¿Quiénes somos?

Hispanos o latinos en los Estados Unidos

Dos amigas por Vera Kratochvil

Yo no sabía que era 'hispana' o 'latina' hasta que llegué a los Estados Unidos. Como miles de inmigrantes hispanos que llegan a este país a diario, me enfrenté con un desafío: el de aceptar una nueva forma de ser identificada dentro de un grupo diverso. ¿Las opciones? Hispanos o latinos.

Cuando se les pregunta sobre este particular, tanto inmigrantes recientes como los que han vivido en los Estados Unidos por trece generaciones tienen preferencias diferentes.

Los que eligen ser identificados como:

  • Hispanos: Lo prefieren porque su ascendencia es española. Aquí se incluyen muchos cubanos, puertorriqueños, mexicanos y colombianos que descienden de familias españolas provenientes de la península ibérica o Hispania romana.
  • Latinos: Lo prefieren por su identidad cultural, ya que así se consideran todos aquéllos cuya herencia de lenguaje, cultural o étnica deriva de los fundadores de la Roma antigua. En los Estados Unidos, esto incluye a los hispanohablantes y lusoparlantes pero no a los francófonos (Haití, Guayana Francesa).

También hay diferencias generacionales y regionales en la preferencia de los términos. Algunos estudios dicen que los jóvenes prefieren el término hispano. Otros afirman que en el sudoeste americano se dicen hispanos, mientras que en el nordeste de los Estados Unidos se utiliza más el vocablo latino. Documentos oficiales utilizan la palabra hispano mientras que en la literatura y en los trabajos académicos, es costumbre del autor definir sus preferencias.

Por lo tanto, la pregunta sigue en pie. ¿Somos hispanos o latinos?

Hagamos un poco de historia

En 1976, el Congreso pasó una ley que ordenaba la recolección y análisis de datos para un grupo étnico específico: americanos de origen o ascendencia española. (Public Law 94-311, 94th Congress, June 16, 1976).

Los datos recolectados iban a ser usados por escuelas, hospitales públicos y otras agencias gubernamentales para verificar a cuántos hispanos o latinos se prestaba servicios, función primordial de la ley de 1976 (en inglés).

Esta ley describía al grupo como americanos que se identificaban por ser hispanohablantes y cuyos orígenes o ascendencia eran de México, Puerto Rico, Cuba, Centro y Sud América, y otros países de habla hispana.

La oficina del censo, sin embargo, no utilizó este principio sino que se basó en lo que decían los entrevistados. El censo del año 2000 respondía con la frase "Lo eres si tú lo dices" a cualquier pregunta relacionada con este tema. Sólo eran considerados hispanos o latinos quienes así lo declaraban.

El censo del año 2010 mantuvo básicamente el mismo criterio. Si nos guiamos por lo que dice el gobierno de los Estados Unidos a través de su Oficina del Censo, el uso de los términos es indistinto. Hispanos o latinos son todos aquéllos cuyos orígenes familiares pueden encontrarse en los 20 países de habla hispana en Latinoamérica y España (pero no los que hablan portugués). O simplemente, todos aquéllos que así lo definen. Sí, efectivamente, si tú dices que no eres hispano o latino, el gobierno de los Estados Unidos te lo cree.

Qué decimos los interesados

En encuestas realizadas a residentes en los Estados Unidos se les daban cuatro opciones: 1. Su lugar de origen; 2. Nombres pan-étnicos -como hispanos, latinos o hispanoamericanos-; 3. Identificarse simplemente como "americanos"; y 4. Otra categoría. Los integrantes de los tres grupos mayoritarios residentes en los Estados Unidos respondieron de la siguiente manera:

  • Mexicanos: El 62% respondió que eran mexicanos, el 28% respondió por nombres pan-étnicos y sólo el 10% eligió el término 'americano'.
  • Puertorriqueños: el 57% respondió que eran puertorriqueños, el 19% por nombres pan-étnicos, el 21% dijo 'americano' y el 3% dijo que era 'otra cosa'.
  • Cubanos: El 41% prefirió su lugar de origen, el 20% por nombres pan-étnicos, y el 39% se identificó como 'americano'.

Hispanos o latinos, somos una población diversa por diferencias culturales, por educación y nivel socio-económico, y por las razones que nos empujaron a llegar a los Estados Unidos.

Sin embargo, compartimos y mantenemos nuestra lengua española y una gran mayoría todavía elige el catolicismo como creencia y práctica religiosa, dos elementos que nos siguen uniendo y dando identidad.