Qué son y cómo tratar los hongos vaginales (candidiasis)

Infección por hongos en la vulva y vagina

Hongos vaginales - candidiasis
Candida albicans a través del microscopio. ©London Scientific Films/Oxford Scientific/Getty Images

La infección por hongos vaginales es muy frecuente en las mujeres. No se le considera una enfermedad de transmisión sexual, aunque afecta la vida íntima y debe ser tratada para evitar un posible contagio a la pareja.

Según los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), alrededor del 75% de las mujeres adultas tendrá al menos una infección por hongos una vez en la vida y es común que muchas experimenten esta enfermedad dos o más veces.

Qué son los hongos vaginales

La candidiasis – también llamada micosis candidiásica – es una infección de la vagina que causa inflamación (vaginitis). La enfermedad es causada por un hongo llamado Candida, generalmente perteneciente a la especie Candida albicans.

Este hongo se encuentra de forma normal en pequeñas cantidades en la piel, boca, garganta, estómago, vagina, colon y recto. Allí vive de manera inofensiva y sin causar síntomas. Cuando ocurre un crecimiento desmedido del hongo en alguna zona del cuerpo se produce la enfermedad.

Aunque esta enfermedad se puede contagiar por contacto sexual, no se le considera típicamente una enfermedad de transmisión sexual ya que puede afectar a mujeres que no están activas sexualmente, y porque la Candida se encuentra presente de manera natural en la vagina.

Síntomas de hongos vaginales

Los síntomas más comunes de la candidiasis vaginal son los siguientes:

  • Irritación y picazón en la vulva y vagina
  • Ardor (sensación quemante) al orinar o durante las relaciones sexuales
  • Dolor e irritación en la vagina
  • Flujo vaginal espeso y blanco, con apariencia de queso cottage
  • Enrojecimiento e inflamación en la vulva (zona genital externa)

Los hombres en raras ocasiones presentan esta enfermedad, y cuando ocurre produce erupción (sarpullido) y picazón en el pene.

Por qué se producen los hongos vaginales / Cómo se contagia la enfermedad

La mayoría de los casos de infección por Candida son ocasionados por un crecimiento anormal de estos microorganismos en el cuerpo de la persona. Es poco frecuente que la infección se transmita a través de las relaciones sexuales, aunque el hongo puede propagarse a través del contacto oral-genital.

La vagina contiene una mezcla balanceada de hongos (Candida) y bacterias. La bacteria Lactobacillus produce ácidos que previenen que los hongos se multipliquen en exceso. Pero a veces se pierde ese equilibrio saludable y se altera el PH de la vagina. Entonces comienzarán los síntomas típicos de la candidiasis.

Factores de riesgo para desarrollar candidiasis

Cualquiera de estos factores puede aumentar las posibilidades de desarrollar hongos vaginales:

  • Uso de antibióticos por períodos prolongados: aquéllos que matan un amplio rango de bacterias también eliminan las bacterias buenas que mantienen la salud vaginal.
  • Niveles de estrógeno altos: mujeres embarazadas, estar tomando píldoras anticonceptivas con altas dosis de estrógeno o estar en tratamiento hormonal con estrógenos.
  • Diabetes no controlada: las mujeres diabéticas que no controlen los niveles de glucosa en la sangre tienen más posibilidades de desarrollar hongos vaginales que aquéllas que si controlan su diabetes.
    • Sistema inmune deteriorado: estar en tratamiento con corticosteroides o haber contraído el VIH (virus causante del SIDA).
    • Actividad sexual: el hongo puede ser introducido en la vagina a través del contacto sexual.
    • Dieta deficiente, alta en alimentos procesados, harinas blancas y azúcar.
    • Estrés
    • No dormir lo suficiente.
    • Uso de lavados/duchas vaginales y desodorantes íntimos que afecten el PH natural.
    • Consumo excesivo de alcohol.

    Diagnóstico y tratamiento de la candidiasis

    Los síntomas de la candidiasis vulvo-vaginal se parecen a los de otras infecciones genitales. Por ello, es necesario consultar con tu médico quien diagnosticará de qué enfermedad se trata. Para ello, tomará una muestra de tus secreciones vaginales y las enviará al laboratorio para su análisis. Este tipo de examen se realiza por lo general sólo cuando la infección es recurrente, a fin de precisar qué tipo de hongo está causando la enfermedad.

    Los hongos vaginales producidos por la Candida albicans responden muy bien al tratamiento con antimicóticos en crema que se aplican en toda la zona genital externa. Generalmente se complementan con supositorios vaginales.

    Este tratamiento básico usualmente es efectivo y puede adquirirse en las farmacias – casi siempre sin prescripción médica – sin embargo, si los síntomas no ceden con estas medicinas o si padeces de infecciones por hongos recurrentes (cuatro o más al año), es muy importante que acudas a un médico para un adecuado diagnóstico y tratamiento. Otros tipos de Candida podrían requerir de medicamentos más fuertes para que la enfermedad ceda.

    Por lo general, la pareja sexual no necesitará recibir tratamiento, a menos que la infección sea recurrente y tu pareja esté presentando síntomas como picazón en la zona genital. En este caso, el médico también recomendará que uses condones. Es importante que tengas presente que los componentes de estas medicinas (cremas y supositorios) pueden debilitar el material del que están hechos los condones y diafragmas. Por ello es recomendable utilizar otros métodos anticonceptivos o practicar la abstinencia sexual mientras dure el tratamiento.

    NOTA IMPORTANTE: Si estás embarazada nunca uses ningún tratamiento por vía oral sin prescripción médica. Muchos de estos fármacos pueden ser tóxicos para el feto. Consulta con tu médico, quien te indicará el tratamiento a seguir.

    Complicaciones de la candidiasis

    Si te encuentras dentro de cualquiera de las siguientes situaciones es muy importante que acudas a tu médico, ya que sería considerado un caso complicado:

    • Los signos y síntomas de la infección son severos, como intenso enrojecimiento, dolor y picazón que producen rasgaduras o grietas en tu piel.
    • Has tenido infecciones por hongos recurrentes, es decir, cuatro o más en el mismo año.
    • Presentas los síntomas de la infección y estás embarazada.
    • Tienes la enfermedad y también diabetes no controlada.
    • Presentas los síntomas y tu sistema inmune está afectado debido a ciertos medicamentos o a la infección por el VIH.

      Cómo prevenir los hongos vaginales

      • Evita las duchas y lavados vaginales.
      • Usa ropa interior de algodón y evita la ropa muy ajustada.
      • Quítate la ropa mojada (trajes de baño y prendas deportivas) tan pronto puedas.
      • Evita los baños de inmersión muy calientes.
      • Reduce la cantidad de alimentos ricos en azúcar, productos lácteos, levaduras, trigo y cafeína.
      • Evita usar desodorantes íntimos en aerosol y tampones con desodorante.
      • Se sugiere consumir yogurt que contenga Lactobacillus acidophilus, la bacteria que mantiene el balance saludable en la vagina

      Fuentes:

      AIDSMeds. Candidiasis. Recuperado el 28 de febrero de 2016.

      Centers for Disease Control and Prevention. Genital/Vulvovaginal Candidiasis (VVC). Recuperado el 28 de febrero de 2016.

      Mayo Clinic. Yeast infection (vaginal). Recuperado el 28 de febrero de 2016.