¿Qué son y para qué sirven los espermicidas?

¿Qué es un espermicida?

Un espermicida es un método anticonceptivo que mata los espermatozoides o les impide moverse. Cuando se usa solo no es un método anticonceptivo muy eficaz. Sin embargo, se puede usar junto a los métodos de protección de barrera - como el condón y el diagragma - para aumentar la efectividad de estos últimos y prevenir los embarazos nos deseados.

Puedes adquirir los espermicidas en las farmacias sin necesidad de tener una prescripción médica.

Se pueden conseguir en diferentes presentaciones, tales como crema, gel, espuma, supositorios y tabletas.

Los espermicidas no te protegerán de contraer enfermedades de transmisión sexual. Usa para ello, métodos como el condón.

¿Cómo funcionan los espermicidas?

Los espermicidas contienen agentes químicos, como el nonoxinol 9, que impiden que los espermatozoides entren al útero, ya sea matándolos o deteniendo su movilidad.

Eficacia de los espermicidas

Se estima que 28 de cada 100 mujeres que usan los espermicidas (sin usar métodos de protección de barrera) quedan embarazadas en el transcurso de un año. Por si solo, no es un método anticonceptico muy eficaz, por lo que siempre debe usarse junto a métodos de protección de barrera, como el condón, diafragma, esponja anticonceptiva y capuchón cervical.

¿Cómo se aplican los espermicidas?

Antes de usar un espermicida, lee atentamente las instrucciones.

En general, los supositorios y tabletas necesitan ser colocadas en la vagina entre 10 y 30 minutos antes del sexo para que se disuelvan. En cambio, las cremas, geles y espumas comienzan a funcionar inmediatamente.

Si pasa más de una hora entre la aplicación del espermicida y la relación sexual, deberás aplicar nuevamente más espermicida.

El espermicida debe ser aplicado lo más cerca posible del cuello uterino, usando los dedos o el aplicador. Si tienes sexo más de una vez, deberás aplicar espermicida antes de cada encuentro sexual.

Si usas espermicida junto a tu diafragma o capuchón cervical, lee bien las instrucciones específicas para estos implementos.

Es muy importante que el espermicida permanezca dentro de tu vagina hasta 6 horas después de la relación sexual. No se recomiendan las duchas vaginales, pero si las utilizas, deben realizarse después de esas 6 horas.

Ventajas de los espermicidas

  • No requieren prescripción médica
  • No tienen efectos secundarios como los métodos anticonceptivos hormonales
  • No se necesita de la cooperación de la pareja
  • Aumentan la lubricación durante el sexo

Quiénes no deberían usar espermicidas

Evita los espermicidas si:

  • No eres constante usando los espermicidas junto con métodos de protección de barrera.
  • Tienes altas probabilidades de quedar embarazada, ya sea porque eres menor de 30 años o tienes sexo 3 o más veces a la semana.
  • Sueles tener frecuentes infecciones urinarias.
  • Tienes alto riesgo de contraer VIH, o tienes VIH o SIDA.

Posibles efectos secundarios y adversos de los espermicidas

  • Aumento del riesgo de desarrollar infecciones urinarias.
  • Irritación vaginal, tal como ardor, picazón o erupción.
  • Reacciones alérgicas a sus componentes.

Usar espermicidas muy frecuentemente puede ocasionar irritación vaginal, lo que a su vez aumenta el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Los espermicidas pueden además causar irritación en el pene de tu pareja y ardor al orinar.