¿Qué hacer si su hijo adolescente es discriminado?

Claves para enfrentarse al rechazo por el origen étnico

Disciminación
Es importante no dejarse intimidar por los que discriminan a nuestros hijos. Getty Images

La discriminación a causa de su origen es uno de los problemas más graves a los que se enfrentan los niños y jóvenes de nuestra comunidad. Recientes estudios demuestran que siete de cada diez adolescentes latinos sufren discriminación por parte de los adultos. Estos abusos son además causa de bajo rendimiento escolar y de problemas de salud para los chicos y en algunos casos pueden marcarlos para su futuro.

La discriminación de los hijos es uno de los problemas más duros con los que se enfrentan los padres latinos porque, en muchos casos, también ellos la sufren. Y aunque es difícil y doloroso, la única forma de enfrentarse a ella es comenzar reconociendo que existe.

 

Una situación más grave de los que se creía

Un estudio reciente de la Universidad de California en Los Angeles demostró que la situación es mucho más grave de lo que se había creído. El informe destaca que el 60% de los adolescentes que participaron en él sufrían discriminación por parte de otros adolescentes y, lo que es aún más grave, el 63% de todos los chicos y chicas reportó que eran discriminados por adultos. Y un 12% de los estudiantes aseguró que sufría discriminación continuamente. El informe muestra también la relación entre la discriminación y el bajo rendimiento académico.

Esa relación es fácil de entender porque el rechazo hacia los chicos y chicas hispanas se produce muchas veces en la propia escuela.

Los jóvenes se siente censurados y eso aumenta su inseguridad con lo que la participación en las actividades académicas se hace mucho más difícil para ellos. Y unidos al bajo rendimiento escolar aparecen también problemas de salud como un aumento de las posibilidades de padecer depresión.

La discriminación adquiere muchas caras.

Hay veces que los padres de adolescentes advierten que sus hijos no están bien pero no saben a qué se debe. Un consejo es que indaguen ya que una de las causas puede ser justamente que se sientan discriminados. En esos casos lo primero que deben hacer los padres es dedicarle tiempo a su hijo, hablar con él o ella y descubrir exactamente qué está pasando.

 

Qué hacer si su hijo está siendo discriminado

La discriminación es ilegal en Estados Unidos. Diversas leyes aprobadas desde 1871 persiguen la discriminación por diferentes causas, entre ellas la del origen étnico. Si descubre que su hijo o hija está sufriendo rechazo porque es hispano hay algunas cosas que puede hacer:

  1. No lo dejen pasar. Hay veces que pensamos que no merece la pena enfrentarse a ello pero esa no es una buena estrategia. Si lo hacemos así nunca conseguiremos acabar con la discriminación y además enviaremos un mensaje de desesperanza al adolescente que la está padeciendo.
  2. Apóyenlo. Lo más importante es que él o ella se sienta apoyado, que entienda que no es culpa suya o de su origen sino que la persona o personas que lo están discriminando son los responsables de una conducta que no sólo es indecente sino que también puede ser ilegal.
  1. Que no pierda su autoestima. Ayúdenle a que mantenga la confianza en sí mismo. Refuercen su seguridad felicitándole por sus logros y haciéndole ver que eso lo ha conseguido él o ella.
  2. Reivindiquen también nuestra cultura. No permitan que la discriminación obligue a su hijo o hija a dudar de su origen. Insistan en que pertenecer a dos culturas es enriquecedor aunque no todo el mundo tenga la inteligencia suficiente para verlo.
  3. Recopilen toda la información sobre los episodios de discriminación. En ocasiones esta es muy sutil pero intenten hacerse con toda la documentación que puedan sobre lo que le está sucediendo a su hijo: mensajes, llamadas, notas… Entérense de si ha habido testigos cuando su hijo o hija han sido discriminados.
  4. Cuando es en la escuela. Si es en la escuela tanto por parte de los otros chicos o por parte de los maestros, hablen con los responsables y pongan en su conocimiento lo que está ocurriendo. Es importante que ellos sepan que no se trata de una mera queja sino que ustedes esperas que la situación acabe. Además, pueden ponerse en contacto con otros padres para saber si a sus hijos también les ocurre. En algunas escuelas existen grupos de padres hispanos que pueden ayudarles mucho para enfrentarte a una situación como esta. Indaguen también si en la escuela hay trabajadores hispanos: maestros, consejeros o consejeras... Ellos pueden ser sus aliados. Hablen sin ningún miedo con los consejeros o consejeras de la escuela y si el problema no se soluciona, no duden en ponerlo en conocimiento de la dirección. 
  1. Acudan a alguna organización. En la mayoría de las ciudades existen organizaciones de defensa de los derechos civiles, apoyo a los inmigrantes o dedicadas a los niños que pueden ayudarles. No duden en acudir a ellos.

 

Dónde poner una queja

Y si su hijo o hija adolescente ha sido discriminado por la propia escuela, cuando esta sea pública o privada que recibe fondos federales, puede enviar una queja al Departamento de Educación:

U.S. Department of Education
Office for Civil Rights
400 Maryland Avenue, SW
Washington, DC 20202-1100
(202) 245-6800
(800) 421-3481