¿Qué Son y Para Qué Sirven las Proteínas?

Funciones de las Proteínas en el Organismo e Importancia de las Mismas

Alimentos ricos en proteínas
Todos estos alimentos son fuente de proteinas. En esta imagen vemos, por tanto, que no solo la carne o el pescado las contiene. Maximilian Stock Ltd. / Getty Images

¿Qué Son?

Las proteínas son nutrientes esenciales, es decir, el organismo los necesita para vivir y funcionar, como puede producirlas por sí solo hay que aportarlas a través de la alimentación. Las proteínas tienen muchas funcionas, entre ellas la de construir los tejidos del cuerpo (por ejemplo, reconstruir una herida y formar la cicatriz) así como transportar adecuadamente algunas hormonas. 

¿Cómo se Clasifican?

Las proteínas se clasifican de la siguiente manera: 

  • Proteínas simples;

  • Albúminas y globulinas;

  • Albuminoides;

  • Proteínas conjugadas;

  • Glutelinas y prolaninas;

  • Proteínas derivadas. 

¿De qué están compuestas? 

Las proteínas contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Pero además también contienen nitrógeno, a diferencia de las grasas y los hidratos de carbono. Estos átomos de nitrógeno les da el nombre de "amino." Así, las unidades básicas de las proteínas son los aminoácidos, los eslabones de las cadenas proteicas.  Existen hasta 20 aminoácidos y su unión da lugar a otras proteínas en el organismo. Los aminoácidos son la parte esencial de las proteínas y lo que se debe tener en cuenta a la hora de alimentarse.

Aunque muchos vegetales tienen proteínas, estos no cuentan con todos los aminoácidos esenciales. Por eso, en las dietas vegetarianas hay que saber bien cómo combinar alimentos para no generar deficiencias, así como a saber a qué suplementos recurrir para obtener vitaminas -como la B12 que solo se encuentra en los alimentos de origen animal.

Tipos de aminoácidos

Existen aminoácidos esenciales y no esenciales. Los primeros son aquellos que el organismo no puede producir por sí solo y que necesita adquirirlos a través de la alimentación.

Los aminoácidos esenciales son ocho: fenilalanina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano y valina.

Hay un noveno aminoácido que es esencial para los lactantes y niños: la histidina. Algunos estudios señalan que también puede ser importante para los adultos.

Los aminoácidos no esenciales son aquellos que el cuerpo sí puede sintetizarlos. Existe un grupo elevado: alanina, asparagina, aspartato, cisteina, glicina, glutamato, hidroxilisina, hidroxiprolina, prolina, serina, tirosina.

Existe un tercer tipo, los aminoácidos condicionales, que pueden ser necesarios en caso de enfermedad.

Donde Se Encuentran los Aminoácidos

Los alimentos contienen proporciones diferentes de aminoácidos. Los alimentos de origen animal tienen un perfil más rico que los de origen vegetal. Por ello, se dice que las personas que siguen una dieta vegetariana deben cuidar mucho su alimentación para no presentar un déficit de proteínas.

Por ejemplo, la combinación de cereales y legumbres puede dar lugar a una "proteína completa" con lo que se estaría aportando cantidad suficiente de aminoácidos.

Consumiendo proporciones adecuadas de proteína vegetal también se puede aportar a la dieta la cantidad necesaria. Algunas legumbres como la soja o la quinoa tienen un alto valor biológico porque contienen todos los aminoácidos esenciales y están recomendadas en las dietas en las que no se consume proteína animal.

El huevo y la leche, permitidos en las dietas ovolactovegetarianas, también son fuentes de proteínas. El huevo es un alimento con un alto valor biológico, es decir, contiene todos los aminoácidos esenciales.

Para qué sirven las proteínas

Las proteínas contienen 4 calorías por gramo, al igual que los hidratos de carbono. Sin embargo, su principal función no es el aporte de energía al organismo. Las células del organismo utilizan los aminoácidos de las proteínas que consumimos para construir nuevas proteínas y estas son indispensables para multitud de funciones vitales.

Siempre que el organismo está creciendo, reparando o regenerando tejidos, hay proteínas implicadas en esta labor. A veces su papel es facilitar o regular; otras veces consiste en formar parte de la estructura. En general, las proteínas: 

  • Participan en la formación de los músculos, huesos y otros tejidos;
  • Son mensajeras dentro del organismo humano: las numerosas hormonas del cuerpo son moléculas que transmiten información de un lado a otro;
  • Ayudan a mantener el equilibrio hídrico del organismo;
  • Funcionan como enzimas que facilitan las reacciones químicas sin ser transformadas durante el proceso;
  • Ayudan a mantener el equilibrio entre los ácidos y las bases en los líquidos corporales;
  • Ayudan a llevar nutrientes a través del organismo. 

Alimentos que Contienen Proteínas

Proteínas de origen animal:

  • Carnes y productos animales (lácteos y huevo); 
  • Pescados y mariscos.

Proteínas de origen vegetal:

  • Legumbres: Frijoles, judías, lentejas, guisantes, garbanzos;
  • Frutos secos y semillas como nueces, avellanas, almendras, cacahuetes, semillas de girasol;
  • Soja y productos derivados de la misma.

Cuánta proteína debo consumir

Existen unas recomendaciones y limitan el consumo de proteínas a 0,8 gramos por kilogramo de peso corporal. Por ejemplo, una mujer que pese 60 kg debería incorporar al día 48 gramos de proteínas; la mayoría de los adultos debería consumir de 5 a 6 1/2 porciones de proteína al día y niños menores de 8 años de 2 a 4.

Diez Alimentos Vegetales Ricos en Proteínas

Proteínas Como Anticuerpos

Algunas proteínas también funcionan como anticuerpos defendiendo al organismo del ataque de agentes patógenos.

Cuando un virus entra en el cuerpo, por ejemplo el de la gripe, penetra en las células y se multiplica por cien en una hora. Cada una de esas copias a su vez puede infectar a otras cien células y multiplicarse por cien de nuevo. Con eso ya tenemos diez mil réplicas del virus infectando el organismo. Si se le permite seguir actuando el cuerpo pronto enfermará. En ese momento entran en juego los anticuerpos: cuando el organismo detecta que existe una infección se forma un ejército de anticuerpos que son moléculas proteicas gigantes diseñadas para combatir los antígenos invasores.

Estos anticuerpos funcionan de una forma muy rápida y efectiva.

En un individuo sano con suficiente cantidad de proteínas, los anticuerpos lucharán contra estos agentes y los vencerán evitando la enfermedad.

Además, cuando el organismo ha fabricado un anticuerpo específico contra un virus determinado lo recuerda formándose lo que se denomina inmunidad y eso permitirá que en caso de volver a contagiarse, la fabricación sea más rápida y la lucha contra la enfermedad mucho más efectiva. De ahí que las personas que han sufrido una enfermedad contagiosa como el sarampión desarrollen inmunidad para superarlo si volviera a producirse el contagio.

Fuentes:

Eleonor Noss Whitney y Sharon Rady Rolfes. Tratado General de la Nutrición. Editorial Paidotribo

Lehninger, Nelson, Cox Principios de Bioquímica. Editorial Omega

Medline Plus. Un servicio de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos