¿Qué son los derechos sexuales y reproductivos?

Reconocen la libertad de las mujeres para decidir sobre sexualidad y maternidad

Colocar las manos imitando la forma de una vagina, símbolo de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer
Colocar las manos imitando la forma de una vagina, símbolo de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer. Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images

Los derechos sexuales y reproductivos están relacionados con la salud, es decir con el bienestar y equilibrio de las personas, tanto físico como emocional. Forman parte de los derechos humanos de las mujeres a tomar sus propias decisiones sobre sexualidad, embarazo y maternidad, tal y como se concluyó en la Conferencia de El Cairo de Naciones Unidas, en 1994.

En esta reunión internacional se elaboró un plan de acción que aprobaron 179 estados y supuso un avance en el reconocimiento de la libertad de decisión de la mujer, aunque sin garantías jurídicas en caso de que algún estado violase su cumplimiento.

Veinte años más tarde, Amnistía Internacional señala que no se han respetado los acuerdos. Según la ONU, cada día mueren en el mundo 800 mujeres por complicaciones en el embarazo y el parto; y 16.000 padecen alguna enfermedad o secuela grave por las malas condiciones sociosanitarias en las que son atendidas durante la gestación, los nacimientos y los abortos. Precisamente, uno de los logros de El Cairo es que se insta a los Gobiernos, por primera vez, a "considerar que los abortos en condiciones de riesgo son una causa importante de mortalidad materna y una importante cuestión de salud pública".

La Carta de Derechos Sexuales y Reproductivos del IPPF (Federación Internacional de Planificación Familiar), aprobada en mayo de 2008, es el documento de referencia para definirlos ya que concreta en 10 artículos las decisiones adoptadas en la ONU en 1994 (El Cairo) y 1995 (Conferencia de la Mujer de Beijing) en los que se recogen los siguientes derechos:

  1. A la igualdad, a una protección legal igualitaria y a vivir libres de toda forma de discriminación basada en el sexo, la sexualidad o el género. 
  2. A la participación de todas las personas, sin importar su sexo, sexualidad o género.
  3. A la vida, libertad y seguridad de la persona e integridad corporal.
  4. A la privacidad y la no interferencia para ejercer su autonomía sexual.
  1. Control y decisión libre sobre la sexualidad, la elección de parejas sexuales y "para experimentar su potencial y placer sexual a plenitud, dentro de un marco de no discriminación y con la debida consideración a los derechos de otras personas y a la capacidad evolutiva de las y los niños".
  2. A la libertad de pensamiento, opinión y expresión "en relación con sus ideas sobre la sexualidad, orientación sexual, identidad de género y derechos sexuales, sin intromisiones o limitaciones basadas en las creencias culturales dominantes o ideología política, o en nociones discriminatorias del orden público, moralidad pública, salud pública o seguridad pública” así como a la libre asociación.
  3. A la salud y a los beneficios del avance científico.
  4. A la educación e información. Esto incluye la información independiente sobre anticoncepción, protección ante enfermedades como el VIH/SIDA, sexualidad y planificación familiar, así como protección ante casos de violencia sexual.
  5. A decidir si casarse o no y a formar y planificar una familia, así como a tener o no hijos y cómo y cuándo tenerlos. Respetando "todas las diversidades familiares, incluyendo aquellas no definidas por ascendencia o matrimonio".
  6. A la rendición de cuentas y reparación de daños en caso de que se violen los derechos anteriores.

    Reivindicación histórica del feminismo

    Junto a los derechos a la educación, el voto y el trabajo en igualdad de condiciones, la libertad reproductiva de la mujer es una de las reivindicaciones históricas más destacadas del feminismo, sobre todo desde los años 70 hasta nuestros días. Gloria Steinem, Emma GoldmanSimone de Beauvoir o Kate Millet la han abordado como base para alcanzar la liberación de la mujer, ya que, sostienen, a través de la reproducción se ha tratado de ejercer control sobre las mujeres o limitar su participación en la toma de decisiones políticas, económicas y sociales. 

    En resumen, la protección de los derechos sexuales y reproductivos incluye:

    • Garantizar la información independiente y el libre acceso a los métodos anticonceptivos.
    • Asistencia médica gratuita y de calidad antes, durante y tras el embarazo, el parto o el aborto.
    • Respetar la libertad de las personas y/o parejas para planificar y tomar decisiones seguras y libres sobre su vida reproductiva. 
    • Proteger a las mujeres que desean ser madres y poner a su disposición todos los medios sanitarios y avances médicos disponibles para ello.
    • Fomentar una sexualidad libre, satisfactoria y sin riesgos, así como el respeto a la diversidad sexual.
    • Garantizar la libertad para tomar decisiones acerca de la sexualidad y elección (o no) de pareja sin condicionamientos familiares morales, económicos, religiosos o sociales. 
    • Prevenir y adoptar medidas sociales y legales contra el acoso y la violencia sexual.

    (Fuente: Declaración de los Derechos Sexuales del IPPF, Conferencia de El Cairo de la ONUl).