Qué necesitan mujeres y hombres en el amor y el sexo

01
de 02

Qué necesitan mujeres y hombres en el amor y el sexo

Necesidades de mujeres y hombres en el amor y sexo
©Ralphbijker/Creative Commons

Algunas diferencias en el amor y el sexo tienen relación con nuestro género

Como seres humanos que somos, mujeres y hombres tenemos la necesidad de expresarnos, crecer como personas y realizar nuestros sueños y metas. Tenemos un cuerpo, un cerebro, un corazón lleno de intenciones y energía vital para llevar a cabo nuestra misión en el mundo. No hay duda que ambos géneros tienen habilidades y talentos para crear y actuar con éxito en diferentes campos y entornos. La incorporación de la mujer como un ser activo en la sociedad – con acceso a derechos que antes estaban reservados sólo a los hombres – ha sido una de las mayores realizaciones de la humanidad en el siglo XX.

Tal vez por ello, la tendencia en nuestro mundo occidental ha sido tratar de borrar las diferencias, a fin de obtener la necesaria igualdad de derechos económicos, políticos y sociales entre los géneros. Sin embargo, en este esfuerzo bien intencionado por valorar a ambos géneros por igual, se perdió de vista la riqueza de la diversidad, la belleza intrínseca de cada género y el aporte que, desde nuestra esencia de mujeres y hombres, hacemos al mundo.

La biología, las emociones y la manera cómo somos criados (proceso de socialización) influyen en nuestras creencias, actitudes y conductas. También nos permiten adquirir un sentido de nuestra identidad individual, incluida la identidad sexual, y cómo pensamos, sentimos y actuamos con relación a la sexualidad. Por otra parte, los valores de la cultura en que la que vives también moldean tu identidad, y es por ello que no es lo mismo la experiencia de ser un hombre o una mujer en los Estados Unidos que en Brasil, Suecia, Marruecos o la India.

Para que logres un mejor entendimiento de ambos sexos y mejores relaciones de pareja, es importante que conozcas cómo piensan y sienten hombres y mujeres. También es necesario aprender a valorarte como ser humano, a la vez que reconoces, comprendes y aprecias las diferencias de género, aunque estas diferencias sean cambiantes, por ser producto de una sociedad y de una cultura que están en proceso de constante transformación. Es necesario comprender y aceptar ese cambio, porque no eres hoy igual que ayer, ni mañana serás igual que hoy.

Sigo leyendo para enterarte sobre algunas diferencias esenciales sobre el amor y el sexo entre hombres y mujeres.

02
de 02

Qué necesitan mujeres y hombres en el amor y el sexo

Te presentamos algunas de las diferencias que suelen existir en la manera cómo mujeres y hombres perciben el amor y la sexualidad, así cómo la forma en que viven sus necesidades en estos aspectos. Ten siempre presente que cada hombre y cada mujer son únicos, por ello, ninguno de los siguientes comentarios es presentado como una verdad definitiva sino como una guía u orientación:

1. Las mujeres necesitan ser comprendidas en sus sentimientos, los hombres necesitan ser reconocidos por sus acciones

En una relación romántica, la mujer necesita sentirse amada, deseada, escuchada y comprendida. Requiere una pareja sensible y atenta a sus necesidades, sentimientos, deseos y proyectos. Necesita a alguien que mantenga su palabra, que sea confiable y que le inspire seguridad y estabilidad. Además, necesita sentir admiración y respeto hacia su pareja. Sin estos ingredientes, es muy poco probable que sienta la confianza y el deseo de entregarse a su pareja emocional y físicamente, es decir, en cuerpo y alma.

Por su parte, el hombre necesita sentir que lo necesitan. Necesita que valoren y aprecien su ayuda y sus gestos de amor, por más pequeños que sean. Es importante que su pareja lo reconozca por sus logros y atenciones. También necesita ser aceptado tal como es, con sus características personales, gustos y aficiones, sin sentir que tiene que cambiar para ser querido. Necesita ser admirado y respetado por lo que es, y tener a su lado una pareja que lo inspire a ser y dar lo mejor de si mismo. Sólo así sentirá una real conexión emocional con ella y el deseo de mantener una relación comprometida.

2. Las obvias diferencias anatómicas entre mujeres y hombres son importantes

La estructura y funcionamiento del aparato sexual masculino y femenino son muy distintos. La estructura del hombre consta básicamente del pene y los testículos. La estructura femenina tiene más componentes y pliegues: clítoris, vagina, labios mayores y menores, monte de Venus, etc. Los genitales del hombre son externos. Los de la mujer son internos y externos. Adicionalmente, los senos desempeñan un importante papel en la respuesta sexual femenina, que – al igual que los genitales – producen excitación sexual cuando son acariciados.

La respuesta sexual masculina tiende a ser más directa y sencilla de lograr, por ello, la sola estimulación en el pene puede ser suficiente para que un hombre (sano) alcance el orgasmo. En cambio, la respuesta sexual en una mujer es más compleja, ya que depende de la interrelación entre todos sus componentes, por lo que el estímulo en uno solo de sus órganos sexuales no suele ser suficiente. Para aumentar la complejidad, el orden en que son acariciados cada parte de los genitales varía el grado de excitación sexual femenina, y no siempre resulta efectivo usar la misma secuencia.

  • Respuesta sexual femenina según Masters y Johnson
  • Respuesta sexual masculina según Masters y Johnson

3. Las mujeres necesitan ser acariciadas en todo el cuerpo, los hombres suelen quedar satisfechos con la penetración

La mujer necesita ser acariciada en todo su cuerpo, en particular sus zonas erógenas, para tener una experiencia sexual satisfactoria. Para la gran mayoría de las mujeres, el logro de un orgasmo, en ausencia de una estimulación atenta y amorosa de todo el cuerpo, puede volverse una experiencia árida, carente de conexión emocional, vacía e inclusive desagradable. Una mujer necesita de caricias sensuales antes, durante y después del coito, que le hagan sentirse deseada y adorada por su pareja.

El hombre por su parte, siente la necesidad y la urgencia por penetrar y eyacular. Este solo hecho es suficiente para que se sienta satisfecho tras la relación sexual. Es parte de su naturaleza masculina que busca expresarse de manera activa y voluntariosa. Para que la pareja logre entendimiento durante el encuentro sexual, ambos tienen que comprender las necesidades y limitaciones del otro. La mujer necesita además aprender a conectarse con la energía de su propio deseo sexual para anhelar la penetración, así como le sucede al hombre. Él, por su parte, necesita aprender a experimentar la sensualidad en toda la extensión de su cuerpo, más allá de los genitales, y disfrutar también de cada momento del encuentro sexual, sin convertir al orgasmo en la única meta a lograr.

4. Las mujeres necesitan estimulación antes durante y después del coito para alcanzar el orgasmo, los hombres suelen lograr el orgasmo durante la penetración

La mujer promedio no suele alcanzar el orgasmo de manera habitual durante la penetración, es decir, sólo con el estímulo del pene en su vagina. Necesita además que su clítoris sea estimulado de manera simultánea a la penetración. Este es un hecho que han confirmado sexólogos e investigadores como Helen S. Kaplan, Alfred Kinsey, Shere Hite y Masters y Johnson. El hombre promedio, en cambio, suele alcanzar el orgasmo durante la penetración, a menos que sufra de alguna dificultad sexual como la eyaculación precoz o la disfunción eréctil.

Es frecuente que algunas mujeres experimenten su orgasmo antes o después de la penetración. Esto generalmente se logra mediante otro tipo de estimulación, como la oral o manual, en zonas como el clítoris o los senos, o una combinación de ambas a la vez. Por este motivo, todas las etapas del encuentro sexual son igualmente relevantes para una mujer y no solamente el momento del coito (sexo con penetración). Cuando una mujer recibe de su pareja unas caricias previas de escasos minutos, sólo con la intención de “calentarla” para penetrar, puede sentirse profundamente decepcionada, molesta y herida. Esto es especialmente cierto, si en la vida cotidiana, su pareja no la toca, abraza ni besa, sino sólo cuando van a tener relaciones sexuales.

La mujer también necesita que su pareja esté presente para ella después del coito, ya sea por medio de caricias o palabras suaves. Cualquier gesto, por sencillo que sea, si es dado con intención amorosa, será apreciado. Algunas mujeres necesitan hablar después del sexo, ya que sienten que se ha creado un espacio de gran intimidad y confianza con su pareja. El hombre, en cambio, tiende a sentir cansancio, producto de la gran descarga de energía que ocurre durante la eyaculación. Su necesidad de descansar en silencio o dormir es completamente real y es necesario que la mujer entienda esto. Si eres hombre, la recomendación es que acaricies suavemente a tu pareja, le susurres palabras tiernas o duerman por un rato abrazados. Así fortalecerás tu relación y ella estará mucho más dispuesta a tomar la iniciativa, entregarse y disfrutar en sus próximos encuentros. La comunicación oportuna sobre los deseos y necesidades de cada uno es también un ingrediente fundamental en una relación de pareja comprometida y apasionada.

  • Técnica para facilitar el orgasmo femenino durante el coito
  • Técnica “start-stop” para controlar la eyaculación
  • Cómo hablar sobre tus deseos y necesidades sexuales

Fuentes:

Politzer, P. y Weinstein, E. (2010). Mujeres: la sexualidad secreta.

Sordo, Pilar (2010). ¡Viva la diferencia! (... y el complemento también).