Relanzar un viejo blog en desuso

RELAUNCHING-1.jpg

Muchos de nuestros colegas blogueros comenzaron con su primer blog antes de la profesionalización de este tipo de medios y la falta de ritmo de crecimiento y las constantes críticas recibidas por los medios de comunicación tradicionales los llevaron a abandonarlos, dejando de lado materiales de gran valor que ofrecían a los lectores alternativas comunicativas de calidad.

Hoy en día, los blogs tenemos la suerte de haber sido reivindicados en la industria de la comunicación digital y nuestra influencia es legitimada no sólo por los lectores, sino que también por el resto de los medios de comunicación en Internet.

Esto ha creado un nuevo escenario en el cual se propicia la posibilidad de recuperar viejos medios y materiales que no tuvieron lugar en el pasado, pero que en la actualidad, sin lugar a dudas, conseguirían mayor repercusión y mejores resultados.

De todas maneras, recuperar un viejo blog en desuso no es tarea fácil, ya que las tecnologías de la industria han avanzado críticamente en los últimos años, la competencia se ha encarnecido, los parámetros de posicionamiento se han modificado y los diseños de usabilidad de los sitios web se han adaptado a nuevas tecnologías de dispositivos de acceso. En consecuencia, el único valor intrínseco con el que cuenta un viejo blog es la calidad de su contenido. El cual debe ser también enfrentado a los nuevos materiales disponibles en el nicho al que te dedicas, evaluando su nivel de actualidad, precisión de los datos, atractivo, estilo y formato.

Dicho esto, si aún conservas la base de datos y el contenido de un viejo blog y quieres aplicarle técnicas de reanimación para revivirlo, a continuación te mencionaremos algunos puntos a prestar especial atención al momento de relanzarlo.

  • Estructura de enlazado: uno de los principales cambios en los últimos 3 años en la industria bloguera ha sido la evaluación de estructura de enlazado, su preponderancia para el posicionamiento y las posibles penalidades que pueden significar. Por eso mismo es indispensable en primer medida, correr alguna aplicación de relevamiento de enlaces como “Broken Link check” para identificar aquellos que ya no funcionen. En segunda medida y de manera manual, debemos evaluar cuales son los links que pueden ser considerados fraudulentos y eliminarlos y mejorar el enlazado general.

  • Multiplicidad de formatos: en la génesis de nuestra industria, las publicaciones se concentraban en el lenguaje escrito, sin comprender otro tipo de formato de publicación. Hoy en día, ofrecer multiplicidad de posibilidades comunicacionales que incluyan videos, audios, infografías, imágenes y alguna que otra herramienta interactiva es fundamental para afianzar el atractivo de cualquier blog.

  • Diseño y navegabilidad: el diseño centrado en el usuario y la navegabilidad para dispositivos móviles es indispensable para ser competitivo. Incorporar fotos atractivas y optimizadas para la carga, diseños claros y fáciles de navegar y con disposición intuitiva de los elementos es una obligación. Aquellos viejos blogs de colores sórdidos, con posteos larguísimos, publicados uno bajo el otro, separados solamente por los títulos y las fechas no tienen ningún tipo de posibilidad hoy en día.

  • Protagonismo en las redes sociales: El contenido por sí sólo no se posicionará y es muy difícil que se extienda de manera viral. Para lograr gran cantidad de visitas, deberás tomar un papel activo en la promoción en redes sociales, sumado a la captación de subscripciones, para contar con una repercusión mesurable.

  • Monetizar el blog: la mera divulgación de material de interés, original y de valor es satisfactoria, pero al largo plazo es sostenible solamente si  genera ingresos. o por lo menos no genera gastos. Si tu viejo blog no contenía medios de monetización, el nuevo debe tenerlos para generar la sinergia necesaria de crecimiento lógico que necesita un medio.

Estos puntos, junto con la incorporación de nuevas tecnologías y complementos desarrollados para el gestor de contenido que utilices, te posibilitarán recuperar antiguos contenidos que en el pasado se hayan hundido, pero que por su calidad aún sean explotables y atractivos para el público. El trabajo de recuperación es muy similar al de lanzamiento de un nuevo medio, pero con la ventaja de contar con la materia prima fundamental que nutre nuestra industria, que es, sin dudas, el material de contenido.