Qué hacer si no puedes pagar tu auto

Conoce tus opciones

En estos días tener un auto no es un lujo sino una necesidad, pero si para adquirirlo te endeudastes y llegas a una situación de no poder cumplir con los pagos lo más seguro es que el banco terminará embargando el bien, y tu reporte de crédito quedará afectado negativamente.

Pero la buena noticia es que el embargo es la última opción, ya que existen otras alternativas que puedes tomar.

• Cambiar el auto

La primera opción es contactar al concesionario donde comprastes el carro para ver la posibilidad de cambiarlo por otro de menor costo.

Esta es una buen opción siempre y cuando el saldo de la deuda sea menor que el valor del carro. Pero considerando que los autos se deprecian muy rápido, en muchos casos el saldo de la deuda es mayor que el valor del carro, y si es así tendrás que pagar la diferencia.

Por ejemplo, si como resultado de la depreciación el valor del auto es $15,000 y la deuda pendiente es de $18,000, tendrás que pagar $3,000.

• Modificar el préstamo

La modificación consiste en contactar al prestamista para solicitar cambios en los términos del préstamo como reducción de la tasa de interés, extensión del plazo, y así reducir las cuotas de pago.

Es un proceso que puede beneficiarte porque te permite quedarte con el carro y reducir costos. Al mismo tiempo se beneficia el prestamista porque se evitará los costos de embargar el vehículo.

• Refinanciar

Mediante una refinanciación puedes extender el plazo del préstamo y acceder a cuotas de pago más bajas.

Otro beneficio es acceder a una tasa de interés más baja, reduciendo los costos financieros de la deuda.

A diferencia de la modificación, la refinanciación reemplaza la deuda existente con una nueva deuda.

• Vender el carro

Puedes poner a la venta el carro y utilizar el dinero para liquidar la deuda. Si el valor del carro es menor al saldo de la deuda, puedes obtener un préstamo para pagar la diferencia.

Por ejemplo, si vendes el carro por $15,000 y la deuda es de $18,000, la diferencia de $3,000 se puede saldar mediante un préstamo personal.

Si piensas usar tu tarjeta de crédito debes tener cuidado ya que si retiras efectivo la deuda se puede volver impagable. Mejor contacta al banco emisor y pregunta si tienen ofertas para transferir saldos y cuánto es la tarifa y la tasa de interés. Las transferencias de saldos son una forma muy económica y fácil de acceder a préstamos, siempre y cuando se los haga correctamente.

• Transferir la deuda a una tercera persona

Puedes buscar a una persona para que asuma la deuda y se quede con el carro.

El proceso es muy simple. Solo tienes que contactar al prestamista para iniciar el proceso que implica verificar que la persona que va a asumir la deuda está en capacidad de hacer los pagos ,por lo que analizará su información financiera y crédito.

Si todo está acorde a sus parámetros de crédito, el prestamista enviará al nuevo dueño un nuevo contrato de préstamo detallando los términos como es la tasa de interés, las cuotas de pago, y el plazo que queda.

Evitando caer en mora

Para reducir las probabilidades de caer en mora, antes de comprar un carro analiza tu situación financier y haz un presupuesto para los gastos del carro que incluye la cuota de pago, mantenimiento, y seguro.

Procura no destinar más del 18% de tu ingreso mensual al gasto total para el auto.

Si después de comprar el carro tu situación financiera cambia y los gastos del auto sobrepasan el límite, sería bueno considerar cambiarlo por otro más barato que lo puedas pagar en plazo no mayor a 36 meses.