¿Quieres trabajar por libre?

freelancer
Freelancer trabajando en su oficina. westend61

Quieres trabajar por libre

 

Trabajar por libre, sin horarios, sin jefe, sin ataduras, sin tener que repartir beneficios, es probablemente el sueño de muchas personas, a las que les apasiona la idea de independizarse. Para muchos otros, sin embargo, el sueño se traduce en un trabajo “seguro”, vitalicio, en el que reinen la paz y la seguridad. Si eres de los que prefieren esa paz y esa seguridad, el mundo laboral cada vez te lo pone más difícil.

 

Muchos son los empleos “seguros”, de esos de para toda la vida, que desaparecen a diario, ya sea por las exigencias de un mercado cada vez más globalizado o por el mismo estado económico de las empresas en particular. Lo cierto es que el mundo laboral actual poco se parece al de nuestros padres y, mucho menos, al de nuestros abuelos. Estos cambios no fueron siempre tan drásticos. Nos vemos inmersos en una revolución laboral, una época que requiere una mentalización muy diferente a la de hace unos pocos años.

 

NUNCA ES TARDE

Para los jóvenes recién graduados de la universidad, aunque agobiados por deudas de préstamos estudiantiles y por la escasez de oportunidades en el antiguo mercado laboral, todavía les queda la esperanza de que, con su edad y agilidad mental, puedan adaptarse de una manera más sencilla a los cambios. Sin embargo, para los no tan jóvenes, la situación se dramatiza mucho más.

Una persona que pierde su empleo a los 55 años en la empresa donde trabajó toda la vida, se enfrenta a un futuro mucho más incierto, con una mentalidad no tan adaptable como la del joven recién graduado, con oportunidades que se difuminan con la edad, y, en algunos casos, con muy pocas ganas de empezar de cero.

Pero nunca es tarde...

 

Ya sea porque te has visto forzado a encontrar algo por tu cuenta o porque en realidad deseas la independencia, hay que sentarse a analizar las oportunidades y los desafíos externos, así como las fortalezas y las debilidades personales. Básicamente, debemos realizar un análisis DAFO personal. Cuando uno realiza ese análisis introspectivo, muchos veces cae en la tentación de preguntarse si realmente hemos encontrado esa pasión que debería guiar nuestras carreras profesionales. Pero yo sugiero dar un paso adelante, tomar la iniciativa en algo que te guste (sin necesariamente saber si es la pasión de tu vida) y descubrir, experimentar, dejar, quizás, que la esa pasión o vocación te encuentre a ti. 

 

Decididos a tomar las riendas de nuestro futuro profesional y na vez establecidas las oportunidades que encajan con nuestras fortalezas, debemos trazar un plan de acción para determinar el siguiente paso. ¿Qué tipo de actividad vamos a realizar por nuestra cuenta? ¿Vamos a vender productos? ¿Vamos a ofrecer nuestros servicios? O quizás crear una comunidad online, sin producto ni servicio.

 

PRODUCTO

Partamos de lo básico. Una de las maneras más básicas de independizarse económicamente es consiguiendo un producto para vender.

Pero, ¿qué producto voy a vender si yo no fabrico nada? No resulta necesario fabricar nada. Simplemente puedes aprovecharte de las plataformas comerciales y tecnológicas existentes. 

 

eBay

Algunas personas comienzan montando una tienda en eBay en la que venden artículos propios o de otras personas. Todo lo que necesitas es ir a la web de eBay, crearte una cuenta, subir fotos y descripción del producto en cuestión y comenzar a vender.

 

Etsy

Existen otras plataformas, como Etsy para gente más artesanal, en la que puedes vender tus propias creaciones artísticas. Obviamente requiere de una especialización mayor en cuanto a la misma creación de tus proyectos artesanal. Algunos de los artículos más populares en esta plataforma son artículos de decoración, bisutería y diseños para prendas de vestir, como camisetas.

 

 

Dropshipping

Por último, también se puede organizar un negocio con un modelo drop-shipping, lo que significa que puedes montar una tienda virtual ofreciendo productos de fábricas, sin necesidad de invertir ni en almacén ni en inventario.

  • ¿Cómo funciona? Supongamos que conoces a un fabricante de toallas en Brasil. Te parece que sus toallas serían un producto atractivo para el mercado americano. Hablas con el fabricante y le dices que vas a montar una tienda virtual, en la que venderás sus toallas, sin necesidad de comprar ninguna de antemano. Cuando un cliente realice un pedido a través de tu web, tú realizarás el pedido a Brasil y lo enviarás directamente al cliente.
  • Las ventajas de montar este tipo de negocio consisten en la facilidad para comenzar, la mínima inversión y el riesgo casi nulo. Por otro lado, como es tan fácil comenzar este negocio, la competitivad suele ser tan brutal que los márgenes de ganancias se reducen a casi nada. Y debes siempre contar con que tú serás el responsable de promover el negocio y darlo a conocer (marketing), para que los clientes lleguen a tu página web o de Facebook para hacer ese pedido.

 

Tu propia fábrica

También existen las personas que diseñan sus propios productos, para luego mandarlos a fabricar a China o incluso imprimirlos en 3D, algo que cada vez será más común. Esta es sin duda alguna la alternativa que presenta más flexibilidad a la hora del diseño y a la vez más oportunidades de conseguir mejores beneficios. Sin embargo, también es la opción que demanda más conocimiento sobre los negocios, por lo que no entraremos en mucho detalle. 

 

¿Te sientes abrumado?

Sí, se me había pasado por la cabeza comenzar mi propio negocio, vendiendo algún producto, pero, a medida que leo, me doy cuenta de que la gente que lo hace deben ser genios o algo parecido, porque leo cosas como abrir una tienda virtual, diseñar, promover y la cabeza me empieza a dar vueltas. No entiuendo nada! ¿Tantas personas hay que sepan hacer todo eso?

Pues no. No te dejes intimidar.

Lo primero es tener la idea, las ganas y la voluntad de ejecutarla, y, obviamente, el capital para llevarlo a cabo. Para completar muchas de las tareas mencionadas (diseño, creación de web, marketing, etc.) se puede acudir a plataformas de freelancers para que te ayuden con el trabajo. Así como tú, existen millones de personas en todo el mundo intentando abrirse un hueco por su cuenta, algunos especializándose en diseño, otros en programación, y cientos de otras actividades. Visitar freelancer.com, elance.com o 99designs.com y descubrirás un mundo de freelancers dispuestos a darle forma a tu sueño, siempre y cuando pagues. O quizás lo de vender productos no te atrae mucho y prefieres adentrarte en el mundo de los servicios.

 

SERVICIO

No solo se comienza un negocio con la intención de vender un producto. Es más, algunos de los negocios más básicos y tradicionales, como la limpiar a domicilio o cortar la grama son ejemplos de oportunidades de negocio basadas en el servicio. Si eres capaz de resolverle un problema a alguien, a través de una actividad, por la cual recibes una remuneración, pues ya estás en business. Y no solo hablamos de limpiar o cortar la grama, sino de asistir a estudiantes con la preparación de exámenes, ayudar a empresarios a completar sus taxes, etc... Si te destacas en algún campo en partircular, siempre tienes la opción de ofrecer tus servicios a cambio de pago. Para muchos de estos servicios, comenzar tu carrera de freelancer de esta manera resulta barato y poco riesgoso. Lo malo, no obstante, es que debes conseguir clientes constantemente, y que estás limitado por tu tiempo, a menos que comiences a crecer y a contratar a más gente que trabaje para ti. Si todavía no te has convencido, tengo una tercera opción para ti.

 

COMUNIDAD

La tercera opción, muy poco conocida para la mayoría, es la de crear una comunidad virtual, una tribu, con la que puedas compartir tus inquietudes, conocimientos, consejos... Una vez creada esa comunidad, establecido un canal de comunicación permanente con un grupo de personas que se podrían considerar tus “fans”, se podría introducir tanto productos como servicios para vender.

Pongamos un ejemplo: digamos que tus obsesión se relaciona con el mundo del vino, en particular de una uva muy poco conocida, la garnacha. Desde pequeño, has acumulado conocimiento acerca de la uva, has participado en el proceso de elaboración del vino, has viajado por diferentes lugares conociendo múltiples bodegas. Hoy en día,  compartes ese conocimiento y esa pasión a través de un blog y de un newsletter semanal, en el cual no solo haces recomendaciones sobre vino, sino que además educas a tus lectores acerca de ese apasionante mundo. Llevas dos años con el proyecto, en plan hobby, y ya logras llegar a 5,000 lectores cada semana. Con una comunidad establecida, decides publicar un ebook, en el cual recopilas lo mejor que has publicado. Y qué mejor lugar que tu newsletter semanal para promover tu libro... En varias semanas logras vender 500 libros. Entusiasmado por el éxito, decides crear cestas de navidad con algunos de los mejores vinos que has probado y ... ¿a quién se las puedes vender? Sí, efectivamente, a esa comunidad de seguidores que han depositado su confianza en ti.

El inconveniente que muchos freelancer han sufrido en carne propia es el tiempo que se debe invertir para forjar una comunidad de seguidores fieles, a los que, si todo sale bien, se le podrá vender productos o servicios en un futuro. Es un trabajo constante, arduo y que requiere mucha paciencia. Lo mejor es empezarlo como hobby para luego traducirlo en un posible trabajo full time, ya que, si comienzas desde cero, mientras no disfrutas de entrada económica, tardarás demasiado tiempo en ver la luz.

 

REQUISITOS

Bien, ya entiendes un poco mejor las diferentes opciones que puedes barajar para adentrarte en el mundo freelance: producto, servicio o comunidad. Te he dado ejemplos de cada uno para que te hicieras una idea del cuál encajaría mejor con tus circunstancias. Ahora toca hablar de tus requisitos personales para comenzar la andadura. Hemos mencionado, por encima, algunos de ellos, como dinero, ganas, motivación o ideas.

 

Son muchos los lectores que me comentan que la razón principal por la que se adentran en esta aventura es por la necesidad, más que por las ganas de correr riesgos. Por eso, desconocen cuáles son los requisitos para poder optar a independizarse de manera exitosa. Cuando digo exitosa, no me refiero a millones de dólares lloviendo sobre tu fiesta en un yate en Miami... Me refiero simplemente a ser capaz de sobrevivir esos dos primeros y cruciales años, en los que puedas establecer tu presencia, crear una base de clientes y ser capaz de pagar todas las facturas. Eso, en mi mundo de freelancer, se considera éxito. Y no es nada fácil. Así que, como principal requisito, colocaría la fortaleza mental del freelancer, seguido por la paciencia y por un círculo cercano de gente que apoye incondicionalmente.

 

MIEDOS

¿Cuáles son los principales miedos de las personas que se atreven a dar el salto? Cabe destacar la gran diferencia que existe entre las personas con la responsabilidad de mantener familia con hijos y los que, por otro lado, solo se tienen a ellos mismos. Estos últimos se pueden permitir muchos más riesgos, mientras que los primero deben andar con pies de plomo, cualquier error puede poner a toda su familia en una situación muy precaria. Conozco a muchos freelancer que han sido capaces de absorber riesgos muy altos, incluso poniendo en juego todo lo que su familia tenía, pero no es algo recomendable para todos. Para los que dispongan de una familia que dependa de ellos, les recomiendo ser un poco conservadores a la hora de tomar decisiones.

 

Otro miedo que paraliza a muchas personas es el temor al fracaso, al no llegar a ningún sitio. Un miedo que causa esa parálisis continua y que nunca nos permite ni siquiera dar el primer paso. Quizá es un miedo arraigado en muchas culturas, aunque se nota menos aquí en Estados Unidos, un país que se destaca por su espíritu emprendedor y atrevido. Tampoco significa que abogue a todos los freelancer a fracasar continuamente, pero es verdad que el que intenta algo importante, casi siempre fracasa en ese intento y, que cuando fracasa, saca lecciones muy positivas y valiosas para su futuro profesional. Es por esta razón por la que recomiendo a muchos padres, a los que les invade el miedo al fracaso, que apunten a sus hijos a un deporte desde pequeños, ya que en la práctica de esos deportes se toparán con fracasos semanales, y de ellos se podrá aprender mucho. 

 

También aflora el miedo a no sentirse lo suficientemente preparado o bueno para triunfar. Ese es otro miedo que nos paraliza, lanzándonos, en muchos casos, en la continua obtención de títulos o de investigación online sobre diferentes alternativas. Nos pasamos meses investigando fábricas o maneras de diseñar nuestra web, meses que se convierten en años, hasta que esa investigación se convierte en el hábito que nunca dio paso a la acción.

 

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena. Se ve que tienes ganas de aventurarte al mundo freelance. Te deseo mucha suerte y te impulso a que des el primer paso desde ya.