¿Qué significa RAID?

RAID
Copyright Getty

RAID es un acrónimo que en español se puede traducir por array redundante de discos independientes. Es una tecnología que se ha usado durante muchos años en equipos servidores, para conseguir mayores velocidades y para no tener problemas con los fallos en los discos.

Plantearte ahora mismo usar una configuración RAID puede no parecer muy necesario ya que pueden pasar años desde que compras tu disco duro hasta que este te empieza a dar problemas.

Pero si en vez de una unidad te encuentras con diez o quince en el mismo servidor, las probabilidades de que ocurra un desastre aumentan exponencialmente.

¿Cómo funciona un sistema de disco RAID?

Su funcionamiento es sencillo, usa varios discos para almacenar la información de tal forma que los datos, que de otra manera estarían en un solo disco, se distribuyan entre ellos. Se consigue de esta forma más velocidad, puedes escribir y leer de más de una unidad al mismo tiempo, y una mayor tolerancia a fallos, ya que los datos pueden estar replicados, a cambio de menos tamaño disponible de disco.

La configuración RAID debe permitir y es uno de sus objetivos básicos que el sistema pueda seguir funcionando incluso cuando uno a más discos se estropee.

¿Qué tipos de RAID existen?

Lo que conocemos como RAID permite muchas configuraciones, entre los más usados nos encontramos con los siguientes:

RAID 0. No ofrece tolerancia a fallos pero si mayor velocidad, algunos no consideran a esta configuración como un RAID verdadero.

En un RAID 0 los datos se distribuyen entre los discos sin añadir ningún control de errores. En cada uno de ellos se escribe un bloque, es decir los datos no quedan escritos de manera contigua. Una configuración RAID 0 con dos discos es hasta dos veces más rápidas que un solo disco duro.

RAID 1. En este caso lo que hacemos es replicar completamente los datos.

Si tenemos una configuración de dos discos, los dos tendrán exactamente lo mismo. Como ves este es el sistema que es más tolerante a fallos, pero que desperdicia más espacio. En los servidores se usa sólo para los datos más críticos como puede ser el sistema operativo.

RAID 3. Aquí nos encontramos con al menos tres discos. Todos menos uno tienen datos, y el último se crea realizando un cálculo sobre los demás. Si uno de estos discos se estropea el sistema es capaz de recuperarlo usando la información de los otros. Por tanto si utilizas este sistema podrás recuperarte de fallos en uno de ellos.

RAID 5. En este caso estos bits calculados se van incluyendo en cada uno de los discos y no sólo en uno. De esta forma se consigue mejorar la eficiencia del anterior. Para RAID 3, con cada escritura debemos acceder al disco duro que contiene la información de recuperación. O sea, que si tenemos varias tareas ejecutándose al mismo tiempo estaremos limitados por la velocidad de esa unidad. En equipos servidores es muy común que se ejecuten muchas tareas al mismo tiempo haciendo que RAID 3 no sea práctico.

¿Cuál configuración de discos RAID te conviene?

RAID 0. Si sólo estás pensando en velocidad y en caso de error no tienes problema en recuperar tus datos.

Recuerda RAID 0 no es considerado un sistema RAID por muchos debido a que no ofrece ninguna protección frente a errores.

RAID 1. Para entornos donde la continuidad del trabajo sea muy importante y no te importe perder capacidad. Servidores por ejemplo que tienen que estar funcionando 24 horas.

RAID 5. Donde quieras tener un aumento de velocidad y a la vez más resistencia a fallos. Un sistema con cinco discos puede llegar a funcionar a cuatro veces la velocidad de uno normal.

¿Qué necesitas para poder disfrutar de la tecnología RAID?

Cuando realizas una configuración RAID es necesario que todos los discos que agrupes tengan el mismo tamaño, por lo tanto varios discos del mismo tamaño sería el primer requisito. Además, una placa base que incluya una BIOS que sea capaz de darte soporte y que el sistema operativo lo reconozca.

En definitiva, una alternativa muy válida para que tu equipo consiga una mejora tanto en protección frente a perdida de datos como un aumento de velocidad.