¿Qué son los mudras?

los mudras son gestos manuales o corporales
Los mudras son gestos que quizás haya visto varias veces. Mark Scott/Getty Images

Seguramente habrá visto muchas veces otras personas usar los mudras - en películas o a su alrededor - y no es conciente de qué significan esos gestos.

Un mudra es un símbolo o gesto corporal, más comúnmente con las manos, que es utilizado en diferentes ceremonias religiosas en India y en la práctica del yoga.

La palabra mudra en sánscrito significa "sellando la energía".

El propósito de los mudras es claro: Los mudras tienen un efecto directo en la energía física y sútil del cuerpo humano, al igual que en los estados anímicos.

Son usados como lenguaje, como energizadores y en algunas ocasiones también se practican para la sanación.

Los mudras son típicos de varias prácticas budistas e hinduístas y se ven frecuentemente en la meditación para aumentar la concentración y el poder creativo.

Quizá el mudra más conocido es el realizado uniendo el dedo pulgar y el dedo índice. Otros mudras populares son la unión de las dos palmas para la oración o el saludo hindú de namaste.

Cómo trabajan los mudras

Somos seres eléctricos y llenos de fuerza vital - prana. Este prana fluye por todo el cuerpo, incluyendo los dedos de las manos. Cuando la energía que fluye por los dedos es redireccionada - presionándolos uno contra otro - y se hace con determinada intención, es posible utilizarla para fines específicos como la concentración o sanación.

Cada dedo además está asociado con un elemento - estos elementos controlan o rigen determinadas propiedades en el cuerpo y el exceso o falta de determinado elemento conlleva o manifiesta una u otra enfermedad.

Al balancear los elementos, se resuelven las dificultades.

El pulgar se asocia al fuego, el índice al aire, el dedo del corazón o medio al eter, el anular al elemento tierra y el meñique al agua.

Cómo usar los mudras para que sean efectivos

Para que los mudras sean efectivos, deben usarse por al menos 10 a 15 minutos y deben ir acompañados de una intención clara y específica.

Repetir el mudra en cada mano es también aconsejable.

Si no tiene práctica, empiece por el mudra de los cuatro dedos, en donde por 10 a 15 minutos diarios se turna presionando el pulgar con cada uno de los otro cuatro dedos con la intención de balancear su mente y cuerpo.

Cada posición también tiene un efecto específico. Por ejemplo, el pulgar contra el índice redirecciona la energía hacia la pelvis lo cual ayuda a la concentración y a "poner los pies sobre la tierra" energéticamente. El pulgar contra el dedo del corazón promueve la paciencia, sobre todo en momentos de ira y frustración. El pulgar contra el anular ayuda a balancear las emociones y lo llena de seguridad. El pulgar contra el meñique promueve la intuición.

La intuición es clave a la hora de usar mudras. Empiece por meditar algunos minutos y deje que su cuerpo vaya tomando la posición que naturalmente quiera tomar. No lo piense demasiado, simplemente deje que la energía misma le indique qué mudra necesita su cuerpo y alma.