Reparar error de conexión limitada o nula en Windows 10

Conexion-Limitada-Nula-Windows10
Foto © Pixabay

Los problemas o errores de conexión limitada, nula o sin conexión en Windows 10 pueden ocurrir en cualquier momento. Sobre todo al actualizar a él desde un Windows anterior. Hay varias causas posibles. Prueba en orden las soluciones siguientes. Sirven para reparar esos fallos por ti mismo y recuperar la conexión a Internet.

SOLUCIÓN 1: Comprueba que la conexión está activada

Que se haya desconectado sola o haberla desactivado sin querer es una de las razones más habituales de problemas de este tipo.

Verifica esto:

  • Entra en el Escritorio de Windows y haz clic en el icono de redes que está abajo a la derecha, junto al reloj. Lo normal es que aparezca como un punto del que salen unos arcos, o como una pantallita con un cable al lado. Al pinchar en ese icono verás las conexiones disponibles. Haz clic en la tuya y comprueba que está conectada. Elige conectarte a ella si no lo está.
  • Si usas Wi-Fi en un laptop portátil chequea que esté habilitado. Suele activarse/desactivarse mediante un botón o una combinación de teclas. Consulta el manual de tu PC para ver cuáles. O haz una búsqueda en Google para descubrirlo. Escribe en Google algo del estilo de "activar wifi [tu modelo de laptop]" (por ejemplo, "activar wifi acer one").
  • Asegúrate de que esté bien conectado cualquier cable o dispositivo relacionado con tu conexión. Como los conectores y cables LAN (Ethernet), los cables de corriente, los conectores del router Wi-Fi, etc. Comprueba además que hay corriente eléctrica.

SOLUCIÓN 2: Reinicia el PC

Primero acerca tu equipo al router Wi-Fi. Si es posible y si te conectas a Internet a través de un router (es lo normal). Después reinicia el PC. Cuando ya estés en Windows separa poco a poco del router tu equipo. Si la intensidad de la señal se reduce mucho, prueba estos trucos para aumentar la cobertura del Wi-Fi.

Continúa leyendo si sigue sin haber conexión.

SOLUCIÓN 3: Reinicia tu router

Suelen tener un botón para apagarlos. Si en el tuyo no hay, desconéctalo de la corriente. Espera unos 15-20 segundos antes de volver a encenderlo o conectarlo. Espera un par de minutos más para que acabe de reiniciarse del todo. Luego prueba de nuevo a conectarte a Internet. Si sigue sin funcionar reinicia tu PC e inténtalo otra vez.

Reinicia también repetidores de señal o antenas Wi-Fi extra que puedas tener.

SOLUCIÓN 4: Activa las conexiones de uso medido [sólo para Wi-Fi]

Más abajo explico qué son. Por ahora sigue estas instrucciones:

  1. Abre el menú Inicio de Windows y elige Configuración.
  2. Se abre una ventana con varias categorías. Elige la de Red e Internet.
  3. Haz clic a la izquierda en la opción Wi-Fi. Luego busca a la derecha el enlace Opciones avanzadas. Haz clic en él.
  4. Entras en una pantalla de configuración del Wi-Fi. Localiza el apartado "Conexiones de uso medido". Activa la especie de interruptor que hay para habilitarlas. Debe quedar como Activado.

NOTA:
Esta solución puede funcionar aunque en realidad tu conexión NO sea de uso medido. Se llaman así cuando pagas tu acceso a Internet dependiendo del tiempo o cantidad de uso, en vez de pagar una cuota fija.

Para deshabilitar otra vez esa opción en cualquier momento sigue los mismos pasos que acabes de ver. Pero esta vez elige desactivar el interruptor en el paso 4.

SOLUCIÓN 5: Restablece los componentes de red

Hay varios elementos del sistema relacionados con la forma en que Windows gestiona la conexión a Internet. Puede dejar de funcionar si alguno se ha dañado por la razón que sea. Sigue las instrucciones de este enlace sobre soluciones avanzadas para repara fallos en la conexión. En esa página explico cómo restablecer esos componentes.

SOLUCIÓN 6: Prueba un DNS diferente

Los servidores DNS son una parte esencial de la navegación por Internet. De ellos depende en parte la velocidad con la que se cargan las páginas. Todas las conexiones incluyen unos que se usan por defecto. Pero pueden no ser los mejores para ti.

Ve la forma de cambiar tu DNS por uno más rápido.

SOLUCIÓN 7: Deshabilita las opciones de ahorro de energía

A veces son las culpables de quedarse sin acceso a Internet. O de que el equipo en general se vuelva más lento. Sigue estos pasos para evitar que tu conexión a Internet se desconecte sola. El culpable puede ser el ahorro de energía de Windows. Quizá esté apagando por su cuenta el adaptador de red sin que lo sepas ni pedirte permiso.

SOLUCIÓN 8: Soluciona errores del Teredo Tunneling

Ve en este enlace la forma de hacerlo. Corrige problemas de ese controlador de red para asegurarte de que no es la causa de los problemas de conexión.

SOLUCIÓN 9: Actualiza los drivers de red

Tenerlos desactualizados o estar usando unos incorrectos es una de las razones más habituales para este tipo de fallo. En especial cuando has instalado Windows 10 sobre Windows 7, 8 u 8.1 u otro Windows anterior.

IMPORTANTE:
Usa otro PC para descargar los controladores si con el tuyo no puedes por no funcionarte la conexión.  Consíguelos siguiendo los pasos sobre cómo actualizar los drivers de tu placa base. Descarga al menos los relacionados con Wi-Fi/Inalámbrico/Wireless/LAN/Ethernet o similares. Si has descargado los drivers en otro equipo, copia sus instaladores en el tuyo y ejecútalos.

SOLUCIÓN 10: Pon Windows al día o quita actualizaciones problemáticas

Windows 10 se actualiza automáticamente por defecto salvo si has cambiado su configuración. Comprueba que está actualizado siguiendo los pasos de ese enlace. Instala todas las actualizaciones disponibles, tanto las importantes como las opcionales.

A veces el problema es el contrario. Algunas actualizaciones de Windows pueden haber provocado los errores de conexión. Por ejemplo si Windows Update instala un controlador inadecuado. Para esos casos prueba a quitar actualizaciones que dan fallos.

SOLUCIÓN 11: Restaura el sistema

Es una buena alternativa sobre todo si Internet funcionaba bien y ha dejado de hacerlo de pronto. A menudo no está claro qué actualización, controlador o programa es el culpable de los fallos.

En ese caso lo más recomendable es restaurar el sistema. Vuelve a un momento (punto de restauración) justo anterior a cuando empezaron los problemas e Internet dejó de funcionar.

Después de la restauración instala UNO A UNO las actualizaciones, controladores o programas que se hayan desinstalado por ella (todos los que se instalaron desde el momento en que se creó el punto de restauración). Reinicia el PC después de instalar cada uno y ve si el problema con Internet se repite. El culpable será el que haga fallar otra vez la conexión. La solución será desinstalar el programa o driver que sea. O quitar la actualización que da fallos.

SOLUCIÓN 12: Chequea la configuración de tu Wi-Fi

Haz clic aquí para comprobar las opciones de seguridad de tu Wi-Fi. Es posible que estés usando un tipo incompatible o una contraseña Wi-Fi incorrecta.

SOLUCIÓN 13: Escanea tu PC

Por detrás de la lentitud en la conexión puede estar un virus o algo similar. También que alguien esté robando tu Internet Wi-Fi. Chequéalo:

  • Sigue estos pasos para comprobar si roban tu Wi-Fi.
  • Descarga Malwarebytes y haz un escaneo completo de tu PC. Es un programa gratis. Búscalo en Google.