin en las que se desmitifica la majestuosidad del poder.

El trasfondo de La fiesta de la insignificancia, de Milan Kundera

La ausencia de una historia propiamente dicha con un nudo y un desenlace en regla, y lo corto de la narración, puede darnos la primera impresión de que este genial escritor ha querido sencillamente tomarnos el pelo. O tal vez tomárse el pelo a sí mismo.

O simplemente ha querido explicar un poco metafóricamente cómo entiende a su edad, con sus años bien vividos, la esencia de la existencia: como un derroche de insignificancia, de miles de millones de actos inútiles y, la mayoría de las veces, injustificadamente vanidosos.

Pero también puede entenderse como un resumen, a manera de consideraciones finales, de temas que ha tratado en detalle en otras de sus novelas, y que tienen que ver con sus angustias vitales y las de la mayoría de las personas.

Cualquiera que haya sido su motivación, lo cierto es que se trata de un libro polémico, que pone sobre la mesa temas sobre los que pudiésemos estar discutiendo indefinidamente.

El estilo de Milan Kundera en La fiesta de la insignificancia

Nos haya gustado o no la sustancia de la historia, el contenido de los diálogos o reflexiones, es indudable que la obra está muy bien escrita. Kundera hace gala de su experiencia como escritor para redactar 138 páginas en las que no parece sobrar palabra alguna y que, además, cautiva suficientemente al lector como para animarlo a seguir leyendo hasta el final.