¿Qué tan raras pueden ser tus fantasías sexuales?

01
de 01

¿Qué tan raras puedes ser tus fantasías sexuales?

Fantasías sexuales raras inusuales y comunes
La fantasía sexual de sumisión es más frecuente de lo que podrías pensar. ©Arha Detruit/Creative Commons

Una fantasía sexual es una imagen mental que es sexualmente excitante y erótica para una persona. No están muy claros los límites entre lo que sería una fantasía sexual usual (normal o típica) y una fantasía sexual inusual. Una investigación realizada por la Universidad de Quebec en Canadá – publicada en Octubre de 2014 – se propuso delimitar esto desde un punto de vista estadístico, a fin de conocer qué fantasías sexuales eran raras, inusuales, comunes o típicas (usuales). 

Para ello, pidieron a 1516 adultos entre 18 y 77 años (799 mujeres y 717 hombres) que respondieran una encuesta por Internet, especialmente diseñada para conocer la naturaleza y la intensidad del interés con relación a 55 fantasías sexuales distintas. La edad media de los participantes se ubicó entre los 19 y 39 años. Un 85% expresó ser heterosexual, 11.4% bisexual y 3.6 exclusivamente homosexual.

Tipos de fantasías sexuales: típicas, comunes, inusuales y raras

Estos fueron los resultados generales del estudio:

  • Sólo 11 de las 55 fantasías seleccionadas por los participantes fueron clasificadas estadísticamente como fantasías raras o inusuales, lo que significa que la mayoría de las fantasías pueden presentarse en cualquier persona normal.
  • Unos 30 temas son suficientes para abarcar las fantasías sexuales de la mayoría de la gente.
  • La mayoría de las fantasías sexuales mencionadas fueron comunes (frecuentes) en ambos sexos. Esta conclusión es importante al momento de considerar tus propias fantasías sexuales con amplitud de mente, por más extrañas que te parezcan.
  • Existe una diferencia entre fantasías sexuales y deseos sexuales. Tener una fantasía no implica desear necesariamente que se haga realidad. "Del dicho al hecho hay un gran trecho", como dice un refrán popular. Esta diferencia es mayor en las mujeres que en los hombres.
  • Los hombres presentaron más cantidad de fantasías sexuales que las mujeres.
  • Las mujeres en su mayoría fantasean con sexo romántico.
  • Las fantasías de sumisión son muy comunes en ambos sexos. Quienes tienen fantasías de sumisión también tienen fantasías de dominación. 
  • Aunque la mayoría de los participantes manifestó ser heterosexual, un 37% de las mujeres y 20% de los hombres expresó fantasías de sexo con alguien de su mismo género.

Fantasías sexuales típicas = 5

Sólo 5 fantasías fueron clasificadas como típicas de acuerdo a las estadísticas, debido a que se presentaron en más del 84% de los encuestados:

  • Experimentar emociones románticas durante el sexo
  • Sexo en un lugar especial o inusual (por ejm. un sitio público)
  • Sexo en un lugar romántico
  • Recibir sexo oral (más frecuente en hombres)
  • Sexo con dos mujeres (fantasía masculina)

Las tres primeras fantasías fueron mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres. 

Fantasías sexuales comunes = 30

Estas fantasías resultaron comunes en más del 50% de los participantes. He aquí algunos ejemplos de estas fantasías sexuales.

Fantasías femeninas:

  • Sexo con dos hombres (mencionada por más del 50% de las mujeres)

Fantasías masculinas:

  • Recibir sexo anal, no homosexual
  • Observar a la esposa teniendo sexo con otros

Fantasías comunes para ambos sexos:

  • Sexo con una persona distinta a la pareja actual (más frecuente en ellos)
  • Tener sexo anal (más frecuente en ellos)
  • Ser dominado sexualmente 
  • Estar atado durante el sexo
  • Atar o golpear a otra persona durante el sexo
  • Ser golpeado o azotado
  • Ser forzado a tener sexo

Como hecho significativo del estudio, se observó que las fantasías de sumisión fueron mencionadas tanto por mujeres y hombres, siendo un poco mayor la frecuencia en las mujeres. Sin embargo, la mitad de estas mujeres aclaró que no querían que estas fantasías se materializan en la vida real. Quienes expresaron fantasías de sumisión también presentaron fantasías de dominación (atar y golpear al otro). Además se notó en estas personas más intensidad y variedad en las fantasías sexuales que los demás participantes. Los hombres mostraron mayor preferencia por las fantasías de dominación que las mujeres. 

Fantasías sexuales inusuales = 9

Se les llamó fantasías inusuales porque fueron expresadas por menos del 15.9% de los participantes. Fueron 9 en total.

Fantasías femeninas:

  • Usar ropa del sexo opuesto
  • Forzar a alguien a tener sexo
  • Abusar sexualmente de alguien que ha bebido o está dormido o insonsciente
  • Sexo con una prostituta
  • Tener sexo una mujer de senos pequeños

Fantasías sexuales masculinas:

  • Sexo con dos hombres
  • Sexo con más de tres hombres

Fantasías comunes para ambos sexos:

  • Orinar a la pareja
  • Ser orinado por la pareja

Fantasías sexuales raras = 2

Un 2.3% de los encuestados mostró preferencia por estas dos fantasías sexuales, que fueron clasificadas como raras por presentarse en pocas personas:

  • Tener sexo con niños menores de 12 años
  • Sexo con un animal

Según la American Psychiatric Association (APA) – en su Manual Dagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) – para que una fantasía sexual (inusual o no) sea considerada parte de un trastorno clínico debe estar ocasionando alguna disfunción sexual, estrés o alteración en la vida normal de la persona, o bien conducir a alguna conducta sexual compulsiva (incontrolable) que sea considerada como desviada (anormal clínicamente hablando), en particular, cuando se abusa o agrede sexualmente a otra persona. Algunas de estas conductas sexuales anormales – llamadas parafilias – son el fetichismo, masoquismo, sadismo, travestismo, exhibicionismo y pedofilia.

Esta investigación indica que la gran mayoría de las fantasías sexuales estudiadas fueron mencionadas por más del 50% de los participantes. Significa que estadísticamente pocas fantasías sexuales entraron en la categoría de raras o inusuales. Más importante que el contenido de la fantasía sexual lo es el efecto que la fantasía tiene en la persona, fue otra de las reflexiones de esta investigación. Cualquiera de nosotros puede tener en algún momento una fantasía que nos puede parecer extraña - tal vez como parte de una normal curiosidad hacia lo desconocido o prohibido - y esto no debe ser motivo de alarma o preocupación. Los estudios muestran que las personas que tienen fantasías están por lo general más satisfechas sexualmente que las personas que no las tienen. Así que deja volar un poco tu imaginación de vez en cuando y aprovecha este recurso mental, siempre a tu disposición, para disfrutar más de tu sexualidad.

(Sigue leyendo: ¿Cuándo una conducta sexual se convierte en una conducta anormal?)

Lecturas relacionadas:

Fuentes:

Joyal, C.C., Cossette, A. y Lapierre, V. “What exactly is an unusual sexual fantasy”. Journal of Sexual Medicine, Published online Oct 30, 2014.