Qué tipo de té puedo tomar si estoy embarazada

¿Es peligroso tomar té en el embarazo?

Tomar té en el embarazo
El embarazo y el té. SabineFritsch/Getty Images

Muchas mujeres, cuando descubren que están esperando un hijo, temen tomar té por si resulta dañino o peligroso para la gestación o el futuro hijo.

Si estás embarazada o piensas estarlo en un futuro próximo te interesará conocer qué hay de cierto en esa cuestión.

¿Es aconsejable tomar té durante el embarazo?

El té, al igual que el vino tinto, el café, el chocolate, la uva, la granada, el plátano macho y muchos otros alimentos y bebidas, contiene taninos.

Estos compuestos polifenólicos otorgan muchos beneficios a la salud, pero su exceso puede reducir la absorción de algunos nutrientes como las proteínas y el hierro. Por tanto, en el embarazo hay que tomarlo sin abusar y siempre consultar antes con el ginecólogo.

Asimismo, por su contenido en cafeína, no es conveniente abusar de él. A este respecto hay que resaltar que el té verde y el blanco, contienen mucha menos cantidad de este excitante y, en cambio, más antioxidantes.

Por tanto, lo más aconsejable es tomar té verde o blanco y hacerlo fuera de las comidas, para evitar los inconvenientes mencionados. Además, es necesario saber preparar de forma correcta el té y controlar el tiempo de reposo.

¿Cómo conseguir un té con menos taninos?

La cantidad de taninos en el té también dependerá de la elaboración y tiempo de reposo. El té hay que realizarlo en infusión suave, sin dejar hervir al agua, y su tiempo de reposo no debe sobrepasar los 2 o 3 minutos.

El nivel de taninos irá aumentando cuanto más dejes en reposo la bebida. Otra de las consecuencias de este aumento es en su sabor, que será mucho más áspero y amargo.

No obstante, muchas personas lo prefieren así, ya que con este efecto también se eleva el número de antioxidantes. Aun así, en el caso de las embarazadas, es preferible un reposo rápido para limitar el contenido en taninos.

Té verde en el embarazo y su ayuda para concebir

El té verde puede ser positivo tomarlo durante el embarazo, siempre que se tomen las medidas citadas y no se abuse, ya que posee un gran número de antioxidantes y más ingredientes beneficiosos para la futura madre e hijo.

Uno de los compuestos más importantes que contiene el té verde es el antioxidante denominado epigalocatequina galata (EGCG), con innumerables propiedades y estudios sobre sus efectos positivos en varias enfermedades, entre ellas el cáncer.

Una de las características de la EGCG  es que podría ayudar en la gestación y en el crecimiento del embrión, por su capacidad para proteger el ADN y su ayuda en la regeneración celular.

También existen algunas investigaciones en la que se dice que podría ayudar a concebir. Ahora bien, a pesar de todo parece indicar que así es, de momento no existen suficientes evidencias científicas para asegurar que el té verde pueda ayudar a las mujeres a quedar embarazadas.

También puede servir, durante esta etapa, como sustituto del café para la primera mitad del día, y combinarlo con infusiones de plantas carentes de cafeína, el resto de la jornada, y en especial para después de cenar. Ya que, a pesar de que contiene mucha menos cafeína que el té negro o el café, puede alterar un poco, en personas muy sensibles, sobre todo en ese periodo.

 

Té rooibos en el embarazo

El rooibos, también conocido como té rojo sudafricano, en realidad no es un auténtico té, ya que no proviene de la planta Camellia sinensis. Se trata de una planta medicinal originaria de Sudáfrica, que debido a su color rojizo, mucha gente la confunde con el té rojo Pu Erh.

En diferentes estudios, apreciaron una elevada actividad antioxidante en la infusión de rooibos. Aunque hay que matizar que las investigaciones fueron realizada in vitro y en animales, no en humanos.

A raíz de estos descubrimientos el rooibos comenzó a utilizarse como preventivo de algunas enfermedades, sobre todo las cardiovasculares.

Por otra parte, es importante destacar que el té rooibos carece de cafeína y su contenido en taninos es muy inferior al té proveniente de la Camellia sinensis. Por tanto, en principio, parece que puede tomarse por las embarazadas con más libertad que los otros tipos de té.

En cualquier caso, siempre es recomendable, como se mencionó al principio, consultar antes con el especialista de salud.