¿Qué quiere ver la empresa antes de contratar?

contratacion de personal
La empresa corre un riesgo a la hora de contratar.

Cuando nos pasamos horas ante la computadora, creando el currículum perfecto, corrigiendo los verbos, las frases, revisando las comas y hasta obsesionándonos con el formato del documento, a veces se nos olvida que lo que la empresa realmente busca no son nuestras dotes gramaticales, sino una demostración de nuestra valía y potencial a través de las acciones. Solo que las acciones en este caso deben ser presentadas por escrito.

ALTO RIESGO PARA LA EMPRESA

La empresa no contrata a la primera persona que se le presenta porque contratar a una persona representa un riesgo que se asume, en algunos casos un riesgo muy costoso. Imagínate que la empresa contrata a un jefe de ventas para una vacante; después de pasar tres meses en el proceso de contratación, ocupando a varias personas en el departamento de recursos humanos, se deciden a hacerle una oferta. Si el jefe acepta, se le tiene que pagar de entrada, necesita un período de adaptación y de aprendizaje para comeznar a producir y a generar ventas. Si la contratación no ha sido la correcta, la empresa perderá muchísimo tiempo y dinero. Ese es el riesgo que asume con cada contratación. Esa es una de las principales razones por las que, en ocasiones, el proceso de contratación puede resultar casi interminable. El proceso sirve para reducir ese riesgo lo máximo posible.

 

ACCIONES VALEN MÁS QUE PALABRAS

Como uno de las maneras más conservadoras de predecir el futuro es conociendo el pasado, las empresas se aferran a lo que has logrado en el pasado para predecir tu valor dentro de la misma. Como las palabras, por muy bonitas que queden en el papel, no suelen comunicar con la misma fuerza que las acciones, los empleadores claman por una demostración de tu valía, ya sea a través de pruebas tangibles, resultados obtenidos, o de llamadas a antiguos jefes para cerciorarse de tus habilidades.

En muchos otros casos, incluso durante la misma entrevista de trabajo, el entrevistador te pedirá una demostración de las habilidades que has resaltado en tu currículum.

ASUME EL RIESGO

Para que la empresa se liberara casi por completo de ese riesgo, conozco a muchos candidatos que se han ofrecido a trabajar varias semanas sin recibir compensación alguna, ofreciendo el equivalente a una oferta para probar un producto (free trial) antes de comprarlo. No en todas las situaciones la empresa te permitirá tal ofrecimiento, pero te lo podrías reservar para algunas ocasiones en las que la empresa, aun confiando en tus posibilidades, se niegue a asumir un riesgo tan grande por falta de pruebas. Si eres capaz de demostrfar tu valía en esas semanas, generando suficiente valor como para que la empresa te extienda una oferta, pues habrás logrado tu objetivo, aunque hayas tenido que asumir tú todo el riesgo en la transacción.

Recuerda que con cada contratación la empresa asume un riesgo. Si de verdad deseas la posición ofertada, tienes la posibilidad de asumir ese riesgo, ofreciendo un período a prueba, en el que la empresa no tenga nada que perder. Por el contrario, tú estarías ofreciendo tu tiempo como una inversión, con la posibilidad de conseguir el empleo deseado.

Hay muchos candidatos que no se pueden permitir ese lujo, ya sea por falta de fondos o falta de confianza en sus capacidades, pero considéralo como una opción en el futuro. 

También te puede interesar:

-Aprende a resolver problemas

- Crea tu propio trabajo

- Panted: un app para buscar empleos no técnicos en startups

Foto@ Rocco Baviera