Radiografía del corazón

Permite estudiar la silueta del corazón y detectar posibles anomalías

Radiografía de tórax
La prueba de rayos X de tórax permite ver la silueta del corazón. Chris Ryan | Getty Images

¿Sabías que una radiografía es como el negativo de una fotografía? Los rayos X son una forma de radiación electromagnética, como la luz o las ondas de radio, que puede atravesar fácilmente las zonas blandas del organismo como la piel, la grasa corporal o los  músculos, pero le cuesta traspasar las partes “duras” como los huesos y los órganos. Una vez obtenida la imagen se imprime en una placa, dando como resultado la radiografía.

Esta prueba muy utilizada para el diagnóstico de fracturas en los huesos y alteraciones de las articulaciones, también se usa en cardiología.

Rx de tórax para detectar enfermedades del corazón

La radiografía permite ver la silueta del corazón y detectar posibles anomalías. También muestra los vasos sanguíneos entre el corazón y el pulmón para valorar si hay hipertensión pulmonar. Facilita imágenes directas o indirectas de los pulmones, bien porque están más densos (como en las neumonías, ganglios o lesiones oncológicas) o porque son más oscuros, cuando hay demasiado aire atrapado en los pulmones (como en enfisema). Además indica la presencia de líquido donde debería haber tejido pulmonar como en casos de insuficiencia cardíaca.

¿En qué consiste una placa de tórax?

Para realizar una radiografía de tórax se utiliza un aparato con forma de caja que contiene la película de rayos X o una placa especial que registra digitalmente la imagen y un tubo generador de rayos X.

Los rayos X son absorbidos a una velocidad determinada según la naturaleza de los tejidos y su grosor. Así, la imagen está compuesta por diversas tonalidades de gris: desde tonos negros, que corresponden al aire de los pulmones, a las imágenes grises oscuras cuando los rayos son absorbidos por tejidos blandos (músculos, grasa corporal y órganos) o los colores blancos de las estructuras con calcio (huesos), debido a que estos asimilan gran parte de la radiación.

Actualmente, las imágenes son digitales, se pueden retocar por ordenador y visualizar en un monitor, además de imprimir.

Preparación antes de la radiografía

Una radiografía de tórax no requiere una preparación especial. Te pedirán que te quites la ropa de la zona a radiografiar y que utilices una bata durante el examen. Además debes retirar todas las joyas, dentaduras removibles, lentes y cualquier objeto de metal que pueda interferir con las imágenes de rayos X.

Es necesario que permanezcas quieto mientras te toman la radiografía, ya que el movimiento puede provocar imágenes borrosas. Puede que te soliciten que contengas la respiración.

Si estás embarazada debes evitar esta prueba radiográfica, ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso necesario deberás tomar precauciones (delantal de plomo) para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

6 usos de la radiografía de tórax en cardiología

La prueba de rayos X de tórax se realiza para evaluar los pulmones, el corazón y la pared torácica.

  1. Muestra el agrandamiento del corazón, o anomalías pulmonares como el líquido en los pulmones o en la pleura de la insuficiencia cardíaca.
  2. Ayuda a estudiar estructuras torácicas.
  3. Permite detectar cambios en la forma del corazón (como la dilatación de las cavidades y el ventrículo izquierdo) provocados por la estenosis aórtica.
  1. Se utiliza como prueba complementaria para diagnosticar una cardiopatía congénita como una comunicación interauricular.
  2. Indica el agrandamiento del corazón cuando hay una insuficiencia cardíaca o una válvula anormal.
  3. Es útil en casos de pericarditis para comprobar el aumento de la silueta cardíaca, cuando existe un derrame pericárdico importante.

Riesgos de los rayos X

Una radiografía es un examen médico no invasivo. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del organismo.

Las mujeres siempre deberán informar a su médico o al tecnólogo de rayos X si existe la posibilidad de embarazo o si tienen un DIU (dispositivo intrautrino). Los niños pequeños y los fetos son más sensibles a los riesgos de los rayos X.

Aunque existe una leve probabilidad de tener cáncer como consecuencia de la exposición a la radiación,la mayoría de los expertos opinan que los beneficios de las imágenes radiográficas apropiadas superan enormemente cualquier riesgo.

Referencias:

Rayos X MedlinePlus.Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Accedido: 6 de enero de 2016. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/xrays.html

RadiologyInfo.org. Fuente de información sobre radiografías para pacientes. Accedido:6 de enero de 2016 RadiologyInfo.org