¿Qué podemos hacer para lograr el respeto de nuestros hijos?

madre-enfadada.jpg
Steve Debenport © Getty Images

Una de las grandes preocupaciones de las mamás con hijos con quienes la relación no está yendo tan bien como desean, es la sensación de pérdida de respeto que se tiene.

 ¿Los niños pequeños?

Cuando los niños todavía son pequeños, intentamos educarles y en ocasiones tenemos que ver cómo el camino por el que intentamos llevarles en algún tema, parece que ellos no le entienden o no les importa. Pero son pequeños, nos decimos, hay que darles tiempo.

Efectivamente, hay que dárselo y para aquellos momentos en los que la desesperación pueda acudir a nosotras, os recomiendo un pensamiento muy poderoso: recuerda cuando a un adulto o a un niño mayor le decimos, ¡Pareces un niño de tres años! Pues enfrente nuestro tenemos a uno de 23 o hasta cuatro años, así es que intentemos bajar las exigencias de su nivel.

MI recomendación:

Sempre que sea posible, detengámonos a escucharle y a intentar que comprenda que tiene que hacer determinada cosa o hablarte correctamente para que le atienda. Siéntate y dile que no tienes prisa, que te vas a quedar allí hasataque sientas que ha entendido o hecho aquello que le estás pidiendo. Te van a sorprender los resultados.

 ¿Qué ocurre con niños más mayores?

Empezamos a entrar en un momento más complejo, ya que empezamos a vislumbrar en la distancia la adolescencia y la edad adulta de ellos. La sensación de que cada vez tenemos menos tiempo para asentar en ellos unos principios de convivencia y respeto hacia todas las personas, parece que se va acabando.

 Mis tres trecomendaciones:

1º No funcionar con ellos a base de castigos y premios. Esa dinámica no tiene fin y si nos piden premios cuando han hecho algo bien, te sugiero que les preguntes que si entonces quieren castigos cuando hagan algo mal. Por supuesto que sus actos tienen consecuencias, intenta planteárselo así y sobre todo interioriza tú que aquello que le estás negando, no es un castigo, pero lo que no puede ser es que cuando algo alguien hace algo que no es correcto las cosas continúen cómo estaban.

Se firme en las decisiones que tomes pero a la vez estate abierta a darles una nueva oportunidad. No se trata de ser implacables con nuestros hijos ya que ellos también pueden darse cuenta de su error de una manera sincera. Ahíes donde está la parte más difícil para ti de mi tip y es ver si de verdad una nueva oportunidad supondría una toma de conciencia por parte de él o ella. Para todas las personas es muy doloroso saber que se ha perdido la confianza en nosotros independientemente de que lo merezcamos o no y ver que nuestra madre y nuestro padre es capaz de volver a ofrecernosla puede suponer algo muy importante para tu hijo.

Es imprescindible que tu pareja y tú seais un equipoy esto es algo que no siempre es fácil de mantener. El cansancio de la vida diaria, los sentimientos de frustración y tristeza que produce ver que las cosas no están yendo bien, unido al carácter que tiene cada persona, incluidos tus hijos hace que en muchas ocasiones nos acabemos rindiendo a las situaciones. Hay que dejar de lado el orgullo y pensar que puede estar en vuestras manos el futuro de vuestros hijos. Y si llega un momento en el que ves que es imposible que esto funcione como un equipo de dos, actua tú sola si es necesario.

No dejes que el niño vuele solo. Siempre, siempre, incluso en los momentos que más parezca que no nos respetan o no nos quieren, nos necesitan.