Reconstrucción de areola y pezón mediante tatuaje

Micropigmentación cosmética y terapéutica

antes-y-despu-s.png
Antes y después. (Foto copyright Web Mario Gisbert Especialista Micropigmentación)

Cuando se sufre un cáncer de mama, la mujer queda muy vulnerable y sensible. Es lo más lógico. No solo es haber afrontado una terrible enfermedad, sino superar un tratamiento muy agresivo y aceptar su nuevo cuerpo cuando ha sido practicada una mastectomía.

Aunque hay muchas mujeres que no deciden pasar por esta parte, hay otras que pierden su autoestima y desean ver su seno o senos con el mejor aspecto posible.

Pero lo que sí es vital, es que las pacientes tienen consciencia de que la mama puede reconstruirse con un buen resultado estético y afrontar con más optimismo la enfermedad y el tratamiento.

En la parte de la reconstrucción de la mama hay un momento final muy complejo: la reconstrucción de la areola y pezón.

Los especialistas en reconstrucción mamaria consiguen una simetría y aspecto muy natural en el procedimiento. El toque final es el pezón, y es ahí donde se acude a la micropigmentación reparadora.

¿Qué es la micropigmentación reparadora?

La micropigmentación es un tatuaje intradérmico que ayuda a recuperar el aspecto de la areola. Se suele realizar en dos sesiones, consiguiendo una pigmentación lo más favorable y parecida y con resultados muy naturales. Puedes leer también tatuajes capilares. Micropigmentación.

Para quién está indicada la micropigmentación reparadora

-Terapia cosmética

Sin necesidad de haber pasado por una mastectomía, hay mujeres que deciden realizarse la micropigmentación reparadora para arreglar asimetrías o pérdida parcial del color en el pezón.

También las hay que lo hacen por estética, y una muestra de ello es el llamado tittoing, una técnica de reconstrucción del pezón y del color. Con ella se aporta la forma que la cliente elija (diseño de corazón, estrella, etc…) y que el tamaño de su pezón y mama le permita. Aporta un toque sofisticado y erótico.

-Terapia complementaria

En el caso de mujeres que han sufrido cáncer, implantación de prótesis o cicatrices en el área del pezón.

¿Cómo se realiza la micropigmentación reparadora de la areola y pezón?

Se realiza con anestesia tópica o local y en centros médicos especializados. La micropigmentación no necesita hospitalización y el proceso es un tratamiento ambulatorio de una duración aproximada de dos horas.

La técnica consiste en el tatuaje, a través de agujas diminutas que se introducen a uno o dos milímetros de profundiad, mediante la colocación controlada de pigmentos en la dermis. Los pigmentos de las tintas son naturales, de origen mineral, inertes, estériles y biocompatibles.

La duración del pigmento en la piel es de cuatro años aproximadamente. A veces incluso es necesario acudir un mes después para realizar pequeños retoques y que el resultado sea el más óptimo.

¿Cuánto se debe esperar para realizar una reconstrucción del pezón y una micropigmentación?

Una vez hecha la reconstrucción por parte del cirujano plástico, se debe esperar unos dos o tres meses. El fin es encontrar un lecho estable de la prótesis que se ha implantado y un pezón retraído que ha alcanzado el tamaño y forma definitivos.

Dependiendo del tipo de mastectomía o reconstrucción mamaria, la piel pierde sensibilidad. Por lo que muchas veces resulta indoloro la introducción de la tinta o pigmento. Con los años se tiende a perder pigmentación en la zona, por lo que se debe repasar si la paciente lo desea transcurridos esos años.

¿Qué efectos se producen tras la técnica?

Después del tratamiento puede aparecer alguna pequeña inflamación que durará algunas horas, al igual que ocurre con los tatuajes tradicionales.

El especialista recomendará una crema antibiótica durante una semana y mantener la zona hidratada para que no se reseque, además de unos cuidados para evitar que el tatuaje se infecte . Evitará no rascarse ni frotarse las areolas.

Como la piel tarda en regenerarse aproximadamente unos treinta o cuarenta días, durante ese intervalo de tiempo no se debe exponer la zona tratada al sol ni a los rayos UVA, ya que podrían alterar el resultado final.

Tampoco se debe acudir a saunas, playas o piscinas durante las dos semanas posteriores al tratamiento de micropigmentación.