Remedios naturales contra el acné

cuidados contra el acné
acné. foto & copy; [harpazo_hope/Getty Images]

La mayoría de los remedios contra el acné se basan en combatir la producción de sebo, que es una respuesta natural del cuerpo y una estrategia de desintoxicación. La mejor estrategia para combatir el acné y los granos proviene, no de eliminar la grasa con antibióticos y productos abrasivos, sino combatir la causa de que aparezcan en primer lugar.

Sí, granos y espinillas aparecen con mayor frecuencia en la adolescencia, y hay muchos factores hormonales involucrados, pero no todas las personas se llenan de ellos y las hormonas parecen ser mucho más tolerantes con unos que con otros.

Para los más desafortunados, el problema ni siquiera termina en la adolescencia, sino que nos persigue muchos años después.

Todo comienza en la piel

Para una buena parte de la medicina natural, la piel es un tercer pulmón, a través del cual el cuerpo absorbe nutrientes, como la vitamina D, y expulsa toxinas. Los granos son un efecto depurativo del cuerpo en que se deshace de grasas y toxinas liposolubles que se han acumulado, y amenazan con afectar procesos importantes.

Es importante no utilizar remedios que eviten la aparición de granos, ya que retenerlos en el interior resulta peligroso a futuro. Tampoco es recomendable usar jabones que retiren la grasa, ya que cambian la delicada composición de la piel.

El acné es el resultado de una sobreproducción de células de la piel en los folículos, donde se acumulan y se rodean de grasa. La grasa, como cualquiera que haya tenido una espinilla podrá constatar, lubrica la zona y permite con el tiempo expulsar las células muertas e infectadas.

Mejor afuera que adentro

Si el acné es un ejercicio de limpieza del cuerpo, del interior al exterior, la manera más recomendable de controlarlo es acelerar esa limpieza interna. Terapias como el drenaje linfático son particularmente útiles, como también lo es la terapia de colon.

Prueba incluir en tu dieta alimentos que ayuden a mantener tu piel sana.

También puedes llevar una dieta que limite la producción de granos y espinillas, en particular evitando los lácteos. Éstos afectan por igual al intestino grueso, a los bronquios y a la piel. Un estudio de Harvard en 47 mil casos de acné señaló que los productos lácteos, en particular leche baja en grasa pero también otros productos como queso, cremas o mantequilla, están presentes en las dietas de personas que sufren de acné.

Existe una polémica sobre si es verdad que el chocolate, las nueces, el huevo, el trigo y los productos grasos causan acné. Muchos dermatólogos, incluida la Guía de Acné para About.com, Angela Palmer, sostienen que no, que los granos y espinillas son el resultado de actividad en las glándulas sebáceas, muda de piel y proliferación de bacteria. Mi impresión es que los cambios en las glándulas sebáceas, impulsado por hormonas, puede ser desencadenado a su vez por una mala alimentación. Sea que unas personas sean orgánicamente más resistentes a una mala dieta, si eres sensible a estos productos, también asociados con alergias, lo mejor es evitarlos.

Tratamientos naturales

El naturópata Dr. Jared Skowron asegura que la vitamina B3, aplicada tópicamente, es tan efectiva como los antibióticos para mejorar casos de acné, sin efectos secundarios.

Otro remedio popular son las mascarillas de miel, una o dos veces a la semana, que desinfectará la piel y ayudará a regular los niveles de grasa. Es un tratamiento gentil que no irrita la piel sensible.

Consume nutrientes que mejoren tu sistema inmunológico. A la primera aparición de acné, una dosis de hasta 5 mil UI de vitamina A puede contrarrestar el problema. Una dieta rica en zinc mejorará tus defensas y ayuda en la producción de hormonas.