¿Qué son los anticoagulantes?

Son fármacos que reducen la capacidad de coagulación de la sangre

anticoagulantes
Los anticoagulantes son medicamentos que reducen la capacidad de coagulación de la sangre. Andrew Brookes | Getty Images

Los anticoagulantes son medicamentos qua alargan el tiempo de coagulación de la sangre, evitando que se formen trombos (coágulos dentro del sistema cardiovascular). Se les llama también diluyentes de la sangre, aunque no es estrictamente correcto, ya que solo reducen la capacidad de coagulación de la sangre.

En condiciones normales, se forman pequeños trombos reparadores para evitar que pequeñas erosiones, producidas en los vasos sanguíneos, puedan producir sangrado, y si hay una rotura de un vaso exterior se produce un coagulo evitando una hemorragia.

El mecanismo de la coagulación es muy complejo y entran más de doce factores. Las plaquetas son las primeras en acudir al lugar de la agresión. Sobre estas células se suceden en cadena una serie de cambios químicos que dan lugar al coágulo.

Tipos de anticoagulantes

Los anticoagulantes orales actúan a distintos niveles de este proceso evitando que, en condiciones especiales, el mismo mecanismo protector acabe creando un problema. Por este motivio, impiden que la vitamina K sea utilizada por el hígado para formar alguno de los factores de la coagulación.

Como por ejemplo, en el caso de las personas mayores, que deben hacer reposo y tienen una circulación lenta y varices, se hacen pequeños trombos en las venas, a veces, se sueltan y viajan a través de las grandes venas por el sistema circulatorio hasta el corazón y pueden llegar al filtro de los pulmones, ocasionando una embolia pulmonar.

Hay varios tipos de fármacos anticoagulantes: los antiagregantes plaquetarios, las heparinas, antivitaminas K y los nuevos anticoagulantes (inhibidores directos del Factor Xa).

El problema de los anticoagulantes antiguamente es que debían suministrarse por vía intramuscular y endovenosa, y su efecto duraba pocas horas, el más conocido era la heparina. Con la aparición de los cumarínicos, se abrieron nuevas posibilidades terapéuticas. Estas sustancias, que bloquean la protrombina, una de las composiciones necesarias para la coagulación, pueden tomarse por vía oral y su efecto dura 24 horas .

El tiempo en que tarda la protrombina a pasar a trombina (verdadero factor activo) es la medida universalmente aceptada como índice de descoagulación. Pocas medicaciones han sido tan efectivas en la prevención de muertes por embolia pulmonar y accidentes cerebrovasculares.

Los pacientes con enfermedades del corazón que conllevan problemas valvulares o con arritmias son firmes candidatos a los anticoagulantes que, en la mayoría de los casos, suele ser un tratamiento crónico.

¿Cómo funcionan los anticoagulantes?

Cuando nos hacemos un corte, la sangre tiene la capacidad de coagularse para taponar la herida y evitar así una hemorragia. Pero esta acción puede ser peligrosa si se forma un trombo (en inglés), es decir, un coágulo en el interior de algún vaso del sistema circulatorio o se desata una embolia, que se produce cuando un fragmento del coágulo se desprende y tapona de forma brusca una arteria o vena en el cerebro o pulmón. Este tipo de fármacos reducen la capacidad de coagulación de la sangre.

Tipos de anticoagulantes

Existen dos tipos de tratamientos anticoagulantes:

Anticoagulantes, como heparina o warfarina (también conocido como Coumadin (en inglés), -en España, el más frecuente es el Sintrom ® (Acenocumarol).

Este tipo de fármaco provoca reacciones químicas en su cuerpo para que lleve más tiempo la formación de coágulos sanguíneos.

Antiplaquetarias, como la aspirina, que impiden que las células sanguíneas llamadas plaquetas se amontonen y formen agregaciones que darán lugar a coágulos.

¿Qué es la prueba del INR?

El INR (Ratio Internacional Normalizada) es una prueba de sangre que mide la rapidez con la que la sangre coagula. El nivel de coagulación se registra en controles que se miden regularmente -Tiempo de Protrombina (TP)- y que ayudan al médico a ajustar la dosis diaria. Una persona que no toma anticoagulante tiene un INR de 1, pero en las que toman diluyentes de la sangre su INR es de 2 o superior, y significa que la sangre tarda el doble de tiempo en coagular.

Cada condición médica necesita un nivel de coagulación o INR (en inglés) determinado.

Así, mientras que una persona con arritmia necesita tener un INR de 2 a 3, otra con una prótesis valvular mitral requiere un INR de entre 2,5-3,5.

La dosis que deberás tomar diariamente estará determinada por los controles periódicos. En tu pauta recomendada cada día tendrás asignada una cantidad de anticoagulante que ha sido ajustada por el hematólogo.

¿Qué ocurre si hay un cambio en la dosis?

Cuando tomas una dosis demasiado alta, debido a un descuido, coméntalo enseguida con tu médico. Si hay demasiado diluyente en la sangre puedes sangrar demasiado. Es posible que te aconsejen que descanses durante uno o dos días o incluso puede ser que te den un suplemento de vitamina K para corregir la desviación: pero es muy importante que te hagas un nuevo control para conocer tu nivel de coagulación. Cuando la dosis es demasiado baja, podría formarse un coágulo y provocar una trombosis o embolia.

¿Para qué sirven los anticoagulantes?

La disfunción cardiaca, tanto por arritmia como por insuficiencia cardíaca congestiva, puede producir un flujo desordenado o turbulento de la sangre, lo que predispone a la formación de coágulos - con mayor riesgo en algunas condiciones que otras.

Por eso este tipo de fármacos son recetados con frecuencia a personas que sufren de fibrilación auricular. Esta arritmia acelera el ritmo del corazón y aumenta el tamaño de una cavidad del corazón (aurícula izquierda), incrementando las  posibilidades de sufrir una embolia o trombosis.

También son indicados para personas con insuficiencia cardíaca congestiva y a veces para pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva severa.

Los anticoagulantes además se administran a personas con enfermedades valvulares, que se han sometido a una cirugía de válvulas cardíacas, especialmente indicada para portadores de una válvula cardíaca artificial mecánica. Aunque no se deterioran con el tiempo requieren anticoagulación de por vida. Si no hay otras complicaciones añadidas, las personas con válvulas biológicas no requieren anticoagulación.

Las personas con defectos cardíacos congénitos, especialmente los que afectan el tamaño del corazón, pueden ser candidatos para este tipo de tratamiento.

Son indicados con frecuencia para tratar la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar.

Efectos secundarios de los anticoagulantes

Los anticoagulantes tienen muy pocos efectos secundarios en general, el más frecuente es la producción de hematomas (cardenales) por pequeños golpes o presiones ligeras, sobre todo, en personas mayores. Es importante que lleves una identificación en un lugar asequible, como medalla, o en el billetero, una identificación conforme toma anticoagulantes en caso de mareo, accidente o caída o en cualquier asistencia médica es decisivo conocerlo.

Entre los efectos secundarios más comunes de este tipo de fármacos se encuentran la diarrea, la pérdida de apetito, las náuseas o vómitos y la hinchazón y gas abdominal. También puede dar dolor de garganta, escalofríos o debilidad, dolor de espalda, caída del pelo, sarpullido,fiebre, urticaria o tos o vómitos con sangre.

Esta información no debe considerarse asesoramiento médico. Consulta con tu médico o farmacéutico para obtener instrucciones de uso.

Consejos para pacientes que toman anticoagulantes orales (TAO). En este artículo encontrarás información sobre las interacciones de los anticoagulantes con la dieta y otros medicamentos.

    Referencias:

    Diluyentes de la sangre.  Texas Heart Institute (Instituto del Corazón de Texas) Accedido: 16 de octubre de 2013 http://www.texasheartinstitute.org/HIC/Topics_Esp/Meds/blodm_sp.cfm

    Pastillas que diluyen la sangre. Guía para su uso seguro Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica (Agency for Healthcare Research and Quality) Accedido: 16 de octubre de 2013